Batalla por los datos entre Santamaría y Casado a solo tres días del congreso del PP

Para los equipos de campaña para elegir al nuevo presidente del PP, la batalla por las cifras es fundamental para crear un efecto llamada. Ambos barren para casa y aseguran tener más del 60% de los votos de los compromisarios, algo imposible en matemáticas, y dicen que van a ganar con holgura. Pero está claro que algo no encaja, o los compromisarios no quieren decir la verdad o las candidaturas están haciendo mal sus cálculos.

De momento, Soraya y Casado se han reunido esta mañana en la sede de Génova en un encuentro cordial que ha durado 40 minutos, algo que parecía que sus agendas no iban a permitirles, pero finalmente ha sucedido. La reunión ha sido privada, por lo tanto han estado solos, aseguran fuentes de la candidatura de Casado. Pero sí ha trascendido que tras el encuentro ambos siguen en sus trece: Soraya apuesta por la candidatura de integración antes del Congreso y Pablo por no saltarse los estatutos e ir hasta el final con una segunda vuelta.

Momentos antes, el equipo de la exvicepresidenta calificaba de “bélica” la campaña del vicesecretario, por rechazar la integración en su candidatura, algo que en el equipo de Casado le han quitado importancia, ya que nadie se puede creer que el candidato lo sea dada la línea de campaña que ha llevado hasta ahora.

¿Mi candidato es agresivo?, se sorprendía un colaborador de Casado quien subrayaba que “nosotros solo hacemos propuestas en nuestras llamadas. Es bueno que cada uno diga su modelo de partido, si eso molesta el problema es del otro”.

Desde la candidatura de Soraya aseguran que ya cuenta con el 50% de los votos que apoyaban a Cospedal a María Dolores de Cospedal e insisten en que ya tienen el apoyo de una mayoría amplia de compromisarios que supone una diferencia de 15 puntos porcentuales. Es decir más del 60%. “Hemos hablado con la mayoría de los derrotados. Los compromisarios van por libre de las candidaturas derrotadas”, insisten.

Justo lo contrario de lo que dicen desde el equipo de Casado. Ellos aseguran contar con el 65% de los votos, unos 2.100, siendo “conservadores” y afirman que están comprobando lo que va a hacer compromisario a compromisario hasta tres veces.

Su sistema parece más moderno, se basan en el análisis de ‘BigData’ con el que han hecho dos barridos: uno al inicio de la campaña y otro, esta semana, que esperan terminar mañana, ya que ahora soló cuenta con el 50% de los datos.

Según los datos aportados, Soraya obtendría el apoyo de 836 compromisarios, frente a los 2.100 de casado. Para llegar hasta los 3.086 censados, cuentan con unos 215 aun indecisos y otros 500 que faltan por llamar por segunda o tercera vez para confirmar. En términos porcentuales, estas cifras se traducen en un 65% para Casado, un 27% para Santamaría y un 7% de indecisos. El resto aun no están introducidos en el análisis o cuentan con que no acudirán al congreso.

También fuentes del equipo de Santamaría creen que el número de indecisos es “muy pequeño” y tras sus conversaciones con los compromisarios  piensan que “la gente esta ya posicionada en general”.

En esta candidatura creen que uno de los avales de Soraya es que sea mujer, que tenga experiencia de gestión y que en las encuestas den al PP como ganador de unas hipotéticas elecciones si fuera ella la elegida.

Por estas razones esta candidatura ha presentado un vídeo de apoyo de las mujeres a Soraya, que se ampliará a otras voces masculinas que también han pedido estar, según ha comentado la encargada de presentarlo, Fátima Báñez.

La exministra de Empleo ha asegurado que se trata de un “vídeo espontáneo y natural de apoyo” en el que se posicionan con un cartel en el que destacan #Ahora una mujer y su slogan @YoconSoraya.

“Este es el momento de una mujer”, ha afirmado Báñez quien cree que con Soraya  “tenemos la oportunidad de que una mujer sea líder del PP y que sea la primera presidenta de Gobierno”.

Sin embargo, los datos con los que cuentan con en análisis del equipo de Casado es que ellos tendrían el 48% del apoyo de las mujeres, frente al 30% de Soraya, con los datos que han introducido hasta ahora.

En cuanto a la futura integración de equipos, desde la candidatura de Soraya insisten en que es más fácil hacerlo antes que después, sin embargo los de Casado facilitan hacerlo a posteriori al no explicar el organigrama cuando defiendan su candidatura en el congreso del PP y sí la lista, que sería ampliable.