Exteriores lanza una app para mejorar la seguridad de los viajes al extranjero

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, ha presentado este lunes la nueva campaña de su departamento para que los 15 millones de españoles que se prevén que salgan al extranjero este verano lo hagan con "información y seguridad" con el fin de evitar percances y riesgos.

Borrell ha dado a conocer los detalles de la iniciativa Viaja informado, viaja seguro, cuyo coste es de 50.000 euros, en una rueda de prensa en el Palacio de Viana de Madrid, en la que ha recordado que España dispone de 117 embajadas, 89 consulados y 427 cónsules honorarios para atender los problemas que puedan encontrar los turistas nacionales.

La campaña de este año presenta como novedad una aplicación móvil que envía mensajes en tiempo real a los viajeros con recomendaciones y avisos del país de destino y que permite consultar los teléfonos de emergencia y direcciones de interés en cualquier momento. Esta app ha sido financiada por la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (Unespa), que por primera vez ha colaborado en la puesta en marcha del programa.

Borrell ha recordado que el pasado año, de los 15 millones de españoles que viajan al exterior, hubo cerca de medio millón de personas que tuvieron que recibir asistencia por percances de diferente naturaleza, como problemas médicos y jurídicos, repatriación o pérdida de documentación. “La probabilidad de que ocurra algún incidente no es baja”, ha advertido el ministro.

Para tratar de reducir los riesgos, Borrell ha recomendado, en primer lugar, inscribirse en el registro de viajeros que hay disponible en la web del Ministerio de Exteriores para que las embajadas estén al tanto de su presencia y puedan enviarles avisos relevantes de sucesos que ocurran en el país. “No podemos asistir a alguien que no sepamos que está en un país”, ha añadido el ministro, quien ha reconocido que es “muy bajo” el porcentaje de personas que emplean esta herramienta.

También ha destacado la necesidad de leer las recomendaciones de viaje de los países de destino para conocer su nivel de seguridad.

Exteriores no prohíbe viajar a ningún país, incluso a los más peligrosos hoy en día, como Afganistán, Siria o Irak, pero sí detalla cuál es la situación en cada uno para que los turistas juzguen la idoneidad de ir o no.

Otros consejos para evitar incidentes pasan por comprobar si la documentación está en regla y si hay que vacunarse, ya que en algunos países es obligatorio.

Borrell ha indicado que las embajadas y consulados prestan ayuda, pero no costean repatriaciones por enfermedad u otra emergencia.

En la rueda de prensa, han participado la secretaria general de Unespa, Mirenchu del Valle, y el presidente de la Federación Empresarial de Asociaciones Territoriales de Agencias de Viajes Españolas (Fetave), César Gutiérrez, entidad que también colabora en la campaña.

Del Valle ha subrayado que el seguro debería formar parte de la planificación del viaje para evitar preocupaciones. “El seguro no les pesará mucho en su viaje y en muchas ocasiones les quitará un peso de encima”, ha declarado la responsable de Unespa.

De las 440.000 asistencias que las compañías de seguros atendieron el pasado año, el promedio de lo que se pagó fue de unos 400 euros.

Estados Unidos es el país donde más incidencias hubo, la mitad de ellas relacionadas con la asistencia médica.

Como es habitual, la iniciativa Viaja informado, viaja seguro cuenta con el apoyo de AENA, de Adif y de la Policía Nacional para divulgarla en aeropuertos, estaciones de tren y en comisarías.

La campaña va acompañada además de tres vídeos, cuyo lema es No conviertas tu viaje en una pesadilla, en los que se narra la historia de casos reales para hacer hincapié en la necesidad de informarse antes de viajar. En uno de ellos, se cuenta que un turista tuvo que hacer frente a una factura de 80.000 dólares por hospitalización, mientras que otro viajero estuvo un mes en la cárcel por llevarse una piedra de unas ruinas.

Borrell ha lanzado un mensaje a aquellas personas “más propensas a asumir riesgos” para que tengan cuidado en no cometer acciones que puedan llevarles a prisión, en especial, por tráfico de drogas. De los 972 presos españoles que hay en el extranjero -unas cien mujeres- 590 lo están por narcotráfico, lo que supone un 60 por ciento.