El Gobierno admite la posibilidad de un adelanto electoral: ‘Nadie resiste más de lo razonable’

La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ha asegurado este martes que ahora mismo “nadie está pensando en adelantar las elecciones” generales, pero ha precisado que “nadie va a resistir más allá de lo razonable”. “Sería absurdo”, ha subrayado la también ministra de Educación y Formación profesional en un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum al ser preguntada por la posibilidad de un adelanto electoral ante la complejidad que puede tener el Gobierno para garantizar la estabilidad de la legislatura por la actitud del PP y del PDeCAT.

La portavoz del Ejecutivo ha subrayado que la convocatoria de elecciones es una facultad del presidente del Gobierno y ha insistido en que, en este momento, nadie piensa en ello.

Dicho esto, Celaá ha apelado al presidente de la Generalitat, “el legítimo, el que vive en el Palau y no fuera de España”, a continuar con la senda de diálogo iniciada con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para buscar una salida a la situación política en Cataluña.

“El presidente del Gobierno está determinado a seguir por esa senda que sabe que es su responsabilidad y su deber y el presidente de la Generalitat tiene el deber y la responsabilidad, como presidente legítimo, de recorrerla”, ha dicho. Es más, ha confiado en que “frente a la confrontación que algunos desean”, se aporten propuestas “del lado de la solución” como hizo Sánchez en el Congreso. “Quien se empeñe en una propuesta inviable sabe que no llegará a buen término”, ha zanjado y al plantearle si el Gobierno descarta aplicar de nuevo el artículo 155 de la Constitución en Cataluña se ha limitado a señalar que ese es “un futurible” en el que no iba a entrar.

Por otro lado y ante la petición del conseller de Acción Exterior de la Generalitat, Ernest Maragall, de que en la comisión bilateral de la próxima semana se pueda hablar de la situación de los presos independentistas y del derecho de autodeterminación, ha señalado que no conoce el orden del día de la reunión. Ha considerado, no obstante, que una parte planteará lo que considere oportuno y la otra contestará lo que vea procedente.

También se ha referido a la posibilidad de que el Congreso cree una comisión de investigación sobre el caso de Corinna zu Sayn-Wittgenstein para recordar que mañana comparecerá por este asunto en el Congreso de los Diputados el director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Félix Sanz Roldán, y que los grupos parlamentarios, entre ellos el socialista, decidirán cómo actúan en función de sus palabras. Al preguntarle si el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha hablado de este asunto con el Rey, se ha limitado a señalar que el jefe del Ejecutivo habla con Felipe VI “con toda normalidad” acerca de los asuntos que consideren pertinentes.

Respecto a las dudas que se ciernen sobre el máster del nuevo líder del PP, Pablo Casado, Celaá cree que les  corresponde a él y a la Universidad Rey Juan Carlos demostrar que los títulos que están “en entredicho” son ciertos. “Estamos a la espera”, ha explicado después de que la juez del caso haya requerido a los dos profesores del máster que cursó Casado que aporten los trabajos por los que fue evaluado de 20 créditos.

La portavoz del Ejecutivo no ha querido adelantar cómo puede afectar este caso al recién elegido líder del PP y se ha limitado a manifestar su respeto por las investigaciones abiertas, tanto la interna de la universidad como la judicial. “Parece que las calificaciones, según se afirma en los medios de comunicación, están en entredicho. A él le corresponde y a la universidad garantizar que son ciertas y que todo lo que él dice haber logrado por la vía de los estudios es así. Estamos a la espera”, ha resumido la ministra de Educación.

La juez dio este paso después de que la Universidad dijera que “no les consta” ningún trabajo de Casado para ser evaluado “ni rastro documental que evidencie su aportación” en dicho curso. Fuentes universitarias explicaron a Europa Press que son los profesores los encargados de conservar los trabajos que presentan los alumnos de cara a sus evaluaciones, no la universidad como institución.

Por otra parte, la también ministra ha anunciado que promoverá “contactos de alto nivel” con organizaciones empresariales y sindicales, y con sectores del mundo productivo, “inmediatamente, a la vuelta del verano, con el fin de establecer alianzas” porque “urge impulsar la transformación y la mejora del sistema de FP”.

Celaá ha defendido que “la transición hacia un nuevo modelo productivo basado en el conocimiento y con niveles más altos de cualificación implica contar con la complicidad del mundo empresarial y de los agentes sociales”. De este modo, la ministra apuesta por configurar una oferta “que de respuesta real a las necesidades del sistema productivo”, por lo que aboga por agilizar el diseño de las cualificaciones y su transposición a títulos formativos, entre otras cuestiones. “La FP necesita a la empresa, y la empresa necesita a la FP. Necesitamos al mundo productivo, a los agentes sociales y a los centros educativos”, ha destacado.

Para la ministra, es “preciso anticiparse” en la detección de los perfiles profesionales que los empresarios “conocen más que la escuela”. “La empresa sabe lo que necesita hoy y lo que necesitará dentro de cinco años”, ha apostillado. En este sentido, Celaá ha asegurado que su Ministerio y el de Trabajo han comenzado a trabajar conjuntamente en esta materia. “Debemos afrontar el desafío de ampliar la cobertura de la Formación Profesional”, ha declarado la ministra, que ha insistido en la “necesidad de actuar con verdadera decisión para revisar y modernizar” la FP.

Desde su punto de vista, el “desafío principal” consiste en facilitar la integración del sistema de FP, tanto la vinculada al sistema educativa, como la orientada al empleo. “Se trata de construir, como hicimos en el País Vasco, un sistema integrado de FP para la población con edades entre los 16 y los 65 años, capaz de atender tanto las necesidades de las empresas de manera contemporánea, como las posibilidades de formación de la población”, ha explicado la ministra.

Asimismo, ha apuntado que ello requiere desarrollar una oferta “flexible y adaptada, que combine de forma equilibrada los diversos tipos de formación”, que pasan por la presencial, para el empleo, presencial, parcial, ‘online’ y otras modalidades. Además debe reconocer las competencias profesionales adquiridas “a través de la experiencia laboral”, según ha recalcado. Finalmente, ha dicho que después de “diez días” de descanso que tomará en agosto se pondrá “a la tarea”. “La FP no es un itinerario de segunda, hay que visibilizarla, hay que dignificarla, hay que elevarla”, ha concluido.

Al término del acto y en declaraciones a los periodistas, la portavoz del Gobierno no ha dado detalles sobre los planes del Ejecutivo para la exhumación de Francisco Franco del Valle de los Caídos. “El Gobierno -ha subrayado- lo dirá cuando se produzca”.

RELACIONADO