El Supremo confirma el procesamiento por rebelión de Puigdemont y la cúpula del ‘procés’

La sala de apelaciones del Tribunal Supremo ha decidido confirmar el procesamiento por delitos de rebelión, desobediencia y malversación de caudales públicos de la cúpula del procés independentista. Los tres magistrados rechazan los recursos interpuestos por una quincena de imputados contra el auto de procesamiento que el juez Pablo Llarena dictó el pasado 21 de marzo y hacen firme la acusación por rebelión, entre otros, contra Carles Puigdemont, Oriol Junqueras, Jordi Turull, Josep Rull, Jordi Sánchez, Raül Romeva y Carme Forcadell. La decisión abre la puerta a la suspensión de los diputados que están en prisión preventiva o fuera del país, como es el caso del 'expresident'.

En su auto, la sala afirma que los indicios disponibles en este momento procesal permiten considerar que la calificación de un delito de rebelión es “suficientemente razonable” como para no descartarla de modo absoluto.  Básicamente, los magistrados inciden en los argumentos defendidos reiteradamente por el instructor, es decir que durante el ‘procés’ hubo actos de violencia encaminados a conseguir celebrar un referéndum, prohibido por el Tribunal Constitucional pero que, según el plan conformado, era un elemento previo e imprescindible para proceder finalmente a la declaración unilateral de independencia. La ejecución de esos actos fue asumida y alentada, directa o indirectamente, por los autores del plan que, ante la imposibilidad de una negociación orientada a ese objetivo, planearon la movilización popular y el enfrentamiento físico con los agentes representantes del Estado como la forma de obligar a éste a claudicar y aceptar la declaración y el hecho mismo de la independencia.

Tras reconocer que el término “rebelión” evoca los pronunciamientos militares, ejecutados ordinariamente con armas, recuerda que el actual artículo 472 del Código Penal exige la violencia (alzamiento público y violento) pero no necesariamente el empleo de armas, pues el mero hecho de que los autores hayan llegado a esgrimirlas sin utilizarlas, constituye un elemento de agravación de la conducta descrita en el tipo básico, elemento que aparece expresamente contemplado en el artículo 473. “Así pues, aunque la violencia debe estar necesariamente presente, cabe una rebelión sin armas. No se opone a ello la existencia en el Código Penal de preceptos relativos al delito de rebelión cuando se cometa con armas, pues no suponen otra cosa que previsiones legales para los casos más graves”, subraya la Sala en respuesta a Jordi Cuixart que se refería en su recurso como ejemplos de rebelión a los alzamientos militares de 1936 y de 1981.

La Sala indica que “no es descabellado sostener en este momento procesal que existe un alzamiento cuando las autoridades legítimas de una Comunidad Autónoma, integrada como parte de España, deciden desde el ejercicio del poder derogar de hecho las Constitución, el Estatuto que garantiza y regula su amplísimo autogobierno y el resto del ordenamiento jurídico que se oponga a sus designios, sustituyendo todas esas normas por otras emanadas de sus propios órganos legislativos, negando con todo ello la autoridad del Estado y constituyéndose en un poder político absolutamente autónomo, utilizando de forma torticera un poder que les fue conferido con otras y muy diferentes finalidades”. La Sala explica que es claro que esta clase de conducta no es exactamente igual en su configuración al clásico pronunciamiento militar, pero esa falta de similitud formal no impide la posibilidad de considerarla correctamente subsumible en el precepto correspondiente de la rebelión.

Por otro lado, añade que existen indicios suficientes de que existieron actos de violencia al menos en los días 20 de septiembre y 1 de octubre, aunque no fueron los únicos. La violencia –precisa el tribunal- se ejerció sobre las personas, como resulta del número de heridos, y sobre las cosas”. Y la finalidad de todos esos actos no era otra que la DUI: los del 20 de septiembre en cuanto que pretendían impedir la incautación de las urnas y de otro material electoral, y los del día 1 de octubre en cuanto que trataban de evitar la acción policial ordenada para evitar la celebración de la votación. La Sala explica que los ciudadanos pueden manifestarse en defensa de un determinado proyecto político en ejercicio de su libertad de expresión pero no pueden alzarse pública y tumultuariamente con la finalidad de impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales la aplicación de las leyes porque en esos casos su conducta puede ser constitutiva de un delito de sedición.

El tribunal concluye que si los procesados pueden finalmente ser vinculados a esos actos de violencia sobre la base de que previeron los mismos y los aceptaron, e incluso incitaron a su comisión con sus mensajes llamando a la participación, pese a que sabían que el Estado se opondría físicamente a la votación, todo ello para conseguir el objetivo final de la declaración de independencia, es una cuestión que ahora puede ser aceptada indiciariamente y cuya resolución final precisará de la práctica de auténticas pruebas en el juicio. Por todo ello, la Sala considera que los hechos encajan en el delito de rebelión o en su defecto, en algunos de los casos, de sedición aunque el bien jurídico protegido en ambos delitos sea distinto. El primero está incluido entre los delitos contra la Constitución y el segundo lo está entre los delitos contra el orden público, de manera que las finalidades de la acción de alzamiento público contempladas en la rebelión no son precisas en el delito de sedición.

La banalización del ‘procés’ y la supuesta persecución política

Por cierto que la sala también comenta uno de los argumentos utilizados por los recurrentes: que los hechos investigados no eran otra cosa que la defensa de un proyecto político mediante una actitud ciudadana festiva y pacífica. “Parece insistirse así -dice el auto- en una cierta banalización de lo ocurrido, de forma que destacando su escasa trascendencia penal se intenta resaltar al mismo tiempo la desproporción de las consecuencias. (…) En la misma línea de razonamiento, se dice que, en consecuencia, la violencia ilegítima se existió fue causada por el Estado contra ciudadanos que pacíficamente acudían a votar”.

En contra de esas pretensiones, la sala cree que los hechos “presentan una inusitada gravedad en un sistema democrático, por lo que no resulta extraño ni desproporcionado que las consecuencias originadas por los hechos cometidos también alcancen un grado superior de importancia. Y si, además, se trata de conductas que, en una valoración razonada aunque provisional, presentan caracteres de delitos muy graves, la aplicación de la ley penal no puede quedar aparcada con la excusa de que también se pretendía alcanzar objetivos de tipo político”.

Frente al argumento de los recurrentes de que únicamente pretendían ejercer el derecho democrático al voto, la Sala argumenta que en el ámbito de las democracias desarrolladas ese derecho no se puede ejercer en cualquier momento, de cualquier manera o sobre cualquier aspecto, cuando un grupo de ciudadanos lo desee y que en España el sistema incluso es extremadamente generoso: “ España es una democracia perfectamente homologada dentro de la Unión Europea, con una Constitución muy asentada y de observancia y aplicación normalizada. Incluso, puede decirse, es un sistema extremadamente generoso, en tanto que permite la presencia y actuación en su seno de quienes pretenden abolirlo, en pie de igualdad con quienes lo defienden”.

El auto explica que los ciudadanos de Cataluña, al igual que los del resto de España ejercen su derecho al voto en elecciones libres en el tiempo marcado por la Constitución y las leyes. Esas leyes, añade la Sala, garantizan los derechos de las minorías y pueden ser modificadas siguiendo los cauces establecidos, pero por el contrario, “un grupo de ciudadanos más o menos mayoritario, aunque sea numeroso, no puede dejarlas sin efecto acudiendo a vías de hecho o fuera de las vías legales. En esas circunstancias no se justifica el asalto a la ley y su derogación acudiendo a vías de hecho.

En definitiva, la Sala reitera que en la presente causa no se persigue a quienes defienden un proyecto político, lo cual es legítimo dentro de nuestro sistema constitucional, “sino a quienes para conseguir sus objetivos han acudido a actos de violencia, que, aunque realizados por terceros, habían sido incitados directa o indirectamente y asumidos por ellos”.

Los delitos de malversación y desobediencia

En relación con el delito de malversación, los recurrentes alegaban indefensión por el hecho de que el juez instructor ampliara hechos constitutivos de este delito en el auto en el que rechazaba los recursos de reforma al procesamiento. La Sala rechaza que exista indefensión puesto que no se trata de hechos nuevos sino “precisiones fácticas del mismo hecho”, relativas a haber utilizado fondos públicos para la satisfacción de los gastos originados por las actividades ilegales relacionadas con la celebración del referéndum del 1 de octubre. En este sentido, el tribunal reitera que la instrucción continúa después del auto de procesamiento, por lo que pueden aparecer nuevos datos, sin que ello suponga indefensión para los procesados, “siempre que no impliquen la introducción de hechos que pudieran constituir un nuevo delito diferente de los ya imputados”.

Descartada la indefensión, el tribunal concluye que desde la óptica del auto de procesamiento que exige indicios racionales de carácter provisional, en los hechos investigados “ se organizó un sistema de engaño que, bajo la apariencia de partidas presupuestarias correctamente ejecutadas, ocultaba el destino de cantidades a otros fines relacionados con la celebración del referéndum, lo cual resulta suficiente a los efectos de considerar la existencia de los indicios racionales de criminalidad que exige el procesamiento”.

En lo que se refiere a los delitos de desobediencia, algunos de los recurrentes habían alegado que se acogieron al Reglamento del Parlament y que su actuación está protegida por la inviolabilidad parlamentaria.

La Sala se remite a los argumentos que ya ha venido esgrimiendo en autos anteriores, pero considera importante recordar que los actos de desobediencia por los que han resultado procesados los miembros del Parlament no son hechos aislados , “ no se han producido en una ocasión aislada respecto de una concreta resolución, sino que, al menos desde noviembre de 2015, las resoluciones del Tribunal Constitucional, que fueron oportunamente notificadas a los obligados por ellas, fueron sistemáticamente ignoradas, y por ello incumplidas, por los procesados, que actuaban como integrantes del gobierno o de la mesa del Parlamento de la Comunidad Autónoma”.

En el caso de uno de los procesados por este delito, Josep Nuet, la Sala mantiene su procesamiento en los términos en que quedaron rectificados por el juez instructor al resolver su recurso de reforma.

RELACIONADO