Un 25% de las empleadas del Banco Mundial asegura haber sufrido acoso sexual

Un sondeo interno del organismo internacional revela que la mayoría de los trabajadores no denuncia por miedo a posibles represalias

La lucha contra el acoso sexual en la industria del cine y fuera de ella, liderada por los movimientos ‘Me Too‘ y ‘Time’s Up’, ha llegado también al Banco Mundial (BM). A través de una encuesta impulsada por un grupo de trabajo, el organismo internacional ha preguntado a sus empleadas y empleados si han sufrido acoso sexual en sus puestos de trabajos. El resultado que arroja el sondeo es demoledor: el 25% de las mujeres que han participado asegura haber sufrido acoso frente al 4% de los hombres. Dos tercios de los casos habría tenido lugar en la sede central de la institución en Washington.

Según el sondeo, al que ha tenido acceso el diario El País, solo un 12% de los empleados encuestados -un 14% en el caso de las mujeres- había denunciado algún capítulo de acoso sexual. A pesar de que el estudio muestra resultados “incompletos” -participaron unos 5.000 empleados de los 24.000 que forman parte de la plantilla del Banco Mundial-, sirve para forjarse una idea del alcance de esta lacra que sacude a la sociedad y a todo tipo de ámbitos laborales.

La encuesta también pone de manifiesto que la mayoría de los trabajadores encuestados asegura no denunciar episodios de acoso y abusos por miedo a futuras represalias. Entre los que se han atrevido a alzar la voz, el 50% se muestra insatisfecho con el resultado, frente al 38% de los que sí están satisfechos. En el otro lado de la balanza están los que no han denunciado por varios motivos: el 32% no lo hizo por temor a sufrir algún tipo de consecuencia, el 27% considera que no hubiera servido de nada y el 23% no tiene ninguna confianza en el sistema.

Por otra parte, los resultados del sondeo reflejan otras problemáticas. El 6% de los empleados entrevistados dice haber sufrido tres o más episodios de acoso sexual en los últimos tres años y el 4% “siente peligro” en su puesto o ha barajado dejarlo. Además, el 10% de hombres y el 11% de mujeres asegura que ha presenciado algún incidente de acoso a otros compañeros.

Ante panorama tan sombrío el Banco Mundial ha reconocido que debe llevar a cabo mejoras para erradicar esta lacra. “El Grupo Banco Mundial cree firmemente que todos nuestros trabajadores se merecen trabajar en un ambiente seguro y libre de cualquier forma de abuso”, ha afirmado un portavoz del organismo en un correo electrónico al que ha tenido acceso El País. El organismo prestamista es consciente de esta problemática y que dispone de “un sistema robusto” para frenarla. “Como muchas organizaciones, sabemos que siempre podemos mejorar y estamos comprometidos a hacerlo”.

En los últimos meses, antes de filtrarse los resultados de esta encuesta, la cúpula del Banco Mundial había anunciado medidas eficaces para resolver esta problemática, entre las cuales figura la contratación de una consultora para analizar el sistema de investigación ante denuncias de índole sexual u obligar a todos los trabajadores a apuntarse a un curso sobre prevención de acoso sexual. El presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, emplazó el pasado marzo a todos los empleados a participar en el sondeo: “no toleraremos transgresiones que ponen en peligro nuestra misión vital de acabar con la pobreza y crear oportunidades para millones en todo el mundo“.