Puigdemont toma el control del PDeCAT tras dividir al partido e impone la unilateralidad

La lista encabezada por David Bonvehí para integrar la nueva dirección del PDeCAT se ha impuesto con el 65,27 % de los votos de la Asamblea Nacional del partido, con un significativo voto de castigo, del que se ha beneficiado la candidatura alternativa liderada por David Torrents (28,9 %). Con todo a favor para imponerse en la votación, incluido el aval de Carles Puigdemont, la candidatura de Bonvehí ha obtenido aproximadamente dos tercios de los votos, mientras que la lista de Torrents, jefe del partido en Badalona (Barcelona), presentada a última hora y por sorpresa, se ha llevado nada menos que un tercio de los apoyos. Este es el primer paso para integrar al PDeCAT en la Crida Nacional de Puigdemont.

Bonvehí ha presentado este domingo por la mañana una lista en la que él figuraba como candidato a la presidencia, Míriam Nogueras como vicepresidenta del partido y con otros 28 nombres que integraban a diferentes sectores del partido. El peso del sector crítico ha quedado muy reducido -los consellers Miquel Buch y Damià Calvet han quedado fuera al haber rechazado el plenario de la asamblea una enmienda que relajaba el régimen de incompatibilidades- y en cambio hay numerosa presencia de colaboradores de Pascal. De entrada, por detrás de los candidatos a la presidencia y a la vicepresidencia, la lista la encabezan tres estrechos colaboradores de Pascal en la dirección ejecutiva saliente: Ferran Bel, Montserrat Candini y Maria Senserrich.

La lista alternativa de Torrents criticaba el desarrollo de la asamblea y los “pactos de despacho” que se han fraguado en las últimas horas, y denunciaba el hecho de que hubiese que votar listas cerradas y bloqueadas a la dirección, en lugar de listas abiertas. Paralelamente, la comisión delegada que deberá encargarse de pilotar la integración del PDeCAT en la Crida Nacional per la República, impulsada por Carles Puigdemont, y que estará formada por los tres exconsellers presos -Jordi Turull, Josep Rull y Joaquim Forn- y el extitular de Cultura Lluís Puig, que sigue en Bélgica, ha sido avalada por el 93,9% de los votos.

El plenario del PDeCAT, por otra parte, ha aprobado por una mayoría muy ajustada un punto de la ponencia política que propone hacer efectiva la república ‘lo más pronto posible’, mientras que ha rechazado una enmienda que proponía incluir en la ponencia “hacer efectiva la república ‘de forma inmediata”. En concreto, 415 inscritos han rechazado incorporar la palabra “inmediata”, 406 han votado a favor de hacerlo y se han registrado 60 votos en blanco.

Otro punto que no se cerró en comisión y que se ha votado en el pleno de este domingo es el de incluir el concepto ‘unilateral’ en el preámbulo de los estatutos de la formación. Los resultados de la votación han sido también muy ajustados y finalmente se han inclinado a favor de incorporarlo por 363 votos afirmativos y 350 en contra. Así, las bases apuestan por llevar al registro de partidos unos estatutos que incluyen la ‘unilateralidad’, pese a que la actual dirección había propuesto no hacerlo para evitar posibles problemas legales con el Ministerio del Interior que podría impedir su registro por este extremo.

Tal y como se ha desarrollado la asamblea, Bonvehí no ha tenido más remedio que reconocer el considerable voto de castigo que ha recibido. “Hay cosas que no hemos hecho bien”, ha admitido Bonvehí, en referencia a las tensiones vividas en esta asamblea del PDeCAT, saldadas con la renuncia de Marta Pascal a seguir liderando el partido tras las presiones del sector crítico y de Puigdemont. También se ha referido a los acontecimientos del año pasado, para señalar que no se “arrepiente” de haber contribuido a impulsar el 1-O, si bien ha desvelado que habría preferido aprobar la ley de transitoriedad jurídica “después del referéndum”, y no antes, y se ha mostrado partidario de seguir “tocando la gaita” al Estado.

Mirando al futuro, ha hecho un claro llamamiento para impulsar la tarea para la que ha sido elegido y a la que se dedicará en cuerpo y alma con la nueva vicepresidenta, Míriam Nogueras: la liquidación del PDeCAT subsumiéndolo en la Crida Nacional de Puigdemont, a mayor gloria del expresidente catalán huido de la justicia. Él, naturalmente, ha presentado el proceso de otra manera: “Que nadie tenga miedo de participar en la Crida Nacional. Se puede ser del PDeCAT y participar en la Crida. Es más, si eres del PDeCAT debes ser de la Crida. Por lo tanto, ¡participad!”.

Bonvehí ha reconocido que “no será sencillo” el camino hacia la integración del PDeCAT en la Crida Nacional, pero ha pedido a las bases su “ayuda y complicidad” para adaptarse en los próximos meses, tras haber “recuperado la soberanía como partido” en la asamblea clausurada hoy. También ha agradecido a Pascal su “liderazgo” en estos últimos dos años desde el congreso fundacional del PDeCAT, en los que ha ejercido el cargo de coordinador organizativo.

Puigdemont inicia la voladura del PDeCAT para impulsar su Crida Nacional

El caso es que Carles Puigdemont, desde su retiro en Alemania, ha conseguido una vez más marcar el paso a la política catalana. Todo el interés del expresidente catalán está volcado actualmente en el lanzamiento del nuevo movimiento con el que pretende aglutinar al independentismo, mantener su liderazgo y neutralizar a ERC que, según el último CEO (el CIS catalán) ganaría las elecciones si se celebraran ahora con una amplia ventaja sobre JxCat y Ciutadans. Puigdemont sabe que mantener vivo el pulso al Estado, contrarrestando cualquier intento de restablecer el diálogo entre la Generalitat de Cataluña y el Gobierno central, es lo único que puede sostener ese liderazgo que impide que caiga definitivamente en el olvido.

Por todo ello, Puigdemont ha celebrado este domingo que el PDeCAT haya aprobado llamar a todos sus asociados a inscribirse en la Crida Nacional per la República, su nuevo artefacto para mantener vivo su mensaje. En su intervención por videoconferencia en la clausura de la Asamblea Nacional del PDeCAT ha destacado que una de las aportaciones de CDC a Cataluña y que ahora hace el PDeCAT es, a su juicio, tomar las decisiones correctas, y cree que sumarse a la Crida Nacional también lo es: “Hemos hecho lo que tocaba y lo que mucha gente esperaba”. “Una de las grandes contribuciones que hizo Convergència y que ahora hace el PDeCAT es no inhibirse de ninguna responsabilidad y tomar decisiones que después se han demostrado determinantes para el progreso del país”, ha reivindicado.

Ha sostenido que mucha gente pide unidad a los líderes independentistas y ha asegurado que la Crida Nacional responde a esta demanda. “Si bien los espacios ideológicos deben continuar existiendo, que hagamos una defensa colectiva de Cataluña es una prioridad. Por eso, la respuesta positiva de todos vosotros a la Crida Nacional. Esta decisión va en la línea de lo que esta gente nos está pidiendo”, ha destacado. En este sentido, ha asegurado que el PDeCAT sale de esta Asamblea Nacional con un “mandato muy claro” de los asociados al partido, por lo que pide a la dirección del partido ser leales a este mandato.

Puigdemont ha agradecido a los asociados del PDeCAT el trabajo hecho en esta Asamblea Nacional y ha señalado que “en las actuales dificultades, lo que representa el PDeCAT no podía esconder la cabeza”. El expresidente ha recordado a los presos soberanistas y los políticos independentistas en el extranjero, y ha criticado las palabras del nuevo presidente del PP, Pablo Casado, sobre Cataluña: “Aquellos que nos daban por liquidados ahora nos quieren reconquistar. Es una manera disimulada de reconocer que no nos han podido liquidar”.

Torra pide “sacrificios y unidad” bajo el liderazgo de Puigdemont

También el presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha pedido al soberanismo “sacrificios y unidad” en torno al “liderazgo transversal” de Puigdemont. En el mismo acto de clausura, Torra ha exhibido una fotografía de Winston Churchill, de quien ha recordado que durante la Segunda Guerra Mundial imprimió “esperanza”, algo que ha considerado que deben hacer hoy en día los políticos soberanistas catalanes, porque “tenemos la razón, nuestra causa es justa y ganaremos”. Ha subrayado que vendrán “momentos para la libertad de Cataluña en los que necesitaremos sacrificios de todos y la cooperación y unidad de todos”, porque “solo si lo hacemos juntos saldremos adelante y solo juntos somos más fuertes”.

En este contexto, el presidente de la Generalitat ha señalado a la Crida Nacional como la plataforma “transversal” que nace con voluntad de “aunar voluntades” y que servirá para que el independentismo se “organice”. En este punto, Torra ha apelado a “aprovechar un enorme liderazgo transversal, que es el presidente Puigdemont”, aunque acto seguido también ha mencionado al exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras (ERC) y a otros exmiembros del Govern o líderes soberanistas que están encarcelados o en el extranjero. Ha incidido que el debate no es tanto si en el “procés” hay que dar “un paso más adelante o uno atrás”, sino que donde hay que estar es “al lado de la gente”, con un “único foco” de preocupación, que es, ha dicho, “hacer efectiva la república”.

En el acto de clausura ha estado presentes el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, y representantes de fuerzas políticas catalanas, entre ellos el portavoz adjunto de JxCat, Eduard Pujol, el diputado de ERC Marc Sanglas, la parlamentaria de Catalunya en Comú Podem Jèssica Albiach, el dirigente de Demòcrates Antoni Castellà y el secretario de organización del PSC, Salvador Illa.

RELACIONADO