Cospedal y Santamaría se enfrentarán por el liderazgo del PP tras presentar sus candidaturas

María Dolores de Cospedal ha presentado su candidatura a presidir el PP ante la junta directiva castellano-manchega, un par de horas después de que su gran rival, la exvicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, anunciara la suya. Ambas han dado el paso después de que el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, el favorito para amplios sectores del partido, se cayera de la carrera. Feijóo dijo este lunes que ponía por encima de todo los intereses de Galicia. Cospedal ha hecho una larga intervención para explicar los motivos por los que prioriza los intereses de su partido. Santamaría ha hablado en la calle, ante el Congreso, al carecer de cargo orgánico aparte de ser diputada electa.

“He dado la cara y siempre la daré. Me la han partido unas cuantas veces, como bien sabéis. Pero siempre me he vuelto a levantar y lo seguiré haciendo”, ha proclamado la actual secretaria general del PP en lo que se podría interpretar como una alusión al paso atrás dado por Feijóo, horas después de que el dirigente ‘popular’ diera la espantada después de años de ser visto como el delfín de Rajoy, su sucesor natural para garantizar la unidad del partido. Cospedal ha hecho hincapié en que “por encima de cualquier instinto de autoprotección siempre ha estado mi partido. La honorabilidad de este proyecto que hoy considero más importante que nunca”.

Ese concepto, el de que el partido es su principal preocupación, ha sido manejado por la secretaria general durante todo su discurso en un claro mensaje a la militancia, seguramente desencantada tras la pérdida del Gobierno por la moción de censura socialista contra Mariano Rajoy y la posterior dimisión del que ha sido su líder durante los últimos quince años, desde que en 2003 lo nombró a dedo José María Aznar. Esta vez, el ‘dedazo’ no intervendrá en el proceso de sucesión, que se llevará a cabo a través de unas primarias mixtas, primero con el voto de los militantes y luego con el de los compromisarios que participarán en el congreso extraordinario convocado para el mes de julio. “Desde el momento mismo que supe la decisión de Rajoy -ha explicado Cospedal- me he planteado cuál debería de ser mi determinación para el momento venidero y sobre todo sobre qué fundamentos debería adoptarla. La decisión sólo podría estar basada en la convicción de lo que es mejor para mi partido. Lo primero, el qué hacer, he querido que estuviera despojado de cualquier pretensión personalista”.

Cospedal, por cierto, ha hecho suyo el discurso que más adeptos tiene en las filas ‘populares’, el de negar legitimidad al Gobierno de Pedro Sánchez por no haber ganado en las urnas olvidando que su victoria ha sido parlamentaria, una fórmula reconocida en nuestra Constitución, tras reunir una mayoría suficiente para derrotar a Rajoy que representa a doce millones de españoles. La candidata a la sucesión de Rajoy ha desdeñado el procedimiento al repasar los acontecimientos que han llevado al partido a la situación actual. Y ha vuelto a hacerlo más adelante cuando ha recordado cómo la alianza entre el PSOE y Podemos la privó a ella en 2015 del Gobierno de Castilla-La Mancha. “Pactos de perdedores”, ha llamado a ese acuerdo y al que hace veinte días llevó a Sánchez a la Moncloa.

Cospedal ha tirado de currículum para argumentar los méritos que, según ha subrayado, la legitiman para liderar el PP. Y en ese relato, ha destacado su actuación frente a Luis Bárcenas, a quien se ha referido sin nombrarlo cuando ha recordado cómo se ha enfrentado “a individuos que ensuciaron las siglas de nuestro partido”. Esos individuos que, según ha dicho, “nos robaron a todos, que robaron al propio partido, están hoy donde tienen que estar”.

“Me presento para ganar, para ganar y para ganar”, ha proclamado la dirigente ‘popular’ en referencia a las próximas citas electorales: municipales y autonómicas, europeas y generales. “Quiero ser la primer mujer que lidere el Partido Popular y quiero ser la primer mujer que presida el Gobierno de España”, ha asegurado. En alusión a Soraya Sáenz de Santamaría, su gran rival que también ha confirmado su candidatura, ha asegurado que su proyecto es integrador porque “una decisión así no se toma a la contra ni contra nadie” ya que “sería muy mezquino”. Lo cierto es que la eterna batalla entre Cospedal y Santamaría se traslada desde este martes a la pugna por la presidencia del PP, que no pocos temen que se convierta en un duro enfrentamiento en contra de ese candidato único de consenso en el que tenían puestas sus esperanzas.

En la actualidad, Cospedal es secretaria general del PP a nivel nacional y hace unos días, tras anunciar Mariano Rajoy su dimisión como presidente del partido, admitía que tenía que tomar una decisión sobre su futuro y que se lo tenía que pensar, aunque visitará mañana Toledo sin haber desvelado aún si presentará su candidatura.

Santamaría también hace hincapié en la defensa del partido

Soraya Sáenz de Santamaría, por su parte, ha asegurado que presenta su candidatura para liderar el PP con un proyecto “abierto” y que lo hace con “energía, entrega y determinación” en un momento “muy importante para el Partido Popular y para España”. “Soy una militante más y me presento a ofrecer lo que creo que quieren muchos militantes: unidad, responsabilidad e integridad. Y lo hago con toda humildad y con toda generosidad”, ha declarado a los periodistas en la puerta de los Leones del Congreso de los Diputados. Además, Sáenz de Santamaría ha subrayado que se presenta porque cree que España “necesita un PP unido y fuerte”. “Nos presentamos con el aval de lo que hemos hecho y creo que podemos estar orgullosos de ello, pero ese aval tiene que ser nuestra puerta para el futuro, un futuro con ánimo, entusiasmo y optimismo”, ha aseverado.

La exnúmero dos’ del Gobierno, la mujer más poderosa de España’ hasta hace unos días, ha señalado que es el momento de “dar un paso más” en esa oportunidad de la “igualdad real” y, de hecho ha dicho que se presenta para presidir el PP y también aspirar a presidir el Gobierno de España. “Cuento con todos en mi partido y quiero que todos sepan que pueden contar conmigo”, ha manifestado.

Santamaría, que presentará este miércoles sus avales ante la comisión organizadora del congreso extraordinario de julio, ha asegurado en una charla informal con los periodistas que ha intentado hablar con los otros candidatos (son seis lo que han anunciado que competirán) para informarles del paso que iba a dar. También ha intentado localizar a María Dolores de Cospedal, en calidad de secretaria general del PP, pero no ha podido localizarla y volverá a hacerlo esta tarde , según ha puntualizado. Además, ha dicho que espera ‘fair play’ en la campaña electoral interna que se desarrollará durante las próximas dos semanas.

“Lo que es importante es que todos trabajemos para esa unidad desde el respeto y la máxima cooperación. Somos compañeros y como compañeros espero que nos tratemos”, ha dicho, para agregar: “Creo que hay algo que nos une a todos, el amor a nuestro partido y el amor a España”. A su entender, hay que escuchar a los militantes porque son el “presente y el futuro” del PP y “acertarán” si los escuchan. “Ahora, que los militantes decidan”, ha exclamado. Los afiliados tienen que inscribirse previamente para poder votar y estar al corriente de pago. Esa votación se producirá el día 5 de julio en asambleas celebradas en toda España.

La exvicepresidenta ha señalado que se presenta porque cree en el PP “con tanta o más ilusión” que el día que se afilió a la formación. “En el PP siempre hemos acertado cuando hemos trabajado en positivo y nos hemos abierto a la sociedad”, ha destacado, para recalcar que presenta un proyecto “abierto y en positivo” que tiene que construirse “dialogando, cooperando e integrando”. En este sentido, ha dicho que en el PP “todos” se tienen que sentir “compañeros” de este proyecto porque a todos les unen “servir a España”. También ha dicho que da este paso porque cree “en la libertad” y “un hombre y una mujer libres pueden llegar donde quieran”. “Y quiero hacerlo de la mano del PP, de mi partido”, ha apostillado, para subrayar el “orgullo” de pertenecer a esta formación.

Santamaría ha resaltado que ella “sabe” lo que es esta el Gobierno pero también en la oposición. “Si hacemos una buena oposición volveremos ya al Gobierno. Creamos en ello porque somos un partido fuerte y con vocación mayoritaria, un partido que sabe gobernar pero también que tiene grandes ideas para España”, ha afirmado. Preguntada si ha dado este paso por la renuncia de Alberto Núñez Feijóo, ha indicado que “siempre” ha respetado “muchísimo” al presidente de la Xunta y que cada uno tiene “sus tiempos y sus reflexiones”. “He respetado su decisión y he tomado la mía”,
ha declarado ante el Congreso.

 Compromiso de juego limpio entre dos eternas rivales

Después, en declaraciones en Telecinco, Santamaría ha explicado que el PP tiene un sistema democrático para elegir a su líder y ha rechazado que se pueda hablar de una guerra sino de una “sana competición”. Según ha añadido, su intención es “sumar y construir en positivo”. Al ser preguntada si cree que habrá juego limpio en esta carrera sucesoria, ha dicho que ella lo va a hacer porque son “compañeros” y han trabajado “juntos” en momentos “muy difíciles”. “Hay que seguir trabajando y hacerlo con mucha limpieza, mucha apertura y mucho diálogo”, ha señalado.

Santamaría no ha querido desvelar qué apoyos tiene en este momento para presidir el PP –mañana presentará sus avales en Génova– y ha dicho que estos días ha recibido “muchas llamadas de aliento” pidiéndole que dé el paso porque sería también, ha proseguido, “una buena candidata a la Presidencia del Gobierno”. En cuanto a si se ve debatiendo con los otros candidatos a presidir el PP, ha dicho que a ella no le ha “importado nunca debatir” y que ha ido a “muchos” a lo largo de su vida política. Según ha agregado, esa decisión depende ahora de la comisión organizadora del congreso del partido.

Preguntada por los casos de corrupción que han afectado al PP, Sáenz de Santamaría ha asegurado que en la vida uno tiene que ser “íntegro” en sus comportamientos. “Creo que ésa es una etapa de nuestro partido en la que hemos asumido responsabilidad y lo hemos hecho con amplitud”, ha aseverado. Dicho esto, ha solicitado “respeto” a la hora de “imputar corrupciones alegremente” a los demás sin mirarse a ellos mismos.

Santamaría ha señalado que llamó en primer lugar a Mariano Rajoy para comunicarle que iba a presentar su candidatura pero que no le dio “ningún consejo”. Según ha añadido, el presidente del PP ya expuso ante la Junta Directiva cuál sería su posición ante esta proceso sucesorio.

Hasta el momento son seis los candidatos confirmados a suceder a Rajoy al frente del PP. La lista, por orden de presentación de las candidaturas es la siguiente: el secretario ejecutivo de Relaciones Internacionales, José Ramón García-Hernández; el vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado; el exministro de Asuntos Exteriores José Manuel García-Margallo, el expresidente de Nuevas Generaciones de la Comunidad Valenciana José Luis Bayo, la exvicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría y la secretaria general, María Dolores de Cospedal.

RELACIONADO