Alemania, Austria e Italia forjan el “eje de los que quieren combatir la inmigración ilegal”

Los gobiernos de Alemania, Austria e Italia han acordado unir fuerzas para convertirse en "el eje de los que quieren combatir la inmigración ilegal" en la Unión Europea, un debate que ha reabierto el 'Aquarius', un barco de salvamento marítimo con más de 600 migrantes a bordo al que las autoridades italianas cerraron sus puertos.

El ministro de Interior alemán, Horst Seehofer, ha explicado en la rueda de prensa que ha ofrecido este miércoles tras su reunión con el canciller austriaco, Sebastian Kurz, que en las últimas horas ha hablado con el ministro de Interior de Italia, Matteo Salvini, sobre esta problemática. “Y es su deseo que Roma, Viena y Berlín trabajen juntos a nivel de ministros de Interior en las áreas de seguridad, lucha contra el terrorismo y el tema central de inmigración”, ha dicho Seehofer. “Lo he aceptado y lo impulsaremos“, ha añadido.

Kurz también ha ratificado la propuesta italiana. “En nuestra opinión, necesitamos un eje de los quieren combatir la inmigración ilegal”, ha declarado. En concreto, ha precisado que Seehofer y él han coincidido en la necesidad de reforzar la defensa de las fronteras de la UE.

Una decisión de la que se ha desmarcado la canciler Merkel, quien el día anterior ya había evidenciado sus diferencias respecto a Viena en una comparecencia conjunta con su homólogo austríaco, rechazó este miércoles la propuesta de Seehofer al insistir en que debe buscarse una “solución común europea”.

La política migratoria de la UE ha cobrado actualidad por el caso del ‘Aquarius’. El barco, gestionado por Médicos Sin Fronteras (MSF) y SOS Mediterranée, rescató el fin de semana a 630 migrantes frente a las costas de Libia en varios operativos realizados el fin de semana con la ayuda de la Guardia Costera y la Marina de Italia y buques mercantes.

Los puertos más cercanos al ‘Aquarius’ eran Malta e Italia pero ambos se negaron a recibir el barco de las ONG. España ha ofrecido Valencia, hacia donde se dirigen el ‘Aquarius’ y el ‘Dattilo’ y el ‘Orione’, de la Guardia Costera y la Armada italiana, respectivamente, a donde han sido trasladados algunos migrantes por falta de espacio en el primero.

La nueva crisis migratoria coincide con los cambios que se han producido en varios gobiernos europeos, entre ellos Italia, que junto a Grecia es el país que más inmigrantes y solicitantes de asilo ha recibido desde 2015, cuando se dispararon las llegadas a la UE por tierra y por mar.

El Ejecutivo del Movimiento 5 Estrellas y la Liga ha fijado como uno de sus pilares la lucha contra la inmigración ilegal. De hecho, Salvini, líder de la formación ultraderechista, ha celebrado como una “victoria” el hecho de que finalmente sea España quien acoja al ‘Aquarius’.

En Alemania, la canciller, Angela Merkel, tuvo que reeditar la ‘gran coalición’ con el Partido Social Demócrata (SPD), si bien entre sus filas cuenta a su socio bávaro, la Unión Social Cristiana (CSU), comandado por Seehofer, que ha sido el principal crítico con la política de puertas abiertas aplicada por el Gobierno en 2015.

RELACIONADO