La escapada de Sánchez al FIB en Falcon reabre el debate sobre el uso de medios públicos

PP y Ciudadanos registran en el Congreso una batería de preguntas sobre el uso del avión oficial por parte del presidente

La ‘escapada’ del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Falcon presidencial al Festival Internacional de Benicasim (FIB), en Castellón, para ver a The Killers, del que es un declarado fan, ha vuelto a reabrir el debate sobre el uso que los políticos hacen de los medios públicos que tienen a su alcance.  A la oposición no le han convencido las explicaciones del Gobierno, que justifica que el concierto forma parte de la “agenda cultural” del presidente tras un día repleto de actos oficiales, pero a su vez informales, sin aparente importancia. La pregunta, entre otras muchas, que se hacen los ciudadanos es si el jefe del Ejecutivo puede utilizar el avión presidencial para a ir a un par de breves reuniones y luego aprovechar el viaje para asistir a un concierto con su mujer, lo que hace que aumenten las sospechas sobre el carácter lúdico del viaje del presidente. ¿La prioridad eran las reuniones y luego el concierto o al revés?

Lo cierto es que, sea como sea, la legislación española no regula el uso de los recursos que el Estado pone a disposición del Gobierno, por lo que, aunque el PP y Ciudadanos han presentado una batería de preguntas en el Congreso respecto a esta cuestión, no hay nada que sancione lo sucedido a un nivel superior a lo ético.

El caso es que la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, intentó defender este lunes, sin mucho éxito, que el presidente del Gobierno tuvo “agenda institucional todo el día” el pasado viernes en Castellón y luego, por la noche, acudió a “un evento cultural”, el FIB, al que ya acudió en 2016 como secretario general del PSOE.

En declaraciones a los periodistas junto a la alcaldesa y el presidente de la Diputación de Córdoba, Isabel Ambrosio y Antonio Ruiz, respectivamente, durante una visita institucional a dicha ciudad andaluza, Calvo reaccionó así a las críticas que ha suscitado el viaje a Castellón de Sánchez, que visitó y firmó en el Libro de Honor del Ayuntamiento, y también se reunió con el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig.

En consecuencia y según ha señalado Carmen Calvo, “el presidente tuvo agenda institucional todo el día, y por la noche fue al FIB, como si se hubiese sentado en un teatro”, preguntándose la vicepresidenta “¿qué tienen de menos esa música y esos miles de ciudadanos que están allí que los que hubiera en un teatro viendo una ópera”.

Por eso, a Carmen Calvo le resultan “incomprensibles” las críticas por ello a Pedro Sánchez, pues, según ha reiterado, “estuvo de agenda oficial todo el día, y por la noche se acercó a un evento cultural, es decir, tuvo agenda de cultura por la noche”, mientras que, durante el día, “tuvo reuniones con la Alcaldía y con el presidente de la Generalitat, que, por cierto, también se puede reunir en Alicante”.

PP y Cs piden la comparecencia de Sánchez

Sin embargo, a la oposición no le han convencido las explicaciones. El grupo parlamentario del PP ha registrado en el Congreso una batería de preguntas sobre el uso de avión oficial por parte del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para acudir a un concierto el pasado viernes en Castellón.

“Según cuentan las crónicas -añade el texto de las preguntas-, para hacer tiempo hasta el concierto, desde el aterrizaje Sánchez mantuvo previamente breves encuentros con autoridades locales y autonómicas, como el presidente valenciano, Ximo Puig”.

Bérmudez de Castro, en declaraciones a los periodistas en el Congreso, ha criticado que Sánchez haya “utilizado un avión oficial para ir a un concierto de rock privado comportándose como si fuese un nuevo rico” y ha considerado que “los españoles exigen y merecen una respuesta convincente porque no se puede consentir la utilización de medios públicos para fines privados”.

Por ello, el PP quiere saber, entre otras cosas, si el presidente volvió a utilizar el “helicóptero Superpuma para desplazarse de Moncloa a Torrejón” para viajar a Castellón o si “en esta ocasión se sirvió de medios de transporte más económicos para tan corto trayecto”.

En esa misma línea, el PPCV ha presentado este lunes una propuesta en Les Corts para que Pedro Sánchez “devuelva el coste de su viaje al FIB en avión privado y el importe lo destine a fomentar el transporte público subvencionado en festivales y que todos los jóvenes puedan tener acceso”.

Así lo ha anunciado en un comunicado el portavoz de juventud de los ‘populares’, Juan Carlos Caballero, que ha señalado que, “si hay dinero para que Sánchez pueda venir en avión Falcon a un festival para escuchar un concierto durante una hora, debe haber dinero para que los jóvenes también puedan acceder a los festivales musicales en transporte público subvencionado.

El parlamentario ha hecho hincapié en que Sánchez “ha venido a un tema privado, de ocio, acompañado de su esposa, y ha usado recursos públicos para ello”. “Todos sabemos que la reunión con Puig solo era una foto, una excusa para justificar el dispendio”, ha aseverado.

El grupo parlamentario de Ciudadanos también ha presentado una batería de preguntas al Gobierno en las que critica que Sánchez empleara el pasado viernes un avión oficial para viajar a Castellón a un “evento privado” como es asistir en Benicàssim a un concierto de música.

¿Cuál ha sido el coste económico de desplazamiento del presidente del Gobierno a Castellón en el avión oficial?“, pregunta Ciudadanos, que reclama al Ejecutivo que informe del combustible gastado así como de la huella de carbono de dicho desplazamiento.

“Ir de tapas es agenda gastronómica”

El partido que lidera Albert Rivera se pregunta si una “reunión informal” de 45 minutos con Ximo Puig y el concierto de música en Castellón justifican el coste “económico y ambiental” de dicho viaje.

“¿Qué razones concretas puede alegar el presidente del Gobierno para utilizar el avión presidencial para su disfrute personal y acudir a un evento privado que nada tiene que ver con sus obligaciones de representación o ejecutivas?”, critica Cs, que pide al Gobierno que aclare por qué no se emplearon alternativas de transporte más baratas para el erario y menos contaminantes.

En declaraciones tras la reunión del Comité Ejecutivo de Ciudadanos, Rivera ha subrayado que “Sánchez debe una explicación a los españoles” y que la justificación de la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, excusando la salida de Sánchez “no convence”.

Respecto a las palabras de Calvo, Rivera ha añadido que “si ir de concierto es agenda cultural, ir de tapas es agenda gastronómica“.

El líder de Cs ha comentado que si el viaje pertenece a la vida privada del presidente “lo respeta”, sin embargo, si se trata de una salida oficial “le debe explicaciones a los españoles”.