La entrevista Sánchez-Torra provoca duras críticas del PP, Cs, la CUP y los CDR

Los motivos de sus críticas son distintos pero, por una vez y sin que sirva de precedente, partidos constitucionalistas como el PP y Ciudadanos coinciden en algo con independentistas radicales como son la CUP y los CDR, los Comités de Defensa de la República que crearon los anticapitalistas para mantener la movilización en la calle. Y ese ‘algo’ es su rechazo a la entrevista entre Pedro Sánchez y Quim Torra. A unos les molesta que el presidente del Gobierno pueda ceder a pretensiones secesionistas y a los otros que el ‘president’ de la Generalitat rebaje el nivel de exigencias ante el Ejecutivo central.

Entre los primeros, figura el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, quien ha expresado su temor por los “precios” que puede pagar el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por su diálogo con el presidente catalán, Quim Torra, abierto tras el apoyo de los partidos independentistas que le permitió llegar a la Moncloa. “Tengo la sensación de que el diálogo sin límites que expuso en su día la vicepresidenta del Gobierno vamos a terminar pagándolo”, ha manifestado Hernando en declaraciones en el Congreso.

“No puede ser que cada día esté entregando una nueva letra a los independentistas para pagar el precio de la moción”, ha insistido. Y en esa línea interpreta el portavoz el “asalto” a RTVE, la renuncia de Sánchez a abordar la reforma de la financiación autonómica o la decisión de su Gobierno de desbloquear las cuentas de la Generalitat, de manera que el Govern ha podido reabrir las “embajadas” del Diplocat para “favorecer la hispanofobia”.

Rafael Hernando ha criticado también la política informativa del jefe del Ejecutivo por no comparecer en rueda de prensa, y le ha recriminado que tenga “un concepto de la comunicación que consiste en enviar fotos a los medios con titulares que son los que a él le gustan”.

También el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, cree que Sánchez está pagando un precio. “Nos llama bestias taradas y le recibimos en la Moncloa, le damos un paseíto y le hacemos una comisión bilateral”, ha lamentado Rivera durante su intervención en el Foro ABC, tras conocer que Sánchez y Torra han acordado convocar esta comisión, que va a ser presidida por la ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet.

Pedro Sánchez, ha lamentado el líder de la formación naranja, es el “presidente chollo” para los nacionalistas, y ha criticado que el jefe del Gobierno haya cedido, según su opinión, a las presiones de Torra por su propia supervivencia política. “Tenemos un presidente capaz de cualquier cosa para ser presidente por unos meses”, ha insistido Rivera, al subrayar que el nacionalismo es “insaciable” y, como es así, “no se puede pactar con ellos”.

Ha recriminado también a Sánchez que apueste por una política de “normalización” en Cataluña y que le parezca normal que entre un presidente con un lazo amarillo en la Moncloa, de quien hace unos días, ha subrayado, decía que era “el Le Pen de la política española”. A Rivera, ha señalado, le hubiera “encantado” que Torra hubiera acudido a ver a Sánchez para hablar de servicios públicos o financiación, “pero ha ido a hablar de lo suyo: de autodeterminación y de sus presos”. En su valoración, el líder de Cs no ha tenido en cuenta la negativa cerrada del Gobierno a abordar ese supuesto derecho que, como ha recordado la vicepresidenta Carmen Calvo, “no existe en la Constitución española”.

 

 

Seguramente ahí reside el principal motivo por el que los independentistas también han arremetido contra la reunión de Moncloa. El diputado de la CUP Vidal Aragonés ha considerado que este ha sido el primer intento de “cerrar por arriba” el proceso independentista, una situación que ha asemejado al “camino que se inició en el 1978”, es decir, a la Transición a la democracia.

En una rueda de prensa en el Parlament, Aragonés ha señalado además que no ha habido ningún “diálogo real” entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de la Generalitat, Quim Torra, sino que se han escuchado “dos monólogos”. “El camino que hoy ha querido abrir el president Torra parece que coincide más con una visión de cerrar por arriba que no con respetar lo que el pueblo de Cataluña hizo el 1 y el 3 de octubre, que fue abrir por abajo”, ha indicado.

Aragonés ha defendido que la voluntad final de ambos gobiernos es “que no se haga efectivo el derecho a la autodeterminación más allá de discursos y consignas”. Y ha dicho que estos “dos monólogos no llevan a ninguna parte: ni a hacer efectivo el derecho a la autodeterminación ni a tener claro que esto significa dar un paso atrás”.

El parlamentario anticapitalista ha censurado que el Gobierno no haya hecho alusión a los “presos políticos” ni a los “exiliados” y ha defendido que entre las respuestas del Ejecutivo socialista y las que daba el del expresidente Mariano Rajoy “no hay ninguna diferencia”. Ha dicho, asimismo, que “el aparato del Estado no rebaja en nada su actuación represiva”, y ha criticado que, a su juicio, desde el Ejecutivo de Sánchez se haya querido dar a Torra “un carácter absolutamente de subalterno, como si fuera presidente de una Comunidad Autónoma más”.

Los Comitès de Defensa de la República (CDR) han ido aún más lejos y han pedido directamente la dimisión de Torra. “No estamos aquí para hablar del Estatuto. No hemos llegado hasta aquí para tirar la toalla. No aceptamos cambios de rumbo. Avanzad en lo que prometisteis en campaña electoral o dimitid”, han tuiteado.

Torra había señalado que tras años de incomunicación entre los gobiernos español y catalán se abría una nueva etapa: “Hacía muchos meses, muchos, que ningún presidente tenía la oportunidad de debatir con tranquilidad con el presidente en los jardines de la Moncloa. De empatizar, de intentar entender la posición del otro. Si esto es cambio de etapa, llamémosle cambio de etapa”, ha destacado el ‘president’.

En cambio, la portavoz del PDeCAT, Maria Senserrich, ha celebrado que la reunión haya servido para iniciar el “diálogo” entre ambos presidentes, aunque ha lamentado que no se haya dado respuesta a la “situación política excepcional” que se vive en Cataluña. “Continúa sin darse respuesta a una situación política de no normalidad por tener presos políticos, encausados y alcaldes perseguidos por ejercer el derecho a la autodeterminación”, ha dicho Senserrich en rueda de prensa desde la sede del partido tras la reunión entre el presidente catalán, Quim Torra, y el del Gobierno central, Pedro Sánchez.

El PDeCAT ha valorado positivamente que se hayan reiniciado las comisiones bilaterales entre el Gobierno y la Generalitat, así como el anuncio de la retirada de los recursos del Gobierno ante el Tribunal Constitucional contra las leyes sociales en Cataluña, una retirada que su portavoz ha pedido que se haga extensiva a las leyes ambientales y fiscales aprobadas por la Cámara catalana y recurridas ante el Alto Tribunal. “Retirar los recursos respeta la soberanía del Parlament porque estaban pensados para que los ciudadanos vivan mejor”, ha señalado la portavoz, que ha advertido de que su formación estará “expectante” a cómo avanzan los acuerdos.

Sobre el restablecimiento de las comisiones bilaterales, el anuncio de más reuniones y la retirada de los recursos al TC, Senserrich ha apuntado que son “el primer paso, pero no la solución” para la crisis política abierta entre el Govern y el Ejecutivo central a raíz del proceso independentista.

 

Sobre el posicionamiento de Sánchez respecto a la autodeterminación, Senserrich ha replicado que “no podemos excusarnos en la Constitución” cuando “hay posibilidades” de que Cataluña ejerza la autodeterminación: “Si se quiere se puede”. Y es en esta línea que ha pedido a Sánchez que sea “valiente” para “encarar la realidad política catalana”, ya que la portavoz de la formación demócrata ha sostenido que su partido “seguirá en esta línea del diálogo y de avanzar en el derecho a la autodeterminación”.