La renuncia de Andrés Gil aumenta la incertidumbre sobre la elección del presidente de RTVE

La elección de la persona que ocupará la presidencia de RTVE y el posible acuerdo entre PSOE y Podemos siguió siendo este domingo, al igual que en los últimos días, motivo de confrontación y acusaciones entre los partidos políticos. El caso es que el Congreso de los Diputados celebra este lunes el primero de los plenos extraordinarios que habrán de culminar con la elección del nuevo Consejo de Administración del ente. Y la renuncia de Andrés Gil, a última hora del domingo, al considerar que este puesto "necesita consensos más amplios" que los que él reúne no ha hecho sino aumentar la incertidumbre sobre el asunto horas antes de la primera votación.

Antes del próximo domingo, Congreso y Senado acogerán entre tres y seis plenos para designar a los diez consejeros de la corporación pública, de entre los cuales se seleccionará a su presidente. Pero las negociaciones entre los grupos parlamentarios no parece que avancen después de que el pasado viernes encallaran por las reticencias del PNV y ERC sobre el candidato consensuado entre PSOE y Podemos, el periodista Andrés Gil (eldiario.es) que anoche dio un paso a un costado.

“Decido apartarme porque para presidir RTVE se necesitan consensos más amplios que los que reúne ahora mi persona. Y tal y como di el sí, ahora me echo a un lado, en la seguridad de que otra persona con más respaldo podrá asumir el reto”, anuncia a través de un artículo publicado en ‘Eldiario.es’, el periódico digital en el que trabaja.

Gil “lamenta el daño” que este proceso ha podido causar a RTVE, a la redacción de eldiario.es y a su familia, y “agradece” todas las muestras de apoyo recibidas. “Todos aquellos que creyeron hasta el final en mi persona para contribuir a que, desde ya y para siempre, RTVE sea de todos y de nadie”, apunta.

“Algo en lo que creo, en el periodismo libre y la información como servicio público, y por ello siempre estaré dispuesto a trabajar por una radio y una televisión pública independiente y digna”, concluye.

Gil era la apuesta de Podemos, aunque el partido morado aseguraba no tener líneas rojas. En cambio el PSOE había reculado y ahora dice que prefiere que el candidato salga de la propia corporación, después de que los trabajadores del ente expresaran su malestar y de que la propuesta no frenara el ‘viernes negro’ que llevan semanas protagonizando para denunciar la manipulación. La portavoz socialista en el Congreso, Adriana Lastra, ha pedido este domingo al resto de grupos parlamentarios que sean “generosos y constructivos” para poder consensuar un nuevo presidente de RTVE que permita acabar con la “manipulación” y conformar un ente público plural.

Según Lastra, a menos de 24 horas para que se cierre el plazo de presentación de candidaturas, “no hay nada decidido”. “Esperamos que en las horas que quedan hasta que se cierre mañana a las doce el plazo de presentación de candidaturas a ese nuevo y transitorio Consejo de Administración se pueda llegar a un acuerdo con el resto de fuerzas políticas”, ha subrayado.

Por su lado, el secretario de Organización y Programa de Podemos, Pablo Echenique, ha asegurado que no se trata “tanto del nombre de las personas, sino de que se pase página cuanto antes a la época oscura del PP”. Sobre el candidato, ha sostenido que Podemos no tiene “líneas rojas” en sus conversaciones con el PSOE y que sólo pide “que se trate de un profesional del periodismo de contrastada labor, un profesional riguroso y no una persona que hasta hace pocos días estaba en los papeles de Bárcenas”.

Para el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ejerce “como un bucanero que ha asaltado el poder y se está repartiendo el botín con sus socios”, como ha hecho con TVE. “Sánchez se ha cargado la ley que habíamos aprobado en el Congreso y ha llevado un decreto debajo para repartir el poder de TVE con sus socios, aquellos que le han permitido el asalto al poder de España”, según Villegas, que ha criticado “el dedazo y la colocación de gente próxima a él sin atender a los criterios de mérito y capacidad”.

Los candidatos a la presidencia del PP también han tenido palabras sobre la situación en RTVE. Así, Pablo Casado ha dicho que el intento de PSOE y Podemos de “ocupar la televisión pública” es la “crónica de una ocupación anunciada”. María Dolores de Cospedal calificó la entrega a Podemos de la elección de presidente de RTVE -cuando se especulaba todavía con la llegada de Gil- de “golpe a la democracia”. “Dale TVE a Podemos para que la convierta en la Tuerka o en TV3. Los marxistas comunistas lo que saben hacer bien es manipular”, ha opinado Cospedal. Y Soraya Sáenz de Santamaría ha afirmado “Sanchez hace política carcelaria con los independentistas de Bildu y la televisión pública con Pablo Iglesias”. Además, ha reiterado la broma que ya expresó ayer: “Cualquier día vemos a Monedero presentando el ‘Informe semanal'”.

Tramitación acelerada tras el decreto del Gobierno

Este lunes por la mañana ambas Cámaras deberán conocer los nombres propuestos por los grupos parlamentarios: el Senado tendrá que seleccionar cuatro, seis el Congreso. A las 16 horas, arrancará el Pleno en la Cámara Baja. Allí, cada diputado tendrá que escribir en una papeleta un máximo de seis nombres: serán elegidos aquellos que más votos obtengan, siempre y cuando cuenten con el respaldo de dos tercios de la Cámara. El reglamento del Congreso determina que el sistema de elección de nombramientos sea mediante papeletas.

En el caso de no lograr esa mayoría, se realizará un segundo escrutinio pasadas 48 horas de la primera votación (en el que sería el segundo pleno en el Congreso), es decir, el miércoles. Entonces, los candidatos podrán ser designados con una mayoría absoluta si tienen el apoyo de la mitad de los grupos parlamentarios.

Paralelamente, el Senado tendrá su primer pleno extraordinario para la renovación de RTVE el martes por la tarde -esa mañana, los candidatos tendrán que comparecer ante la Comisión de Nombramientos. De no contar los cuatro aspirantes con un respaldo de dos tercios, la Cámara Alta procederá a una segunda votación el jueves por la tarde.

Una vez seleccionados los diez consejeros, el Congreso procederá a nombrar al presidente de la corporación: por dos tercios en una primera votación o mayoría absoluta en segunda ronda pasadas 48 horas. Ambos plenos tendrían que tener lugar entre el viernes y el domingo. A la vista de las complejas negociaciones entre los distintos grupos para proponer a los candidatos, no se espera que las Cámaras se pongan de acuerdo a la primera.

El corto margen de tiempo estipulado por el decreto ha obligado a las Cortes a una tramitación acelerada y que esta tenga lugar en julio, mes inhábil. El decreto aprobado por el Gobierno, que establece un plazo de 15 días naturales para la renovación urgente y temporal de RTVE, incluye además una cláusula de desbloqueo para el caso de que se produzca un bloqueo en el Senado, donde el PP cuenta con mayoría absoluta. Si la Cámara Alta no culmina el nombramiento de sus cuatro consejeros, la tarea recaerá en el Congreso, que tendrá un plazo adicional de diez días para completarla, con lo que el Consejo de Administración no estaría conformado a fecha 8 de julio.

Al margen de la actividad parlamentaria para la designación de los consejeros, el Congreso tendrá que celebrar un último pleno extraordinario para convalidar el decreto del Gobierno antes del 23 de julio. El Gobierno decidió aprobar un decreto ley para renovar a la cúpula de la corporación pública de manera urgente y transitoria ante el vacío de poder entre la salida de José Antonio Sánchez y hasta que se elija por concurso público a su sustituto y un nuevo Consejo de Administración.

La portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá, aseguró que se trata de “una regulación transitoria” que cesará cuando las Cortes apliquen la nueva ley con concurso público. “Queremos que la ley sea desarrollada y tenga cauce”, pero en tanto eso no se hace el decreto viene a solucionar una situación “anómala, excepcional y de emergencia”: “No podemos dejar que nuestra radiotelevisión española, nuestros medios públicos de comunicación se mantengan con un control ideológico y político”, recalcó.

RELACIONADO