May toma el control de las negociaciones del Brexit con la UE

La 'premier', que está bajo la presión del Partido Conservador por su decisión de optar por un Brexit blando, negociará a partir de ahora las condiciones de la salida del Reino Unido

La primera ministra británica, Theresa May, ha anunciado este martes de que asume “personalmente” el control de las negociaciones del Brexit y que el ministro para la salida del Reino Unido de la Unión Europea, Dominic Raab, actuará como su “sustituto” en las conversaciones con Bruselas.

En un comunicado remitido a la Cámara de los Comunes del Parlamento británico la ‘premier’ explicó los cambios que se producirán en la estrategia de las negociaciones.

“El departamento para la salida de la Unión Europea (DExEU, por sus siglas en inglés -donde Raab está al mando- continuará liderando las preparaciones del Gobierno para el Brexit”, aseguró la primera ministra en el comunicado.

“Las preparaciones domésticas, tanto para un escenario de salida con acuerdo como sin acuerdo, toda la legislación necesaria y los preparativos para la negociaciones para implementar el futuro acuerdo”, agregó.

Yo lideraré las negociaciones con la Unión Europea (UE), con el ministro para el Brexit actuando como suplente en mi nombre“, subrayó.

Además, la líder conservadora manifestó que los dos recibirán apoyo de la Unidad Europea de la Oficina del Gabinete, liderada por Olly Robins, que “tendrá la responsabilidad general de la preparación y realización de las negociaciones, con el apoyo del DExEU y otros ministerios que sean necesarios“.

May informó de que un número de funcionarios pasaran del ministerio del “brexit” a la Oficina del Gabinete, personal que será sustituido por nuevas contrataciones.

La portavoz para el Brexit del Partido Laborista, Jenny Chapman, opinó este martes que Raab ha sido “apartado” por la primera ministra “antes de que ni siquiera haya tenido la oportunidad de poner un pie debajo de la mesa (de negociaciones)”.

Por su parte, Raab negó esa afirmación en la Cámara de los Comunes y aseguró que May siempre ha estado al cargo de las conversaciones con la UE.

El ministro reconoció que anteriormente ha habido “tensiones” entre su departamento y la Oficina del Gabinete y que los cambios garantizarán que haya “una cadena de mando” para “obtener el mejor trato posible”.