Rajoy defiende su gestión de la crisis y la ‘grandeza’ de la política y calla la causa de la pérdida del poder

Mariano Rajoy ha volcado ante el congreso extraordinario del PP todo lo que tenía guardado desde que anunció su dimisión el 5 de junio, tras haber sido apartado del poder por una moción de censura que nadie pensó al principio que pudiera salir adelante. No solo ha criticado esa iniciativa parlamentaria y las primeras medidas que ha tomado el Gobierno socialista de Pedro Sánchez, sino que ha reivindicado su gestión de los principales problemas con los que se ha enfrentado el país en los últimos tiempos: la crisis económica y el desafío independentista de Cataluña. De lo que no ha dicho una sola palabra es del motivo que provocó esa moción de censura y de los errores con los que él colaboró a su triunfo. Es decir, ni gota de autocrítica.

La causa fue la sentencia del caso Gürtel que condenó al PP como partícipe a título lucrativo en los negocios de la trama corrupta y el principal error de Rajoy fue no haberse adelantado a la articulación de una mayoría suficiente en torno a la iniciativa socialista convocando él mismo unas elecciones que, probablemente, hubieran permitido al PP seguir gobernando.

El expresidente, sin embargo, se ha dedicado a criticar con crudeza la fórmula que ha llevado a Pedro Sánchez a la Moncloa, una fórmula que por otra parte está prevista en la Constitución y que no resta un ápice de legitimidad al nuevo Gobierno. “Han tenido que colarse por la puerta de atrás para poder gobernar”, ha dicho en alusión a la moción de censura que le quitó la presidencia del Gobierno. “No gobernamos porque a algunos les urgía que dejáramos de vigilar a los independentistas.(…) En ninguna de las razones por las que no seguimos gobernando aparecen las urnas”, han sido algunos de sus reproches.

Rajoy no ha hecho ninguna mención a los candidatos que se disputan su sucesión, siendo fiel al compromiso que expresó desde el primer momento de permanecer neutral. Sí ha habido recados, muchos, al partido que le disputa al PP el centro derecha, Ciudadanos, y sobre todo al Gobierno socialista. “Jamás he pagado un precio político que pueda entenderse como un premio a los asesinos. Jamás he procedido a un acercamiento de presos y no será porque no nos lo han demandado con insistencia. A otros les ha faltado tiempo”, ha destacado refiriéndose a la supuesta factura que Sánchez está pagando a las formaciones políticas que con su apoyo le han permitido ser presidente. “Sin buscar atajos, hemos derrotado a ETA a cambio de nada”, ha llegado a decir sin formular ninguna acusación concreta pero haciendo todo tipo de veladas insinuaciones.

“Nosotros no esperamos a las encuestas para saber qué postura nos conviene adoptar”, ha sido por otra parte una de las pullas que ha lanzado a Ciudadanos. Pese a la pugna con el partido naranja por el centro derecha y la “confabulación” para desalojarle del Gobierno, Rajoy confía en el futuro: “Cuando las cosas se tuercen” los españoles miran al Partido Popular. “Volverán a buscarnos”, ha dicho.

Además, ha hecho una cerrada defensa de la política en momentos en los que muchos ven con recelo esta actividad. “He tenido el honor de ser político y a mucha honra. La política es una tarea noble e imprescindible”, ha dicho. Ha hecho este reclamo frente a los “remilgados” que “fruncen la nariz” cuando se les habla de los políticos, sobre todo cuando “jamás han movido un dedo por los demás ni bajan a la arena”. Se trata de una tarea, según el, que por mal vista que esté por algunos o “ingrata” que parezca es en realidad “la mejor oportunidad” que se le brinda a alguien “para ser útil a los demás”. “Puede ser amargo e injusto”, pero la “nobleza” de la política compensa el esfuerzo, sus sinsabores y sus incomprensiones, ha añadido.

En su despedida de la política activa, Rajoy ha señalado que quienes como él conocen la política “de verdad”, y no la que se cuenta en “algunas series de culto” conocen que la política es “ilusión, entusiasmo y compañerismo” como también “mucho coraje” y “pasión por el servicio a la gente”. La misma pasión, ha añadido, que puede tener un concejal en el ayuntamiento más humilde de España y un presidente del Gobierno en el Palacio de la Moncloa”. “Exactamente la misma”, ha subrayado. Y en el último tramo de su discurso, ha dirigido unas palabras a su predecesor en el liderazgo del PP, José María Aznar: “Me aparto, pero no me voy. Seré leal. Y todos sabéis que yo sé lo es ser leal”.

Aznar ha sido totalmente excluido de este cónclave y no solo de forma presencial. La presidenta del congreso extraordinario, que es la presidenta del Congreso de los Diputados Ana Pastor, le ha suprimido de su recuento de personas fundamentales para el partido y la consolidación de la democracia. Pastor se ha dirigido al plenario antes que el expresidente y ha mencionado a Manuel Fraga e incluso a Adolfo Suárez, pero en ningún momento al predecesor inmediato de Rajoy que en los últimos tiempos se ha caracterizado por su distanciamiento del PP y por la acritud de sus críticas. Aznar, por cierto, no ha sido invitado a este congreso, circunstancia que De Grandes ha explicado recordando cómo se ha desvinculado de esta formación y el “desdén” con el que la ha tratado.

Rajoy, por otra parte, ha recordado que su gestión al frente del Ejecutivo ha permitido la creación de 2,8 millones de puestos de trabajo o que hoy haya 19 millones de afiliados a la Seguridad Social. “No es que la hayamos corregido un poquito, la hayamos aliviado, no. Le hemos dado la vuelta por completo, y esto está en el haber del Partido Popular”, ha señalado sobre la crisis económica que se abatió sobre España. “Nos sobra razón para decir que dejamos una España mucho mejor que la que nos encontramos. Incomparablemente mejor”, ha añadido.

Sobre Cataluña, ha recordado que tuvo que enfrentarse “a algo que no había ocurrido en cuarenta años de democracia: la declaración de independencia de una región española”. “A mí no me parecía fácil una decisión que carecía de precedentes. Pero se hizo y se hizo bien como reflejan los hechos”, ha reflexionado. “Cataluña no se independizó y no porque no lo intentaran. No hemos necesitado alharacas ni gesticulaciones; nos ha bastado con la ley y aplicamos el 155, el que algunos decían que no se podía aplicar y ahora parece que lo han inventado ellos”, ha subrayado en referencia a Ciudadanos. En la misma línea, ha destacado que hoy todo el mundo sabe que el 155 existe y cómo se aplica y que la democracia se puede defender “con el arma más democrática y contundente que existe y que se llama la ley”.

La sucesión de homenajes al exlíder en su despedida

El todavía presidente del PP, Mariano Rajoy, ha protagonizado este primer día del congreso del PP que le ha rendido un continuo homenaje. La primera gran ovación, que no la única, la ha escuchado nada más llegar al plenario, acompañado de la secretaria general, María Dolores de Cospedal, y el coordinador del partido, Fernando Martínez-Maíllo.

Rajoy ha tardado varios minutos en recorrer entre aplausos el espacio que separa la entrada de las primeras filas de la sala, donde está situado su asiento, porque ha tenido que saludar a muchos de los compromisarios congregados para votar este sábado a su sucesor al frente del partido. Su llegada se ha producido al filo de las cuatro de la tarde acompañado de su mujer, Elvira Fernández, y a la pregunta de si tiene un mensaje para los militantes, se ha limitado a responder: “A seguir”. Muchos de los periodistas que cubren el evento no se han percatado de la entrada de Rajoy porque ha accedido al hotel en el que se celebra el congreso por la puerta principal y no por el acceso reservado a los compromisarios, por donde sí han entrado los dos candidatos a sucederle, Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado.

A su llegada, ambos han sido aclamados como presidenta y presidente, respectivamente, por parte de sus partidarios, y recibidos con largos aplausos antes de atender a los periodistas. Y ambos han sacado pecho dando por segura su victoria. Santamaría ha reivindicado su victoria en la primera vuelta, presentándose como “la candidata de las bases” y dando por hecho “sin ningún género de dudas” que este sábado culminará el proceso con éxito y se convertirá en sucesora de Mariano Rajoy. Casado ha reiterado su intención de integrar a Soraya Saenz de Santamaría en su proyecto si resulta vencedor, una integración -ha dicho- “real y al más ato nivel”, pero ha vuelto a descartar un pacto antes de la votación. Tras agradecer también a las otras candidaturas que han remado con su proyecto en el último tramo de este proceso, Casado ha subrayado que “hoy no acaba nada”, y “no es el final”. “Es el final del principio”, ha afirmado, además de augurar que ha sido una gran campaña que les tiene que llevar a reforzar su base electoral y después de nuevo al Gobierno de España.

Una vez situados todos en sus respectivos lugares, el congreso ha sido inaugurado por el presidente de la comisión organizadora, Luis de Grandes, tras lo que ha pedido que todo el mundo se pusiera en pie para escuchar el himno de España. Es la primera vez que un congreso del PP se abre de esta manera y es también la primera vez que se ve a una de las asistentes, Cospedal en este caso, emocionada y con lágrimas en los ojos.

Emocionado se ha visto también a Rajoy ante las continuas muestras de homenaje que ha recibido de los asistentes al congreso. La segunda gran ovación de la tarde la ha recibido cuando Luis de Grandes, presidente del comité organizador del congreso, ha dicho en su intervención que más que perder el Gobierno, al PP le ha dolido perder a su presidente. “Nos duele en el alma tu marcha”, ha asegurado. Tras él, ha hablado Ana Pastor, que ha hecho otra declaración de reconocimiento a la labor de Rajoy: “Has sido el mejor presidente que hemos tenido nunca, y los españoles, a pesar de las diferencias ideológicas, han visto en ti que tienes valores y que eres una gran persona”.

Los homenajes que, como el de Pastor, han llevado a Rajoy al borde de las lágrimas se han diluido cuando ha tomado la palabra Cospedal. Ella ha tenido también parrafadas de agradecimiento al expresidente y a su Gobierno pero, fundamentalmente, se ha dedicado a reivindicarse a sí misma por su papel para afrontar la sucesión de escándalos de corrupción que han sacudido al PP. Una vez más, la secretaria general no ha podido evitar las comparaciones para echar en cara al actual presidente, el socialista Pedro Sánchez, que en su reciente comparecencia en el Congreso para explicar sus planes de actuación no aludiera a ninguna medida contra una lacra que también salpica al PSOE.

Cospedal ha vuelto a recurrir a la frase de que tanto ella como el PP “se han partido la cara” para explicar las medidas que salían del Consejo de Ministros, en una clara alusión a Sáenz de Santamaría, a la que siempre ha reprochado que se mantuviera la margen del partido. “Dejo la Secretaría General con el sentido del deber cumplido y con los mejores deseos”, ha asegurado. Cospedal, que perdió en la primera vuelta de estas primarias inéditas en el PP, ha afirmado con emoción que uno de los mayores honores que ha tenido durante este tiempo ha sido el de haber dado “todo lo que tenía dentro” por un partido y por todos los que lo forman. Sin todo eso, le hubiera sido “difícil” entender su vida, ha asegurado la dirigente popular que ha cerrado su intervención de esta manera: “Soy española y soy del Partido Popular”.

Disqus Comments Loading...