¿Cuáles podrían ser los próximos rivales de España en el Mundial?

En caso de rebasar los octavos ante Rusia, la selección se enfrentaría al vencedor del Croacia-Dinamarca y en caso de superar los cuartos, esperarían en semifinales Suecia, Suiza, Inglaterra o Colombia

La selección española afronta la fase decisiva del Mundial de Rusia en el lado más ‘fácil’, por llamarlo de alguna forma, del cuadro final sin la presencia de grandes selecciones como Francia, Argentina, Brasil o la imponente Bélgica, a las cuales sólo se enfrentaría en una hipotética final. Sin embargo, en un Mundial que está siendo tan igualado, con Alemania eliminada en un grupo en el que era favorita y con selecciones como Argentina clasificándose con mucho sufrimiento, hablar de facilidades es una temeridad.

El equipo dirigido por Fernando Hierro se enfrenta este domingo (16 horas) a la anfitriona del torneo, un equipo inferior a las cualidades de España, pero con el aval de jugar ante su público y con la intención de seguir haciendo historia después de haber superado la fase inicial.

Rusia, cuyos grandes logros los consiguió con la denominación de la URSS, se ha clasificado para los octavos de final por primera vez desde 1994, algo que intentarán aprovechar a partir de este domingo. El primer duelo sin red será una prueba de fuego para el conjunto entrenado por Stanislav Cherchésov.

Los anfitriones apabullaron a Arabia Saudí en el estreno (5-0) y golearon a Egipto en segunda instancia (3-1); sin embargo cayeron con contundencia ante Uruguay en la última jornada (3-0). Una piedra en el camino de los rusos, que buscarán la ‘sorpresa’ ante una España que no sabe lo que es ganar al conjunto ‘local’ en un Mundial.

La incógnita está en saber si Hierro cambiará el equipo ante Rusia u optará por el mismo que jugó de inicio ante Marruecos, que volvió a enfrentarse a muchas dificultades sobre todo a la hora de replegarse y defender. A esto hay que sumar que De Gea sigue dejando muchísimas dudas en la portería. Así pues, el guardameta podría ser uno de los grandes sacrificados y Kepa podría ocupar su lugar, aunque son muchos los que advierten del peligro de cambiar al portero en octavos de final. Asimismo, Nacho y Koke podrían entrar en el once por Carvajal y Silva respectivamente. El resto del equipo, con Isco a la cabeza, parece innegociable, aunque Iago Aspas también tiene opciones de entrar en el once inicial.

En caso de rebasar los octavos de final, la selección española se enfrentaría al vencedor del Croacia-Dinamarca. En caso de ser los croatas, la empresa será más complicada pues el combinado de Zlatko Dalic está siendo una de las grandes sensaciones del torneo con un Modric espectacular. Si fuesen los daneses sería más sencillo, aunque solo a priori.

Mirando al resto de rondas, España podría encontrarse en semifinales a Suecia, Suiza, Colombia o Inglaterra, un duelo a tener muy en cuenta pues los ‘pross’ -pese a la derrota con Bélgica en la última jornada- ha dejado grandes sensaciones en sus dos primeros encuentros, además de disfrutar de una gran versión de Harry Kane.

Cualquiera de las otras selecciones seguirían siendo inferiores a la triple campeona de Europa, que también debe mejorar sus prestaciones si no quiere agarrarse al pasado o sufrir un revés inesperado. Así pues, la selección española está ante una oportunidad única, respetando a todos los rivales, de volverse a meter en una final del Mundial en la que, ahí sí, se encontraría con un ‘ogro’.

Y es que, España ha evitado -gracias a su primer puesto- medirse a las selecciones más laureadas y con más tradición. Es el caso de Uruguay y Argentina, bicampeonas del mundo, Portugal, vigente campeona de Europa, Brasil -pentacampeona y eterna candidata- y Bélgica, que está llamada a hacer algo grande en esta cita. Probablemente una de esas selecciones esté en la final del próximo 15 de julio.

Europa manda en unos octavos sin africanos

El de Rusia está siendo un Mundial igualado, como decíamos antes, pero llama la atención un dato: 10 de las 16 selecciones clasificadas para la ronda de octavos de final son europeas, en una ronda en la que no habrá africanos por primera vez desde España 1982 y que completa una asiática, una de Norte y Centroamérica y cuatro combinados sudamericanos.

Las selecciones de la UEFA (Unión de Asociaciones Europeas de Fútbol) dominan la presente Copa del Mundo. Fueron 14 las selecciones que arrancaron, contando con la anfitriona, y 10 las que seguirán el camino hacia la final del día 15 en Moscú. Únicamente Serbia, Islandia, Polonia y la vigente campeona Alemania no pasaron el corte.

Las 10 clasificadas europeas son: Rusia, España, Portugal, Francia, Dinamarca, Croacia, Suiza, Suecia, Inglaterra y Bélgica.

Esto provoca que haya tres cruces entre europeos en octavos: España-Rusia, Croacia-Dinamarca y Suecia-Suiza, lo que significa que al menos tres europeos estarán en cuartos. Además, hay asegurado un equipo del ‘Viejo Continente’ en semifinales, pues el vencedor de la eliminatoria entre rusos y españoles se medirá en cuartos al vencedor entre croatas y daneses.

El caso de las africanas también llama la atención. Marruecos, Túnez, Egipto, Senegal y Nigeria no han superado la fase de grupos y dejan a las selecciones de la Confederación Africana de Fútbol (CAF) sin representantes en las eliminatorias de un Mundial por primera vez desde la Copa del Mundo celebrada en España en 1982.

Por su parte, Sudamérica coloca a cuatro de sus cinco selecciones (Uruguay, Brasil, Colombia y Argentina), faltando sólo Perú. Japón salvó el honor de las asiáticas en el último día de la fase de grupos, pues Corea del Sur, Irán, Arabia Saudí y Australia (que compite como miembro de la AFC) no continúan en el torneo; mientras que México es la única superviviente de la Confederación de Norte y Centroamérica (CONCACAF) tras las bajas prestaciones de Panamá y Costa Rica.

Estos resultados revierten la tendencia de los últimos mundiales. En 2010 y 2014 hubo más americanos (sumando Sudamérica y CONCACAF) que europeos. En el Mundial de Sudáfrica y de Brasil hubo solo seis clasificados europeos en octavos de final. Una vez ha vuelto el Mundial a terreno europeo, esa cifra se ha aumentado casi el doble.