Trump insiste en que no cedió “nada” durante su encuentro con Putin en Helsinki

El presidente estadounidense, Donald Trump, subrayó este lunes que no cedió "nada" en su encuentro con el presidente ruso, Vladimir Putin, una semana después de la polémica cumbre de Helsinki entre ambos mandatarios.

“Cuando escuchen a los Medios Falsos hablar de manera negativa sobre mi encuentro con el presidente Putin y todo lo que cedí, recuerden, no cedí NADA, simplemente hablamos de futuros beneficios para ambos países“, recalcó Trump en un mensaje en Twitter a primera hora de la mañana. Además, apuntó que los dos líderes se llevaron “muy bien” algo que “es una buena cosa, excepto para los Medios Corruptos”.

Trump recibió un aluvión de críticas en su país tras la cumbre de Helsinki de la pasada semana en la que desautorizó a las agencias de inteligencia estadounidenses al señalar que creía a Putin al negar que hubiese habido injerencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016.

Posteriormente, el mandatario se retractó al afirmar que se había “expresado mal” y dijo creer las informaciones de sus servicios de inteligencia, entre ellos el FBI y la CIA, de que Moscú trató de interferir en los comicios presidenciales en los que finalmente se impuso a su rival, la demócrata Hillary Clinton.

Sin embargo, días después, volvió a asombrar la opinión pública de EEUU al informar que había invitado a Putin para una segunda cumbre en Washington en otoño. Esa invitación abre la posibilidad de que Putin visite Washington justo antes o después de las elecciones legislativas en Estados Unidos, previstas para el 6 de noviembre, a pesar del temor de las agencias de inteligencia de que Rusia trate de interferir en esos comicios, como supuestamente hizo en los de 2016.

Por otro lado, ha vuelto a acusar a su rival demócrata, Hillary Clinton, y al Partido Demócrata de financiar un dossier que, según él, impulsó la “caza de brujas” del fiscal especial Robert Mueller, que investiga los nexos de la campaña de Trump con Rusia. En una serie de ‘tweets’, se ha referido a unos documentos publicados por el FBI sobre las interceptaciones telefónicas de Carter Page, un antiguo asesor de la campaña de Trump que ha jugado un papel clave en las acusaciones de colusión entre el entonces candidato republicano y autoridades rusas.

“Ahora sabemos que en realidad fue el falso y sucio dossier, pagado por la retorcida Hillary Clinton y por el Comité Nacional Demócrata, que fue sometido a la Ley de Vigilancia de la Inteligencia Extranjera (FISA), el responsable del inicio de la controvertida y desacreditada caza de brujas de Mueller”, ha dicho. “Deberían dejarla caer”, ha reclamado.

Sin embargo, en contra de lo que alega Trump, la información desclasificada evidencia que los investigadores no se basaron únicamente en este dossier, compilado por el ex agente británico Christopher Steele y financiado en parte por Clinton y el DNC, y que lo que impulsó las pesquisas fue su decisión de despedir al director del FBI, James Comey, según señala el portal de noticias Politico.

Conversaciones con Pyongyang

Por otro lado, Trump aseguró este lunes que está “muy contento” con el desarrollo de las negociaciones con Corea del Norte, con lo que desmintió las informaciones surgidas los últimos días de que está molesto con que aun no se haya materializado ningún acuerdo.

“Ningún cohete ha sido lanzado desde Corea del Norte en nueve meses. Por lo tanto, nada de ensayos nucleares. Japón está contento, Asía está contenta. Pero los medios de noticias falsas, sin siquiera preguntarme (siempre con fuentes anónimas), dicen que estoy enfadado porque no avanza más rápido. Erróneo, estoy muy feliz”, afirmó Trump en Twitter.

La reacción del presidente se produce después de que este pasado fin de semana diversos medios, entre ellos el diario The Washington Post, aseguraran que Trump ha expresado en varias ocasiones su frustración porque aún no se haya concretado ninguno de los acuerdos que alcanzó con el líder norcoreano, Kim Jong-un, en Singapur.

El diario washingtoniano citaba especialmente la entrega de los restos de soldados estadounidenses caídos en la Guerra de Corea, acordada por ambos mandatarios y que incluso llevó al inquilino de la Casa Blanca a afirmar, pocos días después de la cumbre del 12 de junio, que Pionyang ya había comenzado a expatriar los restos. Este extremo tuvo que ser desmentido por el Pentágono.

De hecho, no fue hasta el pasado 15 de julio, más de un mes después de la cumbre, que sendas delegaciones de ambos países se reunieron en la localidad norcoreana de Panmunjom, en la frontera entre las dos Coreas, para ultimar los detalles de la operación.

Según ha declarado el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, Corea del Norte se ha comprometido a entregar los restos de 55 caídos, muy lejos de los 200 que presuntamente custodia Pyongyang, y su llegada a suelo estadounidenses podría producirse a lo largo de las próximas dos semanas.

El Departamento de Estado informó además de que ambas delegaciones acordaron también reanudar las tareas de búsqueda para hallar los restos de cerca de 5.300 soldados estadounidenses que perecieron en la Guerra de Corea y que presuntamente permanecen en territorio norcoreano.

Trump y Kim Jong Un protagonizaron una reunión histórica el pasado 12 de junio en Singapur donde alcanzaron un “amplio acuerdo” para avanzar hacia la desnuclearización y la pacificación de la península coreana. Pompeo ha viajado varias veces a Pyongyang para impulsar el proceso. La semana pasada, se declaró “optimista” porque ya “se están produciendo progresos”. “Estados Unidos confía en que algún día Corea del Norte esté en la ONU como un amigo”, dijo desde la sede principal de la organización internacional, en Nueva York.