Puigdemont se prepara para tomar el control del PDeCAT en la asamblea del partido

La asamblea del PDeCAT arranca mañana por la tarde envuelta en incertidumbre sobre el liderazgo de la formación que ahora capitanea la coordinadora general, Marta Pascal, y en pleno debate sobre el encaje de la Crida Nacional per la República, impulsada por el expresidente catalán Carles Puigdemont.

El Palacio de Congresos de Cataluña acogerá hasta el domingo la primera asamblea del PDeCAT desde su nacimiento hace dos años como consecuencia de la extinción de CDC, un periodo en el que no ha concurrido a elecciones con sus siglas y en el que la marca que triunfó en los comicios del pasado 21 de diciembre, es JxCat, bajo el liderazgo de Puigdemont.

En este contexto, el sector crítico del PDeCAT y afín a Puigdemont presiona para que Pascal dé un paso atrás, tras solo dos años al frente de la formación, pero la coordinadora general, según fuentes demócratas consultadas por Efe, tiene previsto presentar candidatura para una dirección ampliada en la que, previsiblemente, dejará unos puestos vacantes a la espera de que se integren en ella también representantes de las diferentes sensibilidades del partido.

El paso al frente de Pascal podría forzar al alcalde de Molins de Rei (Barcelona), Joan Ramon Casals, cabeza visible del sector crítico, a presentar una lista alternativa con el fin de desbancar a la coordinadora general.

Y está por ver si Puigdemont, que ha delegado su voto en la asamblea en el portavoz de JxCat, Albert Batet, se plantea dejar el partido en el que aún milita, si lo que surja finalmente del cónclave no encaja con su proyecto de movimiento político de la Crida.

Según las fuentes consultadas, Pascal no pretende dar ningún pretexto a los críticos y ofrecerá garantías de que no será un freno para que el PDeCAT se adhiera a la Crida de Carles Puigdemont, si así lo quieren los asociados.

De hecho, según fuentes demócratas, Pascal defenderá sumarse a la Crida Nacional per la República, movimiento que busca aglutinar diferentes siglas del soberanismo, sin que eso implique hacer desaparecer el PDeCAT.

Esa voluntad de suma ya figura en los borradores de las siete ponencias que, junto con las enmiendas, debatirán los 1.900 inscritos en el congreso.

Una de las enmiendas que han propuesto los críticos y que se debatirá en el cónclave es crear una comisión, la cual podría estar presidida por Puigdemont, que aglutine a personas de fuera y dentro del partido para trabajar para la construcción de este movimiento más amplio que lidera el expresidente catalán a partir de la experiencia de JxCat.

Una propuesta similar han planteado los presos Josep Rull, Jordi Turull y Joaquim Forn, además del exconsseller en Bélgica Lluís Puig, quienes quieren asimismo que el partido decida de forma clara la adhesión a la Crida y que se alinee con JxCat.

La asamblea también debe servir para redefinir la estructura directiva del Partit Demòcrata, con la propuesta sobre la mesa de ampliar la dirección, liderada por un secretario o secretaria general, y crear una presidencia y unas vicepresidencias, para las que aún no se ha postulado nadie públicamente.

El acto inaugural será mañana a las 18.30 horas, y el sábado está previsto un acto de homenaje a instituciones y personas que hicieron posible el 1-O, antes de que el domingo al mediodía se clausure el cónclave, en el que aún no está confirmado si intervendrá, en algún momento, el presidente catalán, Quim Torra, que no es asociado.

RELACIONADO