Cifuentes planta a la juez alegando problemas médicos para no declarar por su máster

La expresidenta de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes no ha acudido hoy a declarar como investigada en el caso del máster alegando una enfermedad, por lo que la jueza que investiga esa causa ha decidido enviar un médico a su casa para verificar si es cierto. Cifuentes estaba citada a las nueve de la mañana, hora a la que había una enorme expectación ante los juzgados de la Plaza de Castilla. De producirse, hubiera sido la primera aparición pública de la expresidenta desde su dimisión, el pasado 25 de abril.

El médico forense enviado por la juez al domicilio de Cifuentes ha corroborado que padece fuertes migrañas. El facultativo, tras practicar la diligencia, se ha dirigido a los Juzgados de Plaza de Castilla para dar traslado a la magistrada del resultado del examen médico.

La titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, Carmen Rodríguez-Medel, tiene que tomar declaración a Cifuentes acusada de un delito de falsificación documental y otro de cohecho impropio en el marco del caso que estudia presuntas irregularidades en el máster de Derecho Autonómico de la Universidad Rey Juan Carlos. Estos delitos, además de pena de cárcel, llevan aparejada la inhabilitación especial para cargo o empleo público o al menos la suspensión.

La causa se inició a partir de las supuestas irregularidades detectadas en el máster de Derecho Autonómico que cursó en la Universidad Rey Juan Carlos, si bien la instrucción ha ido revelando nuevas anomalías que han ampliado la investigación con tres piezas separadas al margen de la principal. La expresidenta, que renunció al uso de su máster, atribuye todas las irregularidades a la universidad y defiende que obtuvo el título legalmente porque cumplió con todo lo que le pidió el centro y todo lo que exigía la ley.

La enfermedad de Cifuentes ha pillado por sorpresa a toda la Sala, pero especialmente a la magistrada, que la ha recibido visiblemente enfadada y con gesto serio. De hecho, nada hacia sospechar el problema médico de la expresidenta toda vez que su atención estaba puesta en la decisión de la jueza sobre la petición de la expresidenta de la Comunidad de Madrid de remitir la causa al Supremo y, con ello, suspender la declaración que tenía que prestar este martes como investigada.

Fue el pasado viernes cuando la defensa de Cristina Cifuentes presentó la declinatoria para suspender esa declaración al entender que debía ser el Supremo quien investigase los hechos por haber un aforado afectado, el diputado del PP Pablo Casado. No obstante, la jueza rechazó ayer en un auto las premisas expuestas por Cifuentes para trasladar la causa al no existir ningún aforado investigado -Casado no está imputado- y no haber enviado una exposición razonada al alto tribunal, dado que antes hay diligencias pendientes que practicar antes de decidir sobre esta cuestión.

RELACIONADO