Jaume Matas ingresa de forma voluntaria en la prisión de madrileña de Aranjuez

El expresidente balear Jaume Matas ha ingresado en torno a la una de esta tarde de forma voluntaria en la cárcel de Aranjuez (Madrid). Matas, condenado a tres años y ocho meses de cárcel por el Tribunal Supremo por el caso Nóos, estaba citado entre las nueve de la mañana y las dos de la tarde en la Audiencia de Palma para recoger el mandamiento de prisión.

Sin embargo, según ha explicado a Efe su abogado, ha decidido dirigirse directamente a la cárcel de Aranjuez, situada al sur de la Comunidad de Madrid, mientras los otros condenados a penas de cárcel (Iñaki Urdangarin y Diego Torres) han acudido al tribunal de Palma a recoger el mandamiento.

El Supremo condenó ayer a Matas por un delito continuado de prevaricación en concurso con un delito continuado de falsedad y malversación de caudales públicos con las atenuantes de confesión y reparación del daño. Esta es la segunda condena firme de prisión contra el que fuera presidente balear y ministro de Medio Ambiente, que ya cumplió una pena de nueve meses en la cárcel de Segovia por tráfico de influencias en 2015.

El exduque de Palma, Iñaki Urdangarin, y su socio, Diego Torres, se han presentado en la Audiencia de Palma a lo largo de la mañana para recoger la orden de entrada en prisión. El Tribunal ha dado a ambos un plazo de cinco días.

En los exteriores del Palacio de Justicia se han congregado numerosos periodistas y público, por lo que la Policía Nacional ha organizado un dispositivo de seguridad con una veintena de agentes. A su llegada, Urdangarin ha sido abucheado con gritos de ‘Borbón a prisión’ y ‘Los Borbones a los tiburones’.

El TS ha rebajado en cinco meses -hasta los cinco años y 10 meses- la condena inicial por el caso Nóos para el marido de la Infanta Cristina. El exduque había sido penado con seis años y tres meses de cárcel por la Audiencia Provincial por varios delitos.

En cuanto a Diego Torres, el Supremo ha rebajado a cinco años y ocho meses su condena por los delitos de malversación, prevaricación y fraude a la Administración, mientras que le ha absuelto de tráfico de influencias, blanqueo y falsedad. De este modo, el alto tribunal ha rebajado en casi tres años la condena que inicialmente impuso a Torres la Audiencia Provincial de Palma, que en febrero de 2017 le sentenció a ocho años y seis meses de cárcel y multa de más de 1,7 millones de euros.

 

RELACIONADO