Mano dura de Casado con el independentismo: pide que la sedición impropia y convocar referéndums ilegales sean delitos

El presidente del PP, Pablo Casado, ha anunciado este jueves que la primera iniciativa parlamentaria del partido bajo su mandato será una proposición no de ley para incorporar al Código Penal los delitos de "sedición impropia" y de "convocatoria ilegal de referendos". Así lo ha anunciado en rueda de prensa en Barcelona, al término de la reunión del Comité Ejecutivo Nacional que ha aprobado la nueva dirección del PP.

Casado ha recalcado que el PP, con el PP catalán “a la vanguardia”, tiene que “anticiparse” porque, a su juicio, el Gobierno de Pedro Sánchez está en “la inacción” y el “apaciguamiento” de los independentistas. Sus “reuniones y paseos” con Torra, ha dicho, le recuerdan a los de José Luis Rodríguez Zapatero con Artur Mas, “que condujeron al pacto del Tinell y al cordón sanitario”. Además, ha afirmado que, según algunos medios, “pudo haber una propuesta de negociación para un referéndum pactado” entre el Gobierno y la Generalitat.

Para este escenario, ha argumentado que el delito de convocatoria ilegal de referendos –tipificado por el Gobierno de Aznar y derogado por José Luis Rodríguez Zapatero– fue útil para frenar el Plan Ibarretxe y, además, que con él se evitarían procesos penales posteriores porque no se podrían convocar referendos “y mucho menos de forma pactada”.

En cuanto al delito de sedición impropia, ha aclarado que pretende estar preparado por si en la próxima Diada o en el aniversario del 27 de octubre o del 21 de diciembre, los independentistas “preparan cualquier tipo de ruptura de la legalidad, de la convivencia o de la seguridad ciudadana”, haya mecanismos de “defensa” para que no suceda lo mismo que el año pasado. Casado ha alegado que estos mecanismos ayudarían al Gobierno a no tener que reaccionar a posteriori.

Por otro lado, ha recordado al Gobierno que la Constitución tiene un precepto, “para evitar que se conculquen las libertades de los catalanes”, el artículo 155 que se aplicó el pasado otoño, y ha advertido de que el PP exigirá que se vuelva a entrar en vigor si en Cataluña vuelven a vulnerarse los derechos fundamentales.

“Nos la jugamos como país”, ha advertido el líder ‘popular’, recalcando que Sánchez “no tiene por qué ceder al chantaje” de los independentistas, sino que los ‘populares’ le brindarían la mayoría necesaria en el Senado para volver a aplicar el 155, una decisión que solo puede proponer el Gobierno.

“Si el Gobierno no pone coto al desafío secesionista y se vuelve a la ilegalidad ya anunciada en el propio Parlament, habrá que recordar que la Constitución se puede volver a cumplir”, ha proclamado Casado, que se ha referido a la reconstrucción de “estructuras de Estado”, al Diplocat y a la “propaganda de TV3“. A su juicio, las peticiones que están planteando los independentistas “son inasumibles”.

Así, ha defendido que sobre Cataluña se puede hablar “de muchas cosas”, como las infraestructuras o la mejora de sanidad y educación, “que falta hace”, o sobre proyectos de relevancia internacional como la candidatura de la Agencia Europea del Medicamento o los Juegos del Mediterráneo, pero o “de lo que no se puede hablar”.

La ruptura de la unidad de España, ha dicho, es para el PP “una línea absolutamente roja”. Además, ha dicho que han “aprendido de los engaños de los últimos meses” y que tiende la mano a los socialistas para frenar al independentismo.

Pero si el PSOE no acepta, ha dicho, y “sigue cayendo en los votos vergonzantes”, el PP “ejercerá su oposición de forma firme e implacable” porque es su obligación para “servir a España”. “Y para eso lo primero que tenemos que hacer es que España siga siendo lo que ha sido desde hace cinco siglos”, ha remachado. “La ley se respeta y el diálogo cabe dentro de la ley”, ha enfatizado. Es más, ha dicho que quiere “construir puentes” dentro de la legalidad, porque fuera de ella es “la selva”.

No tolerará el escarnio al Rey

De este modo, ha dejado claro que el proyecto del PP para Cataluña es el de la concordia, y que el primer hito será el aniversario de los atentados terroristas de Barcelona y Cambrils el 17 de agosto. El PP, ha dicho, no permitirá que se repita “el escarnio” de la manifestación del año pasado, cuando “al presidente del Gobierno se le trató prácticamente como a un presidente de Gobierno extranjero, al jefe de Estado se le ultrajó” y a los partidos constitucionalistas “prácticamente” se les agredió.

Casado, que ha pedido incluso “una reflexión como sociedad” para recuperar el “espacio cívico”, ha subrayado que el PP quiere liderar la sociedad catalana, con concordia y sin la “ira” que han sufrido los ‘populares’.

En este punto, ha recordado casos como el “escrache” que sufrió Andrea Levy, las “amenazas con balas” a Xavier García Albiol, los “monigotes con logo del PP colgados de un puente de Vic”, las pintadas en el negocio de la familia de Dolors Montserrat “como en un régimen totalitario o las humillaciones que sufren los hijos de los guardias civiles en el colegio”.