Sánchez: ‘Los involucrados en el 1-O tienen que ser juzgados en España. Y eso va a ocurrir’

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha reaccionado a la noticia de que la justicia alemana admite extraditar a Carles Puigdemont solo por malversación y no por rebelió expresando su absoluto respeto por las decisiones judiciales."Las decisiones judiciales no se califican, se acatan", ha dicho en respuesta a una pregunta durante su comparecencia tras la cumbre de la OTAN que se ha celebrado en Bruselas. A su juicio, lo importante es que los responsables del 1-O vayan a ser juzgados en España.

“Cuando era líder de la oposición y ahora como presidente del Gobierno decía y digo que respeto todas y cada una de las decisiones judiciales. Lo importante para la justicia española es que los involucrados en los hechos del último semestre de 2017 tienen que ser juzgados. Y esto va a ocurrir”, ha señalado el jefe del Ejecutivo. En cuanto a la situación catalana en general, el presidente reconoce que esta es una crisis política que necesita una solución política.

Ante las preguntas formuladas por los periodistas sobre las afirmaciones que ha realizado Torra tras el encuentro del lunes, asegurando que en el próximo encuentro de ambos se abordará la autodeterminación y que esperaba cambios inmediatos en la situación de los políticos independentistas presos, Sánchez ha puntualizado que debe ser el presidente catalán quien responda por sus propias afirmaciones y ha recalcado que España es un Estado social y democrático de derecho en el que hay que atribuir al poder legislativo lo que es del legislativo y “al poder judicial lo que es del judicial”.

Sánchez se ha reivindicado como una persona con capacidad de poder dialogar y compartir reflexiones y ha insistido que, frente a la “autodeterminación” que defiende Torra, él defiende el “autogobierno” y considera que “la mejor manera de reconocer a Cataluña es dentro de una España democrática, constitucional y europea como la que tenemos”. Por ello, se ha mostrado convencido de que “dentro de la Constitución” se pueden “encontrar muchos caminos que resuelvan desde el punto de vista político esta crisis política”. Pero ha insistido, en que esto no se va a poder “resolver en un día, un mes o cinco meses” sino que “va a requerir paciencia, sosiego, serenidad, determinación y diálogo”. Conceptos que, ha dicho, “no son etéreos” y se van a aplicar porque se toma “muy en serio” lo que pasa en Cataluña.

En este sentido, ha reiterado que la reunión del lunes fue un “punto de arranque” de un camino que “va a ser complejo, difícil” en la búsqueda de soluciones para un problema que “no se va a poder resolver en un mes, ni en dos, ni en tres”. “Es evidente”, ha exclamado al tiempo que afirmaba que la sociedad española no espera que se resuelva esta crisis “en cuestiones de meses”, pero sí que se empiece “a dialogar” y que se sepamos “hasta dónde” se puede llegar.

Según Pedro Sánchez, los catalanes quieren que el Gobierno español y el catalán se ocupen de resolver sus problemas “voten a quien voten” y por ello ha destacado la puesta en marcha que se ha acordado de las comisiones bilaterales, que llevan sin reunirse desde 2011 y que están recogidas en el Estatuto de autonomía de Cataluña. Entre los temas que se van a abordar en ellas ha citado las infraestructuras, el eje del corredor mediterráneo, las transferencias pendientes, los recursos de inconstitucionalidad contra leyes sociales, la dependencia o la pobreza energética.

En su opinión, los gobiernos de España y Cataluña deben empezar a “hacer política” y esto supone, según ha dicho, “hablar de los problemas de los ciudadanos”. Sánchez cree que si se empieza por ahí, probablemente se puedan acercar a los problemas que nos separan “de manera más constructiva”. Por ello, ha pedido a la Generalitat que entienda que se debe abordar la crisis de manera “generosa” y empezar por las coincidencias, para posteriormente resolver los otros problemas.