May insiste en que su propuesta del Brexit es la correcta tras la renuncia de dos ministros

La primera ministra británica, Theresa May, se ha reafirmado este lunes en su postura respecto al Brexit y ha defendido que la propuesta formulada por su Gobierno el viernes es la "correcta" pese a que ha provocado la salida de dos de los pesos pesados de su gabinete.

“En los dos años transcurridos desde el referéndum, hemos tenido un animado debate nacional, con puntos de vista contundentes en torno a la mesa del gabinete igual que lo han estado en las mesas de desayuno de todo el país”, ha señalado May en su intervención ante la Cámara de los Comunes, interrumpida en varias ocasiones por el ruido y las risas de algunos parlamentarios.

“En ese tiempo, he escuchado cualquier posible idea y cualquier posible versión del Brexit”, ha asegurado la primera ministra, defendiendo que lo que su Gobierno plantea en el documento pactado el viernes en su residencia de Chequers es “el Brexit correcto”.

Según la ‘premier’, las dos propuestas formuladas hasta ahora por Bruselas no son aceptables para Londres, ya que ningún primer ministro puede aceptar que se separe a Irlanda del Norte del resto de Reino Unido o que haya que mantener a todo el país dentro de la unión aduanera. Por ello, ha prevenido de que a menos que haya un cambio de rumbo, existe una posibilidad real de que no haya acuerdo antes del 29 de marzo de 2019, fecha prevista para que el Brexit sea haga efectivo, algo para lo que ha asegurado que se está preparando su gobierno.

Frente a esta posibilidad, lo que ahora propone su Gobierno, un acuerdo de libre comercio tras el Brexit, “es un reto para la UE, les exige que piensen de nuevo, que miren más allá de las posturas que han adoptado hasta ahora y acuerden un equilibrio de derechos y obligaciones nuevo y justo”. “Es una propuesta que recuperará el control de nuestras fronteras, dinero y nuestras leyes”, ha asegurado.

Asimismo, ha dejado claro que no prevé ampliar el periodo de negociación con la UE de dos años previsto por la activación del Artículo 50 del Tratado de Lisboa ni someter el acuerdo final a un nuevo referéndum, como se ha venido reclamando desde algunos sectores en Reino Unido.

Las dimisiones de Davis y Jhonson

En cuanto a las renuncias del ministro para el Brexit, David Davis, el domingo y del ministro de Exteriores, Boris Johnson, este lunes por su desacuerdo con el ya conocido como ‘documento de Chequers’, May ha elogiado su labor en sus respectivas carteras al tiempo que ha reconocido que no coincide con ellos “en la mejor manera de lograr nuestros compromisos compartidos de honrar el resultado del referéndum”.

Así las cosas, su portavoz ha asegurado que la primera ministra se defenderá de cualquier intento de sacar adelante una moción en su contra por parte de los diputados de su partido. Preguntada por los periodistas por esta posibilidad, May ha sonreído y ha replicado: “Bonito intento, pero yo todavía sigo con el trabajo de dar lo que los británicos quieren”.

Para poder contestar el liderazgo de May al frente del Partido Conservador, el 15 por ciento de los diputados de la formación debe escribir una carta al presidente del llamado “comité 1922” de la misma. Los conservadores actualmente cuentan con 316 parlamentarios, así que serían necesarios 48 para retar a May.

Según la BBC, que cita fuentes próximas a Johnson, las renuncias forman parte de un esfuerzo concertado para lograr que May dé marcha atrás en el citado documento. Si esto no ocurre, según dichas fuentes, continuará la sangría de renuncias. Sin embargo, un portavoz de Downing Street ya ha dejado claro que la primera ministra no prevé abandonar la postura pactada el viernes.

Al margen de ello, según informa en su Twitter la periodista de la cadena Laura Kuensberg, los detractores de May en las filas de los ‘tories’ habrían conseguido llegar a los 48 apoyos y habrían enviado sus cartas al presidente del citado comité, Sir Graham Brady.

La última vez que los diputados conservadores recurrieron a este sistema para hacer caer a su líder fue en 2003, cuando Iain Duncan Smith perdió la moción de no confianza en su contra.

Críticas de la oposición

Por su parte, el líder laborista británico, Jeremy Corbyn, ha defendido este lunes que May se enfrenta a una “crisis de gobierno” tras la salida de dos de sus ministros y ha puesto en tela de juicio su capacidad para negociar “un buen acuerdo” para la salida de Reino Unido de la UE.

Durante su intervención en la Cámara de los Comunes, Corbyn ha subrayado que el Gobierno tardó “dos años” en llegar a un compromiso sobre su posición negociadora con la UE –alcanzado el viernes– que “solo duró 48 horas”, ya que el domingo se produjo la renuncia del ministro para el Brexit, David Davis, y este lunes le ha seguido el ministro de Exteriores, Boris Johnson.

¿Cómo tener fe en que logre un buen acuerdo si no es capaz de lograr un acuerdo dentro de su Gobierno?“, se ha preguntado el líder de la oposición, para quien el “caos” actual es consecuencia de que May está centrada en las “divisiones en su partido” y no en atender las necesidades y los resultados que merecen los británicos.

Asimismo, Corbyn ha reprochado a la primera ministra que ha dado “marcha atrás” a todas y cada una de las líneas rojas que se había marcado en la negociación. “El barco se está hundiendo y lo está haciendo en el peor momento”, ha advertido, defendiendo la necesidad de “un gobierno que sea capaz de gobernar y negociar por Reino Unido”.

Además, la ‘premier’ no parece gozar del apoyo del electorado. Según un sondeo de ORB International publicado este lunes, el apoyo de los votantes a la gestión de May de la negociación sobre el Brexit ha caído al 29 por ciento, su nivel más bajo desde noviembre de 2016. La aprobación a la gestión del Gobierno de la salida de la UE alcanzó su nivel más alto en la primera mitad de 2017, con el 55 por ciento, pero desde entonces se ha reducido.

El 56 por ciento de los consultados no confía en que May consiga el acuerdo adecuado mientras que el 26 por ciento opina lo contrario y el resto no se pronuncia. “May ha perdido a su ministro para el Brexit pero también está perdiendo crecientemente la confianza de los votantes”, ha resaltado el director de ORB International, Johnny Heald.

RELACIONADO