Francia y Alemania acuerdan reforzar el control policial en las fronteras europeas

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron, han anunciado este martes una propuesta conjunta para afrontar la crisis migratoria que incluye reforzar las fronteras exteriores de la UE e impedir que los inmigrantes puedan pedir asilo en distintos países, sino solamente en el Estado de entrada.

La canciller alemana presentó este plan común en una comparecencia conjunta con el presidente francés en Meseberg, a las afueras de Berlín, en una sesión conjunta de ambos ejecutivos para preparar la cumbre de líderes europeos de final de mes, donde la crisis migratoria es uno de los principales temas en la agenda.

Merkel expresó su voluntad de apoyar la propuesta de la Comisión Europea y de Austria para reforzar la agencia comunitaria de protección fronteriza, Frontexcon la incorporación de 10.000 agentes policiales y de impedir lo que se denomina la “migración secundaria” entre países del bloque en busca del lugar más conveniente para pedir protección legal mientras se avanza hacia una estandarización de los criterios de asilo.

El presidente francés, por su parte, abogó por definir una “respuesta europea” ante el “desafío de la inmigración” y pidió que sea “coordinada”, tras celebrar la reunión con Merkel.

“Estamos decididos a actuar de una manera europea y coordinada con los Estados que tienen con nosotros asuntos en común”, agregó el presidente galo en alusión a la situación creada por la llegada masiva de inmigrantes al territorio de la Unión Europea.

Macron urgió a mejorar “la protección de las fronteras europeas” y apoyó la propuesta de aumentar el número de efectivos del Frontex con el fin de lograr, dijo, una “verdadera política de fronteras europeas”.

La jefa del Gobierno alemán subrayó que “no se puede elegir el país” de la UE en el que se pide asilo y que debe ser el Estado de entrada el responsable de gestionar esta demanda, incluyendo en la propuesta franco-alemana una reivindicación de sus aliados en el Ejecutivo de Berlín, los conservadores bávaros de la Unión Socialcristiana (CSU).

Además, subrayó que se ha de ofrecer un “mayor apoyo” a los países que sufren de una forma más intensa la presión migratoria, en una clara referencia a los países del sur de la UE tras reunirse ayer por la tarde con el primer ministro italiano, Guiseppe Conte.

Se precisa una “mayor solidaridad” entre los Estados de la UE, agregó Merkel, quien dijo que en la postura franco-alemana se incluyen las demandas italianas.

La canciller hizo también hincapié en que para luchar contra los flujos migratorios se ha de “luchar primero” contra las causas, tanto “trabajando por la paz” en países como Siria y Ucrania, como en “cooperación al desarrollo en África”, cuestiones en las que los países de la UE pueden coordinarse mejor “con el objetivo de dar una respuesta europea”.

RELACIONADO