El Vall d’Hebron tratará linfomas agresivos con células modificadas genéticamente

El Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO) será el primer centro español que aplicará células CAR (linfocitos modificados genéticamente) a pacientes clínicamente seleccionados afectados de linfomas agresivos tipo B que no responden a otras terapias. El tratamiento con células CAR forma parte de un ensayo clínico internacional desarrollado en 16 centros de 10 países europeos y de Japón, ha informado el VHIO en una nota de prensa.

En este momento, el ensayo clínico se encuentra en fase II que ha demostrado en fases previas una alta eficacia en pacientes con linfomas recaídos y refractarios, todo ello con pocos efectos secundarios, según el VHIO.

El nuevo tratamiento está orientado a pacientes afectados de linfoma difuso de células grandes B, que es uno de los subtipos más frecuentes de linfoma y supone aproximadamente un 30% del total de ellos, ha informado el VHIO.

La primera opción de tratamiento en este tipo de linfomas sigue siendo la inmunoquimioterapia con fármacos quimioterápicos además de anticuerpos monoclonales, y cuando estos tratamientos dejan de ser efectivos se recurre al trasplante de células madre de médula ósea, bien sea del mismo paciente o de donante compatible, ya en fases más avanzadas.

Sin embargo, hay un grupo de pacientes en los que la enfermedad no responde a estos tratamientos, y son casos llamados recaídos o refractarios, han detallado las mismas fuentes.

El doctor Pere Barba, que es el investigador principal del ensayo clínico en el VHIO, ha explicado que “suele tratarse de pacientes con linfomas muy agresivos que no responden a los tratamientos disponibles, y estos son los candidatos para esta nueva terapia con células CAR”. Según Pere Barba, “nuestra estimación es que una vez avanzado el estudio, un 25 % de los pacientes con linfoma agresivo B difuso de células grandes se puedan beneficiar de esta terapia”, ha afirmado.

Las células CAR son linfocitos del propio paciente modificados genéticamente para que incorporen un receptor que les permita reconocer el antígeno del tumor (linfoma).

De esta manera los linfocitos del propio paciente modificados y, por lo tanto, su propio sistema inmunitario, son los que reconocen las células tumorales y las atacan, actuando contra la enfermedad. Así pues, se trata de un tratamiento de inmunoterapia altamente complejo, a la vez que efectivo, ya que su efecto supera al de otras terapias en aquellos linfomas que ya no responden a los tratamientos convencionales.

Según Barba, “a pesar de que todavía no hay datos a largo plazo, ya hay resultados previos de este tratamiento con células CAR que se apuntan como muy efectivos, con un 80% de respuestas y un 40 % de supervivencia a largo plazo sin recidiva, muy superior a los tratamientos actuales”.

Los resultados obtenidos hasta el momento “proceden de datos preliminares de las fases anteriores de este mismo ensayo y de datos procedentes de los Estados Unidos, donde existen dos terapias con células CAR ya aprobadas para el tratamiento de linfomas”.

El VHIO ha explicado que el ensayo se está llevando a cabo en aquellos centros de excelencia que pueden abordar tratamientos de alta complejidad, y el VHIO es uno de ellos gracias a su modelo de investigación traslacional, puesto que el ensayo integra a varios grupos como el Grupo de Hematología Experimental del VHIO, y el Servicio de Hematología del Hospital Universitario Vall d’Hebron (HUVH), en cuya Unidad de Trasplantes de Hematología se administrará la terapia.