Lavrov y Pompeo discuten por la normalización de las relaciones entre Rusia y EEUU

Lavrov y Pompeo abordaron temas como Siria, sus relaciones bilaterales y el caso de Maria Butina detenida en EEUU por cargos de espionaje

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, y su colega estadounidense, Mike Pompeo, abordaron en conversación telefónica las perspectivas de normalizar las relaciones entre los dos países, la situación en Siria y en torno a Corea del Norte y el caso de la rusa Maria Butina, detenida en EEUU por cargos de espionaje.

El contacto se produjo sólo cinco días después de su reunión en Helsinki, sincronizada con la primera cumbre bilateral entre el presidente de Rusia, Vladímir Putin, y el jefe de la Casa Blanca, Donald Trump.

“En desarrollo de la cumbre ruso-estadounidense en Helsinki el 16 de julio, los dos responsables de Exteriores intercambiaron opiniones sobre las perspectivas para la normalización de las relaciones entre nuestros países, sobre la base de la igualdad y los intereses mutuos”, señala una nota de la cancillería rusa.

Lavrov y Pompeo “hablaron de la situación en Siria y lo que la rodea, incluida la posible cooperación entre Rusia, EEUU y otros países para resolver los problemas humanitarios” en el país árabe, añade el comunicado.

El jefe de la diplomacia rusa aprovechó la conversación para denunciar “las acciones de las autoridades estadounidenses” en relación a la ciudadana rusa María Bútina, “arrestada en base a acusaciones falsas”, y exigió “su inmediata puesta en libertad”.

La primera cumbre entre Putin y Trump sirvió para acercar las posturas entre los dos presidentes, pero levantó ampollas en las altas esferas políticas de Washington, que acusan al presidente de su país de sucumbir ante los encantos del jefe del Kremlin.

En la rueda de prensa posterior a la cumbre, Trump desautorizó a los servicios secretos de su país y dio credibilidad a los argumentos de Putin sobre la presunta injerencia de Rusia en las elecciones presidenciales de 2016..

Caso Butina

Butina permanece en prisión bajo la acusación de conspiración y de actuar como agente extranjero. El Departamento de Justicia estadounidense mantiene que Butina trató de obtener acceso a organizaciones e individuos que tienen influencia en la política estadounidense. Por los cargos que se le imputan podrían llegar a ser condenada a quince años de prisión.

Durante la conversación, el ministro Lavrov también se refirió este caso, calificando de “inadmisible la actuación de las autoridades estadounidenses que la arrestaron bajo acusaciones fabricadas” y subrayando “la necesidad de liberarla lo antes posible”.