Partidos vascos, salvo PP, insisten en defender que se cambie la política penitenciaria

Todos los grupos del arco parlamentario vasco (PNV, EH Bildu, Elkarrekin Podemos y PSE-EE) han insistido hoy en la necesidad de que el Gobierno central implemente cambios en la política penitenciaria que se aplica a los presos de ETA para acabar con la “excepcionalidad” de la dispersión.

Las formaciones han opinado hoy sobre esta cuestión en la tertulia política de Radio Euskadi, después de que ayer la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, descartase que el Ejecutivo vaya a excarcelar presos de ETA o promover progresiones de grado y recalcase que los acercamientos se harán de forma individualizada, progresiva y de acuerdo con la ley.

La parlamentaria socialista Alexia Castelo ha pedido que no se malinterpreten las palabras de Celaa y ha reiterado que el PSE-EE y el PSOE defiende que “hay un nuevo tiempo y que con la misma realidad penitenciaria se puede hacer una nueva política penitenciaria”, al tiempo que ha pedido que no se use esta materia como “arma arrojadiza” entre los partidos.

“Hablamos de itinerarios personalizados y de casos concretos. Lo que quiso decir la portavoz es que esto no se negocia entre gobiernos, sino que es un derecho reconocido a cada preso en función de su situación. Hay que tener en cuenta la voluntad de reinserción y el reconocimiento del daño causado”, ha subrayado.

Desde el PNV, Josune Gorospe ha reiterado que su formación no defiende un tratamiento diferenciado para los presos de la organización terrorista, “sino que se cumpla lo que no se está cumpliendo”.

“Hay que aplicar la ley con una perspectiva humanitaria”, ha apostado Gorospe, quien ha recordado que la norma establece que los reclusos puedan cumplir condena cerca de sus lugares de origen y que los que están enfermos deben tener un tratamiento especial.

Iker Casanova (EH Bildu) ha destacado que ha cambiado “el tono y el discurso” en esta cuestión por parte del Gobierno central con Pedro Sánchez al frente.

Ha reclamado que el acercamiento es “inaplazable” y que hay que levantar la “excepcionalidad” que impide acceder a los presos de ETA a “un tratamiento normalizado” y ha destacado que los presos de la banda terrorista tienen “un nulo riesgo de reincidencia y una clara voluntad de integración en su entorno social”.

Jon Hernández (Elkarrekin Podemos) ha reclamado que los cambios penitenciarios no son “medidas extraordinarias” ni de “impunidad”, sino que están recogidas en la legislación.

Ha instado a PP y a Ciudadanos a que no vuelvan a hacer política con ello y a que dejen de “agitar el espantajo” de presentarlo como “un regalo a una ETA que ya no existe”.

La única voz discrepante ha sido la del popular Carmelo Barrio quien ha reprochado al Gobierno central que dé imagen de “desconcierto” porque “no sabe cómo enfocar este tema”.

“Seguimos defendiendo una política penitenciaria que ha dado frutos”, ha subrayado Barrio, quien ha dicho que la referencia debe ser respetar las demandas de las víctimas del terrorismo.