El Gobierno cree que las tensiones en el independentismo pueden beneficiar el diálogo

El ministro de Fomento y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, ve "normal" lo que ha ocurrido en el Parlament, que ha conducido al bloqueo de la Cámara autonómica. Ábalos lo atribuye a que el bloque separatista "no es tan uniforme como, a veces, algunos quieren hacer ver". En declaraciones a RNE, el dirigente socialista ha respondido a una pregunta sobre si estas tensiones pueden afectar al proceso de distensión y diálogo que se ha emprendido entre Moncloa y el nuevo Gabinete catalán. “Más bien al contrario”, ha respondido y ha argumentado que la cohesión independentista se ha mostrado más fuerte por oposición al Gobierno conservador del PP.

Las dos principales formaciones del bloque secesionista, JxCat y ERC, se enfrentaron este miércoles por la forma de aplicar la suspensión de los seis diputados procesados por el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, entre los que se encuentra el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. Y Puigdemont se ha situado precisamente en el eje de la disputa ya que su candidatura defendió que él quedara al margen de la suspensión argumentando que no se encuentra como el resto en prisión provisional. Los republicanos, sin embargo, no aceptaron la excepción, es decir, que se separara a los procesados en diputados de primera y de segunda y acusaron a los posconvergentes de “mentir” por haber asegurado que existía un acuerdo previo entre las dos fuerzas políticas para hacer realidad la excepción. Finalmente, hubo una votación en la Mesa que se saldó con un empate y el presidente del Parlament, Roger Torrent, suspendió el pleno ‘sine die’, es decir, sin fijar una fecha para reanudarlo.

Un día después, desde JxCat el vicepresidente primero de la Mesa, Josep Costa, ha asegurado que “la situación es excepcional e inestable”, pero se ha empeñado en desviar la culpa de los independentistas y responsabilizar de la bronca al Gobierno central. En declaraciones a la Cadena SER, Costa ha asegura que “con el nuevo gobierno no se está levantando la represión, renunciando a judicializar la política”. Al mismo tiempo, ha asegurado que “no hay ninguna posibilidad de que rompamos el Govern o los pactos que tenemos”.

“Lo que hay en Cataluña es una situación inaceptable e insostenible por la represión que vivimos”, de manera que “no se nos permite gobernar con normalidad y que podamos ejercer nuestro derecho a la autodeterminación”, ha insistido Costa, que no ha perdido la oportunidad para criticar al presidente del Parlament, Roger Torrent, a quien JxCat acusa de reunirse con el PSC para “pactar otro acuerdo” en el momento en que se hizo un receso de la reunión de la Mesa. “Hubo un receso para perfilar por escrito el acuerdo y en ese momento se reúnen con el PSC y sacan la propuesta pactada con ellos y no con nosotros. Será ERC los que tienen que explicarlo”, ha apuntado Costa.

Según el relato del vicepresidente del Parlament, “durante el receso, cuando se supone que estábamos perfilando lo que tiene que votarse después, estábamos hablando con nuestros interlocutores de ERC y lo que me sorprendió es que después lo que estaba sobre la mesa no es lo que estábamos hablando con ellos sino lo que la Mesa del Parlament habían hablado con el PSC. Yo propuse cambios y el PSC dijo que si se aceptaban los cambios votaban en contra y no se aceptaron”, ha relatado. “La propuesta que se puso sobre la mesa estaba pactada con el PSC y no reflejaba lo que habíamos hablado”. En cualquier caso, la postura de JxCat se resume en que “es una línea roja aplicarle al president Puigdemont una suspensión que no tiene ninguna base”.

RELACIONADO