Macron y Sánchez proponen crear centros de desembarco de inmigrantes en ‘suelo europeo’

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha recibido hoy en el Palacio del Elíseo al jefe del Gobierno español, Pedro Sánchez, con quien han mantenido una reunión en la que han acordado proponer a sus socios europeos la creación de centros de desembarco "en suelo europeo" desde donde se gestione la situación de los inmigrantes y se les reparta a los países de Europa.

GRAF6036. PARÍS, 23/06/2018.- El jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, estrenó hoy su agenda en el exterior con una reunión en París con el presidente francés, Emmanuel Macron, con la que pretende afianzar la búsqueda de un eje preferente junto a Francia y Alemania para hacer frente a retos de la UE como el de la inmigración.

Sánchez llegó al Elíseo poco antes de las 13.15 horas (11.15 GMT) y Macron le recibió al pie del vehículo en el que se desplazó, ambos se saludaron estrechando sus manos y posaron sonrientes para los informadores gráficos. Con este encuentro el presidente del Gobierno español estrena su agenda en el exterior tras asumir el cargo al triunfar la moción de censura presentada contra el anterior jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy.

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha sido el encargado de anunciar que van a proponer a sus socios europeos la creación de centros de desembarco “en suelo europeo” desde donde se gestione la situación de los inmigrantes y se les reparta a los países de Europa.

“Necesitamos un camino claro de solidaridad, no tratar caso por caso”, declaró Macron en París, al término de un almuerzo en el Palacio del Elíseo con el presidente del Gobierno español, el socialista Pedro Sánchez.

El presidente francés explicó que su propuesta, abordada ya con la canciller alemana, Angela Merkel, consiste en crear “centros cerrados en suelo europeo”, en los que se tratarían los expedientes de los demandantes de asilo para agilizar los trámites y para devolver a sus países a aquellos que no gocen de ese derecho.

En la conferencia de prensa conjunta que ofrecieron Macron y Sánchez, el presidente del Gobierno español se refirió también a la situación del barco Lifeline, que está en el mar desde hace más de dos días con cerca de 230 migrantes a bordo,a la espera de que algún país le autorice a atracar en un puerto seguro, ante la negativa de Italia y Malta.

“Apoyamos, por supuesto y como no puede ser de otra manera, la propuesta que hacemos conjunta de Francia y España a Italia para resolver” la situación de este buque, dijo el jefe de Gobierno español.

En relación con los centros de desembarco para inmigrantes, Macron explicó que su propuesta, abordada ya con la canciller alemana, Angela Merkel, consiste en crear “centros cerrados en suelo europeo”, en los que se tratarían los expedientes de los demandantes de asilo para agilizar los trámites y para devolver a sus países a aquellos que no gocen de ese derecho.

“Lo que discutimos mañana (en Bruselas) es que, en primer lugar, el desembarco debe respetar el principio humanitario de socorro”, detalló Macron, quien dijo que su propuesta es diferente a la del presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, favorable a crear “plataformas” en los países africanos de origen y de tránsito.

Según detalló el mandatario francés, la iniciativa que consensuó con Merkel son centros que se basan en lo recomendado por la ONU y bajo la máxima de que “lo más cercano es lo más seguro” para el desembarco de los inmigrantes. “Es una solución de cooperación que respeta el derecho”, apreció Macron, quien alertó a no ceder a la “hipersimplificación y a la manipulación”, en alusión a los populistas que gobiernan varios países.

“Es cierto que hay escepticismo, pero la clave en Europa es que haya eficacia y humanidad al mismo tiempo”, agregó el mandatario, quien reconoció los fallos del actual sistema de asilo europeo de Dublín.

Macron juzgó que el mal que se cierne en Europa es una “crisis política” de la que se han aprovechado los populismos y los extremismos y aseguró que “cerrar fronteras” no es la solución.

“Un país como Italia no ha tenido la misma presión migratoria que el año anterior. Las llegadas han disminuido más de un 80 % por la cooperación con Libia”, indicó.

El presidente francés puso como ejemplo a España en la gestión de la crisis de los cayucos en la década pasada, cuando Madrid logró un acuerdo migratorio “muy pragmático” con Senegal de “respeto mutuo”.

Por su parte, el presidente del Gobierno ha reclamado “reforzar desde la Unión Europea el diálogo, necesario e inevitable, con los países de tránsito y de origen” de la inmigración.

Además ha anunciado que esta reunión con su homólogo se repetirá en Madrid, en el Palacio de La Moncloa el próximo 26 de julio.