La campaña de imagen de Pedro Sánchez: de las gafas de sol a sus determinantes manos

Iván Redondo, jefe de Gabinete del presidente, quiere convertirle en un nuevo Obama, pero con lo que no ha contado es con los usuarios de Twitter, que han hecho de su estrategia un gran meme

El equipo del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tiene claro el papel que juegan la imagen y el marketing hoy en día en política y desde el momento en el que el socialista se convirtió en el jefe del Ejecutivo trabaja para convertirle en un Barack Obama a la española. Con lo que quizás no habían contado en La Moncloa es que en España somos los reyes europeos de los ‘memes’ y los últimos movimientos para convertir a Sánchez en un político 3.0 han convertido algo a priori beneficioso para los intereses socialistas en una campaña que genera más risas que admiración. El último tuit de la cuenta oficial del Gobierno, en el que muestra las manos de Sánchez asociadas a su ‘determinación’ al frente del país, han vuelto a remover la coctelera y el resultado es un brebaje que mezcla la incredulidad con las risas y el cachondeo.

Primero fue el vídeo de Sánchez corriendo en pantalón corto y jugando con su perra Turca por su nueva residencia y luego fue la imagen del presidente en el avión Falcon con las gafas de sol en una instantánea que fue comparada con las que el gabinete de Obama subía a las redes y que a su vez estaban inspiradas en las de John F. Kennedy.

Ese tipo de campañas, impulsadas por el jefe de Gabinete del presidente del Gobierno, Iván Redondo, uno de los artífices de su resurgir, ha producido urticaria en la oposición, sobre todo, en el PP. El portavoz de esta formación en el Congreso, Rafael Hernando, criticó hace unos días las fotos de Sánchez corriendo “en pantaloncito” y este martes el portavoz popular en el Ayuntamiento de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, le llamó “hortera de medio pelo”. 

El caso es que si ya las fotos de Sánchez en el avión generaron innumerables memes, el nuevo tuit de La Moncloa, ha provocado más o menos lo mismo. En el mensaje, publicado en Twitter, se ven cuatro imágenes de las manos del presidente gesticulando y “evaluando sus recientes encuentros con líderes europeos”, el último con la canciller alemana Angela Merkel.

Y las respuestas de los usuarios, muchos de ellos socialistas (porque las bromas y los ‘memes’ no entienden de ideologías) no se han hecho esperar. La mayoría se muestra más partidario de mofarse del presidente que de alabar su nueva estrategia de comunicación, que pocos apoyos ha encontrado. Y el primero en criticar ha sido, de nuevo, el PP.

¿Seguirá La Moncloa por esta línea de ‘postureo’ o cambiará sus publicaciones visto el resultado?