Mario Vargas Llosa recibe el alta tras su golpe en la cadera

El escritor ha mejorado notablemente y ha vuelto a su casa de Puerto de Hierro donde permanecerá en reposo por recomendación médica

Mario Vargas Llosa ha recibido el alta hospitalaria después de pasar la noche en observación en la clínica Ruber Juan Bravo. El literato acudió al hospital tras sufrir una caída en el domicilio de Isabel Preysler la madrugada del pasado jueves.

El desplome le provocó un intenso dolor en la zona del glúteo y la cadera, tal y como comunicó oficialmente el centro médico: “Estudios de imagen, radiología simple y TAC, no apreciándose fractura ósea pero sí un importante hematoma en la región glútea y leve traumatismo craneoencefálico, sin apreciarse otras lesiones”.

El pequeño percance se produjo justo a la vuelta del Nobel con Isabel a la isla de La Palma, donde visitaron el Observatorio del Roque de Los Muchachos.

Afortunadamente, el escritor ha mejorado notablemente y ha vuelto a su casa de Puerto de Hierro donde permanecerá en reposo por recomendación médica.

Vargas Llosa e Isabel han salido de la Ruber de Juan Bravo en coche y sin atender a la prensa, siendo casi imposible captar una imagen de los dos juntos abandonando el hospital.