Sánchez presenta este martes en el Congreso su programa social y de reformas

El jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, acude el próximo martes al Congreso de los Diputados para presentar en un pleno extraordinario las líneas maestras de su programa de Gobierno en el que destacan medidas y propuestas de marcado carácter social.

Sánchez comparece ante la Cámara Baja coincidiendo con sus primeros cincuenta días en el Palacio de la Moncloa y después de que todos sus ministros hayan pasado por el Congreso en las últimas dos semanas para dar cuenta de las principales iniciativas de sus respectivos departamentos.

Un pleno monográfico que, inicialmente, se preveía que se celebrara esta semana, pero que quedó aplazado por la apretada agenda internacional de Sánchez -con la cumbre de la OTAN- y la convocatoria de sesiones plenarias para culminar la renovación urgente del Consejo de RTVE.

El presidente someterá a examen su programa de Gobierno ante un Congreso en el que el Partido Socialista se encuentra en minoría, con solo 84 de los 350 diputados de la Cámara, y unos apoyos parlamentarios inciertos a medio y largo plazo.

A su favor, la cercanía en el tiempo de la moción de censura que le aupó al Ejecutivo el pasado 1 de junio y el proceso de renovación en la cúpula del principal partido de la oposición, el PP, que elegirá el próximo fin de semana al sucesor de Mariano Rajoy entre Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado, ambos diputados.

Tampoco le dará la réplica el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, que el pasado 3 de julio fue padre de dos mellizos, Leo y Manuel, que nacieron prematuramente con seis meses de gestación.

La paternidad de Pablo Iglesias y su pareja, la portavoz de Unidos Podemos en el Congreso, Irene Montero, va a mantenerles un tiempo alejados de la actividad parlamentaria, por lo que les sustituirá en la tribuna la portavoz adjunta, Ione Belarra.

Asunto central de comparecencia de Sánchez será, sin duda alguna, la situación en Cataluña y el deshielo de las relaciones entre el Gobierno central y la Generalitat tras el encuentro en Moncloa entre el presidente del Gobierno y el presidente catalán, Quim Torra.

El futuro de los líderes independentistas en prisión provisional y la situación judicial de Carles Puigdemont en Alemania -que no podrá ser extraditado por el delito de rebelión- estarán seguro en el debate.

Al margen de este asunto, Sánchez también dará un repaso a las líneas maestras planteadas por sus ministros a su paso por la Cámara baja, con la vista puesta en la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado para 2019 después del verano.

En esos presupuestos y en un proyecto de ley específico, Hacienda prevé incluir un paquete de medidas fiscales para que las grandes empresas contribuyan más, como un tipo mínimo en el impuesto de sociedades, una nueva tasa tecnológica y una fiscalidad “verde”.

Para el Ejecutivo, se trata de una aproximación a la fiscalidad del siglo XXI, con medidas destinadas a elevar los ingresos públicos aportados por las grandes compañías sin subir los impuestos a las clases medias y trabajadoras, a las pymes o a los autónomos y profesionales.

En el ámbito laboral, el Gobierno se ha comprometido con empresarios y sindicatos a convocar este mes la mesa de diálogo social para una negociación que tendrá como prioridades devolver la prevalencia al convenio sectorial y limitar la subcontratación, lo que supone revertir medidas de la reforma laboral del PP de 2012.

La Ley de Educación también sufrirá cambios que afectarán principalmente a la asignatura de Religión, cuya nota ya no contará, y a la preeminencia de la escuela pública sobre la concertada, abriendo “un diálogo” con los centros concertados que segregan por sexo y que, a juicio del Ejecutivo, contravienen “los principios generales de la educación inclusiva”.

También en materia de igualdad, el Gobierno propondrá reformar el Código Penal y la Ley de Enjuiciamiento para vincular los delitos sexuales a la falta de consentimiento expreso, de tal forma que si una mujer no dice “sí” expresamente, todo lo demás sea un “no”.

Una reforma que se plantea a raíz de la polémica sentencia de La Manada.

El impulso de la política sobre Derechos Humanos será otro de los elementos principales de la comparecencia de Pedro Sánchez.

El Gobierno quiere impulsar una reforma “integral” de la Ley de Memoria Histórica para declarar la nulidad de las sentencias de los juzgados de excepción franquistas, impulsar desde el Estado las exhumaciones y la creación de una “comisión de la verdad”.

Precisamente, otro de los asuntos que podría salir en el pleno es el inminente traslado de los restos de Franco fuera del Valle de los Caídos y que el Ejecutivo prevé que pueda estar culminado antes del mes de agosto.

En su paso por el Congreso, la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, garantizó que ese traslado se haría con respeto a la familia y cumpliendo escrupulosamente todo el procedimiento administrativo.

Calvo avanzó también que es deseo del Gobierno trasladar los restos de José Antonio Primo de Rivera a un lugar no preeminente de la basílica.

De estos y otros temas hablará Pedro Sánchez en su comparecencia, que comenzará el martes a la nueve de la mañana sin límite de tiempo, y al que seguirán las réplicas de los portavoces de todos los grupos parlamentarios.