Beckenbauer niega las acusaciones de fraude en el Mundial 2006

Beckenbauer, expresidente del Comité organizador del Mundial de 2006, ha descrito como una "sarta de mentiras" las insistentes acusaciones de fraude fiscal vertidas hacia él y hacia la antigua cúpula de la Federación

El alemán Franz Beckenbauer, expresidente del Comité organizador del Mundial de 2006, ha descrito como una “sarta de mentiras” las insistentes acusaciones de fraude fiscal vertidas hacia él y hacia la antigua cúpula de la Federación Alemana de Fútbol (DFB), en el marco del escándalo por la adjudicación a Alemania para organizar dicho campeonato.

“Que la gente decida por sí misma ya que no existe forma de contrarrestar esta sarta de mentiras, así que me he rendido. He dado toda la información correspondiente a las personas que me la pidieron”, dijo Beckenbauer el pasado sábado en Múnich durante la ceremonia de los premios Bayerischen Sportpreis.

Beckenbauer, de 72 años, estuvo al frente de un Comité que habría recibido vía Suiza en 2002 una gran suma de dinero sospechoso por parte de Mohamed Bin Hammam, exvicepresidente de la FIFA. Y además, la DFB habría recibido en 2005 un pago fraudulento de 6,7 millones de euros, por parte del exdirigente Robert Louis-Dreyfus; aunque esta transacción sigue bajo investigación.

Estos nuevos rumores en contra de Beckenbauer llegan dos meses después de que la Fiscalía de Fráncfort acusase a Theo Zwanziger, expresidente de la DFB, y a dos antiguos compañeros suyos, Wolfgang Niersbach y Horst R. Schmidt, por ese presunto fraude.

La Fiscalía y el organismo de inspección tributaria indagan desde noviembre de 2015. Los tres antiguos ejecutivos habrían efectuado una falsa declaración fiscal para el año de marras, el 2006. Por esta razón, la DFB tuvo que pagar ya 19,2 millones de euros en concepto de impuestos; sin embargo, los tres antiguos funcionarios del ente alemán rechazaron tales acusaciones y continúan a la espera de más acciones judiciales.