Pascal se va por no tener la confianza de Puigdemont y Bonvehí se perfila como presidente

La hasta ahora coordinadora general del PDeCAT, Marta Pascal, ha justificado este sábado su renuncia a seguir liderando el partido al hecho de que el expresident Carles Puigdemont ya no cuenta con ella: “No puede ser que no tenga la confianza de Puigdemont”.

Así lo ha afirmado Pascal en una breve comparecencia sin preguntas en la sala de prensa del Palacio de Congresos de Cataluña, donde se celebra la Asamblea Nacional del PDeCAT, en la que ha anunciado formalmente que renuncia a encabezar la candidatura a la dirección del partido, después de días de presiones del sector crítico y del propio Puigdemont.

Arropada por el grueso de dirigentes que la han acompañado en la dirección ejecutiva -entre ellos David Bonvehí, que se perfila como próximo presidente del PDeCAT, Maria Senserrich, Montserrat Candini y Ferran Bel-, además de los hombres fuertes del partido en Madrid, Carles Campuzano y Jordi Xuclà, Pascal ha expuesto la principal razón que la ha llevado a dar el paso atrás que pedían los críticos.

“Queremos un partido grande, donde todos sumen, donde no sobre absolutamente nadie. Pero es evidente que la coordinadora general del PDeCAT no puede ser que no tenga la confianza del presidente Carles Puigdemont. Y yo no la tengo, como es evidente”, ha sentenciado.

Por ello, ha anunciado su decisión de “renunciar a un nuevo mandato” como máxima dirigente del PDeCAT, si bien ha pedido a Bonvehí y a todo su equipo que “sigan en la dirección”.

Pascal, que asumió la coordinación general del PDeCAT hace justo dos años, en el congreso fundacional del partido heredero de CDC, ha asegurado que seguirá siendo “fiel al partido” que se lo ha “dado todo” en su trayectoria política.

En ese momento le “encargaron hacer un partido modélico y ejemplar” y, pese a las “muchas dificultades”, se ha mostrado “muy orgullosa del trabajo hecho”.

El PDeCAT se suma a la Crida Nacional

Los asociados del PDeCAT han aprobado hoy una enmienda, impulsada por exconsellers presos, que insta a la militancia a sumarse a la Crida Nacional per la República de Carles Puigdemont y crea una comisión encargada de elaborar un acuerdo de adhesión y de garantizar una actuación política cohesionada.

Según fuentes demócratas consultadas por Efe, la enmienda ha sido aprobada prácticamente por unanimidad en la comisión que debate la ponencia política, en el marco de la primera asamblea del PDeCAT, que arrancó ayer y termina mañana.

El texto lo ha defendido el portavoz de JxCat, Albert Batet, próximo a Carles Puigdemont -quien le delegó el voto para el cónclave, al igual que el empresario y estrecho colaborador del expresident Josep Maria Matamala- y recoge la voluntad de los presos Jordi Turull, Josep Rull y Joaquim Forn, además del exconseller en Bélgica Lluís Puig.

Batet, en su intervención, ha trasladado la argumentación que quería aportar Matamala en defensa de esta enmienda, apelando al “espíritu fundacional de Convergència” para impulsar ahora la Crida como movimiento aglutinador del soberanismo catalán.

La enmienda señala que la “excepcionalidad” del momento “obliga” al PDeCAT a actuar con “generosidad máxima” para poder contribuir a la solución del conflicto político “a través del ejercicio de autodeterminación en el camino hacia la República catalana”.

En este contexto, y ante el lanzamiento de la Crida Nacional per la República, el texto insta “a toda la militancia a sumarse y a participar activamente a título personal en la definición de este nuevo instrumento político”.

Con este fin, la propuesta aprobada incluye la creación de una comisión a la que se le delegarán las funciones para que acuerde con los impulsores de la Crida la aportación del PDeCAT a este movimiento, un pacto que cuando esté terminado deberá ser ratificado por los asociados del partido.

Dicha comisión de nueva creación debe contribuir asimismo a “cohesionar la acción del Partit Demòcrata con todas las instituciones para que sea coherente con el objetivo de la Crida Nacional”.

Una vez aprobada esta enmienda en la ponencia política, ahora deberá ser la comisión que aborda la ponencia organizativa la que concrete sus funciones y sus componentes.