Torra pretende plantear a Sánchez el próximo lunes cómo ‘culminar’ la independencia

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha loado este jueves la actitud del Gobierno central con su reunión del lunes 9 de julio con el presidente Pedro Sánchez: "Es la primera vez que los gobiernos de Cataluña y España podrán hablar de tú a tú y de todo". En la sesión de control al Govern en el Parlament, ha asegurado que ofrecerá diálogo pero sin renunciar a la independencia, ya que en la reunión quiere plantear al presidente como "culminar el ejercicio del derecho de autodeterminación que empezó con el referéndum del 1 de octubre".

Así, el presidente de la Generalitat insiste en que no renunciará al proceso soberanista, pero también celebra un cambio de actitud, porque con los gobiernos de Mariano Rajoy nunca no hubo “la oportunidad de reunirse en la Moncloa para hablar de todo, y el PSOE da la oportunidad”, y planteará a Sánchez otra reunión en septiembre en la Generalitat.

Torra, además, ha advertido al Gobierno central de que la situación de los independentistas encarcelados no será “moneda de cambio de nada”. Lo ha dicho tras una pregunta de Anna Caula (ERC), que le ha insistido en que su acercamiento a cárceles catalanas no es una concesión sino una obligación legal, y le ha reclamado trabajar por su libertad. El presidente ha contestado que será uno de los temas que pondrá sobre la mesa ante Pedro Sánchez en la reunión que mantendrán este lunes en Moncloa, pero no para negociar sino para exigir su libertad.

El presidente catalán ha ratificado que exigirá a Sánchez “levantar la suspensión” de leyes sociales aprobadas en el Parlament y tumbadas por el Tribunal Constitucional, así como abordar la supresión del franquismo en los espacios públicos.

Torra, por otra parte, ha aprovechado su comparecencia parlamentaria para anunciar que viajará la semana que viene a Escocia para reunirse con la ministra principal, Nicola Sturgeon. Ha explicado que Escocia es un referente para Cataluña porque “hicieron un proceso pacífica y civilizadamente para tirar adelante un referéndum vinculante”, y ha elogiado la actitud del gobierno británico de entonces, liderado por David Cameron, que lo avaló.

Torra ha contrapuesto ese referéndum negociado con las cargas policiales en Catalunya el 1-O: “¿Alguien se imagina que la policía británica hubiera entrado a los colegios electorales a apelar a los votantes?”. Además, ha alabado que la Reina de Inglaterra no interviniera en ningún momento, mientras que ha insistido en criticar el discurso que hizo del Rey el 3 de octubre de 2017 contra los planes independentistas del Ejecutivo catalán liderado por Carles Puigdemont. Obviamente, ha eludido el detalle de que el 1-O se celebró un referéndum ilegal en contra de la Constitución, los tribunales y las principales instituciones del Estado, mientras que el escocés fue autorizado y pactado con el gobierno británico.

RELACIONADO