La renovación del Consejo de RTVE impulsada por el Gobierno fracasa por un solo voto

La equivocación de dos diputados le puede costar al Gobierno la renovación del Consejo de Administración de RTVE. Cuando parecía que el proceso estaba encarrilado, la votación de los cuatro consejeros que faltaba elegir para completar los diez miembros de los que consta ese órgano no ha alcanzado la mayoría absoluta de 176 votos que se requería. El problema ha sido que dos diputados que debían apoyar la designación de estos consejeros han pensado que había que votar al presidente de la Corporación y han escrito el nombre de Tomás Fernando Flores en sus papeletas, que han sido consideradas nulas.

Ana Isabel Cerrada, Fernando López Agudín, Josep-Lluis Micó y Juan Tortosa formaban el grupo de esos cuatro consejeros propuestos por el PSOE, Unidos Podemos y el PNV que solo han obtenido 175 votos, uno menos de los 176 que se requerían para la mayoría absoluta. Junto a los 175 síes, se han registrado 128 votos nulos -los del PP y los dos erróneos- y dos en blanco. La ausencia de dos parlamentarios, uno del PDeCAT y otro de ERC, ha propiciado que fracasara la votación, que se ha realizado mediante urna y papeleta. Antes de que comenzara, los diputados de Ciudadanos han abandonado el hemiciclo para mostrar su disconformidad por el proceso de selección del nuevo Consejo de la Corporación, como han venido haciendo en anteriores votaciones.

El resultado ha impedido abordar el punto del día siguiente sobre la votación del futuro presidente interino de RTVE, para lo cual iba a ser necesario el voto a favor de dos tercios de la Cámara. Precisamente la circunstancia de que esta segunda votación tuviera que producirse inmediatamente después de la de los consejeros es lo que ha provocado la confusión de los diputados que han hecho descarrilar la primera.

La fallida votación de este lunes significa que el Gobierno tendrá que proponer un administrador único para dirigir RTVE de forma transitoria, propuesta que deberá pasar también por el pleno de la Cámara Baja. Así está previsto en el real decreto aprobado por el Ejecutivo para renovar la dirección de RTVE, que contempla esta posibilidad en el caso de que el Congreso no consiga la mayoría absoluta para elegir a los miembros del Consejo, como ha ocurrido por sorpresa. No obstante, fuentes del PSOE han adelantado que intentarán que se repita la votación al haberse detectado los dos errores no intencionados en el escrutinio de esta tarde. Fuentes de la presidencia del Congreso consideran, sin embargo, que el proceso ha decaído al no obtener el respaldo necesario.

El caso es que la portavoz de Podemos, Noelia Vera, ha asegurado que “no deja de ser sospechoso” que el fallo “caído del cielo” puede que no haya sido “casualidad”. “Sospechamos que quizá alguien no quiere o no tiene demasiado interés en que la dirección transitoria de RTVE se ponga a trabajar ya de forma definitiva. Las casualidades en el Congreso por desgracia no suelen existir”, ha dicho Vera.

La diputada de Podemos ha asegurado que ahora serán los servicios jurídicos de la Cámara los que tengan que analizar si el Gobierno tiene que proponer un administrador único para dirigir RTVE de forma transitoria, como establece el real decreto, o si prevalece la interpretación del reglamento que, según Vera, permitiría “repetir la votación”. En cualquier caso, ya ha avisado también al PSOE de que si se nombra un administrador único tendrá que ser también por consenso y que la elección tendrán que apoyarla los mismos grupos que han consensuado, y ha asegurado que en los próximos días tendrán que hablar con los socialistas sobre ese nombramiento.

Los grupos que se oponen al procedimiento de urgencia para renovar el Consejo de RTVE, PP y Ciudadanos, se han apresurado a pedir que el Gobierno retire su decreto. “Esto es el más colosal monumento al disparate. Me siento totalmente avergonzado del espectáculo que el Gobierno nos está obligando a hacer, por su irresponsabilidad de traer un ‘decretazo’ que no estaba justificado, y que con mentiras no se puede traer a este Parlamento”, ha señalado el diputado ‘popular’ Ramón Moreno.

Esta votación, según Moreno, ha demostrado la “debilidad de este Gobierno, que entró por la puerta de atrás, sin pasar por las urnas, y que se ha plegado al chantaje populista y nacionalista”. También ha recordado que este procedimiento ha costado “más de un millón de euros”, y ha exclamado que “no podemos estar permanentemente dependiendo de que haya uno o dos diputados que se equivocan”. “La irresponsabilidad de este Gobierno está haciendo que nos haga ser el hazmerreír, no podemos consentirlo por más tiempo. Sánchez debe retirar el decreto, por injustificado y porque está avergonzando a todos”, ha sentenciado al final de su comparecencia.

El portavoz de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta, se ha mostrado satisfecho de no haber participado, según ha dicho, “en esta cacicada y en este intento desvergonzado de control de los medios públicos”. En su opinión, lo que debe hacer el Gobierno, una vez que el tiempo del real decreto “ha muerto”, es volver al procedimiento del concurso público, que es el que salió de la mayoría del pleno de la Cámara y “es el que establece la ley”. Sobre todo, ha comentado, después de que las Mesas del Congreso y el Senado activaran el pasado día 10 el concurso público para elegir a los miembros del Consejo de Administración, un proceso que podría culminar a finales del verano.

La votación de hoy, que no ha permitido completar la elección de el Consejo interino, demuestra, según Girauta, la “enorme debilidad” del Gobierno de Pedro Sánchez, que va a estar -ha dicho- en “la cuerda floja” y tendrá que gobernar como “funambulista”. “Este es un caso de cacicada muy poco presentable”, ha insistido el diputado de Ciudadanos, quien ha lamentado el “ridículo” que han hecho tanto Sánchez como sus “socios” al intentar tomar el control de parte de los medios públicos. También ha lamentado el dinero que puedo suponer para las arcas públicas la celebración de tantos plenos que, al final, no van a servir para nada.

RELACIONADO