Crisis diplomática entre Francia e Italia a raiz de la gestión del ‘Aquarius’

La crisis creada por el nuevo Gobierno italiano tras su negativa a permitir en su territorio al barco Aquarius con 630 inmigrantes a bordo ha desencadenado en las últimas horas en un enfrentamiento entre París y Roma con un intercambio de declaraciones subidas de tono.

El ministro del Interior italiano y líder de la ultraderechista Liga, Matteo Salvini, ha exigido este miércoles a Francia que pida perdón después de que el presidente francés, Emmanuel Macron, denunciase el martes el “cinismo” y la “irresponsabilidad” del Gobierno de Italia en la gestión del ‘Aquarius’.

Salvini aseveró que al respecto del caso ‘Aquarius’ “Italia no acepta lecciones de solidaridad y de humanidad de nadie”. El ministro eurófobo y racista italiano recordó que Francia ha devuelto a su país a más de 10.000 personas que cruzaron la frontera e invitó a Macron a ejercer su solidaridad y hacerse cargo de los 9.000 inmigrantes presentes en Italia que se habían comprometido a acoger “y de los que solo se ha hecho cargo de 640”.

Además, Salvini agradeció “a los amigos españoles su buen corazón” por haber acogido al barco humanitario de la ONG francesa SOS Méditerranèe y de Médicos sin Fronteras (MSF), pero recordó que el Gobierno de “Pedro Sánchez tiene amplio margen para ejercitar su solidaridad en las próximas semanas” ya que, agregó “solo cuenta con cerca 16.000 demandantes de asilo mientras que en Italia hay 170.000”.

Tras las declaraciones cruzadas en las últimas horas sobre la gestión del ‘Aquarius’, que se dirige finalmente al puerto español de Valencia, Francia trató de calmar este miércoles los ánimos con Italia y subrayó su voluntad de “diálogo” y “cooperación” con Roma en materia de inmigración. Según una portavoz del Ministerio francés de Exteriores, para ambos partes “es esencial llegar rápidamente a un acuerdo sobre la reforma del régimen de asilo europeo, reforzar nuestras acciones comunes hacia los países de origen y tránsito y, más ampliamente, reforzar la protección de nuestras fronteras exteriores”.

Por su parte, el ministro de Exteriores de Italia, Enzo Moavero Milanesi, convocó este miércoles al embajador de Francia en el país, Christian Masset, y, ante su ausencia, se reunió con la diplomática Claire Anne Raulin, para que las autoridades francesas “emprendan rápidamente las iniciativas idóneas para remediar la situación que ha surgido”.

Además, el Ministerio francés de Economía y Finanzas lamentó que el titular italiano de Economía, Giovanni Tria, haya cancelado la reunión prevista para este miércoles en París con su homólogo francés, Bruno Le Maire, pero avanzó que acudirá a esta ciudad “en los próximos días”. Tria anuló la cita después de que Macron acusara el martes a Italia de “cinismo” tras negar el desembarco en sus puertos de la embarcación.