La campaña oficial del Brexit en el referéndum vulneró la ley electoral

Superó el límite de gasto permitido en campaña, de siete millones de libras (unos 8 millones de euros)

La campaña oficial del Brexit en el referéndum de 2016, Vote Leave, vulneró la ley al superar el nivel de gasto permitido, según ha revelado este miércoles su director, Matthew Elliott, citando los resultados de un informe de la Comisión Electoral británica.

Elliott criticó en varios medios de comunicación esos hallazgos del regulador, al que acusó de no haberles “escuchado” y de basar su análisis en el testimonio de un antiguo empleado, Shahmir Sanni, y de Christopher Wylie, trabajador de la firma de comunicación ya clausurada Cambridge Analytica, que asistió al grupo. Vote Leave fue auspiciada por los ministros conservadores Michael Gove y Boris Johnson.

En el referéndum sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea del 23 de junio de 2016, el 52 % de los británicos votó a favor de dejar el bloque.

En un comunicado, la Comisión Electoral aclaró este miércoles que hace un tiempo terminó su investigación y llegó a ciertas conclusiones preliminares -que no ha precisado-, tras lo cual ofreció a Vote Leave un periodo de 28 días, que acabó este martes, para que presentara alegaciones.

La atípica iniciativa de Vote Leave de opinar sobre los hallazgos preliminares de la Comisión no afecta al procedimiento estipulado por ley“, que acabará con la presentación del informe definitivo en unos días, agregó el regulador.

La Comisión informó de que ahora estudiará las alegaciones presentadas por Vote Leave y, “tan pronto como sea posible”, hará público “un exhaustivo y detallado” informe final, que se remitirá al Parlamento.

Según los datos filtrados por Elliott, la Comisión halló en su primer análisis que Vote Leave había superado el límite de gasto en campaña, de siete millones de libras (unos 8 millones de euros), al canalizar 680.000 libras (771.400 euros) hacia otro grupo antieuropeo, BeLeave.