Anabel Medina anuncia su retirada tras el US Open

La actual capitana de la selección española femenina sigue con problemas en el hombro y tras el US Open dejará el tenis a los 36 años tras once títulos individuales, 28 en dobles y una plata olímpica

La valenciana Anabel Medina, actual capitana del equipo español de Copa Federación, ha anunciado este viernes la retirada definitiva de las pistas al término del próximo US Open, poniendo así fin a una carrera aderezada con once títulos individuales, 28 en dobles y una plata olímpica.

En una comparecencia en el Consejo Superior de Deportes (CSD), Medina recordó que tuvo una “lesión de hombro bastante importante” en Wimbledon 2016, que fue “a peor” por el esfuerzo para poder estar en Rio 2016 y durante el tiempo que estuvo “parada” desde finales de ese año siempre tuvo “la duda” de decir de si se iba a “arrepentir” de retirarse sin volver a jugar.

“Tras la eliminatoria de la Copa Federación de abril, volví a jugar (con Arantxa Parra) en el Mutua Madrid Open, jugamos en Roma, Roland Garros y Mallorca, y es cierto que me habría gustado poder jugar más, pero mi hombro, aunque está muchísimo mejor, no está al cien por cien y debo respetar a mi compañera porque sería egoísta seguir de esta manera. Así que he decidido poner fin a mi carrera en el US Open, que es un escenario muy bonito para decir adiós. No es un día triste porque empiezan proyectos muy bonitos y siempre voy a estar vinculada al tenis”, recalcó Medina.

La de Torrent, que el 31 de julio cumplirá 36 años, seguía jugando en la modalidad de dobles, precisamente junto a Arantxa Parra, con la que volvió a las pistas este 2018 tras casi dos años sin jugar para disputar el Mutua Madrid Open. Junto a la valenciana, logró su última victoria en el circuito profesional, en el torneo de Estrasburgo (Francia) en 2016, un año donde también conquistó con esta pareja las citas mexicanas de Monterrey y Acapulco.

A nivel individual, Medina no jugaba un partido del circuito desde que fuese eliminada en la segunda ronda de la previa de Roland Garros en 2014 y ahora dice adiós definitivamente con once títulos en su haber, diez de ellos en tierra batida, un número sólo superado por la estadounidense Serena Williams.

Lastrada por varias lesiones, sobre todo la grave de rodilla cuando jugaba en 2002 ante Monica Seles los octavos de final del Abierto de Australia, la jugadora valenciana llegó a ser la 16 del mundo en el 2009.

Sin embargo, sí fue una destacada doblista, alcanzando el número 3 del mundo tanto en 2008 como en 2009, temporadas en las que vivió sus mejores éxitos, acompañada de Virginia Ruano. Con la madrileña ganó los Roland Garros de esos años y subió al podio olímpico en Pekín, donde sólo pudieron con ellas las hermanas Williams.

Ese 2008 también jugó la que es hasta ahora la última final de España de la Copa Federación, con derrota ante Rusia, mientras que en 2013 ganó la Copa Hopman junto a Fernando Verdasco. En 2017, aunque estaba fuera de las pistas, entrenó a la joven letona Jelena Ostapenko, a la que dirigió al título de Roland Garros.