Borrell responde a Salvini: “Sin duda es una victoria para la gente que está en el barco”

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, ha destacado este lunes que la acogida del barco Aquarius, que lleva 629 inmigrantes a bordo y se dirige al puerto de Valencia, ha roto con la actitud de "mirar para otro lado" frente al problema de los refugiados en la Unión Europea.

En declaraciones a la prensa antes de participar en un acto de homenaje de la UNED al socialista Manuel Marín, hoy en Madrid, Borrell ha asegurado que está “todo preparado” para dar acogida no solo al barco, sino a los inmigrantes que van en él, pero no sabe qué procedimiento “se va a seguir después”.

En todo caso, “por lo menos no se van a ahogar”, ha puntualizado el ministro, quien ha advertido de que el problema “no es de Italia o de Grecia” sino de toda Europa y esta decisión de España es “un acto simbólico efectivo” para poner de relieve ante el próximo Consejo Europeo que hay que enfrentar de manera “solidaria y coordinada” el problema de los refugiados.

“Es un problema que es de todos, no un año de Grecia, al año siguiente de Italia y puede que nos toque a nosotros dentro de poco”, ha explicado el ministro, tras lo que ha insistido en que y “hay que ponerlo sobre la mesa del Consejo Europeo” para resolverlo de una “manera solidaria” entre todos.

Borrell ha asegurado que la decisión de acoger al barco en España ha sido “personal y directa” del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien ha determinado que hay que ofrecer un puerto seguro, como dice el derecho internacional, a alguien que estaba “en peligro en el mar”.

Sobre si ha tratado este tema con las autoridades italianas, el ministro ha dicho que “no había mucho que tratar”, aparte de que tanto Italia como Malta han agradecido a España lo que ha hecho.

A su juicio, Italia ha recibido un “flujo enorme de inmigrantes” y hasta ahora no ha habido mucha solidaridad por parte de los países europeos y hay que entender que “las fronteras de Europa son las fronteras de los europeos, no solo de un país determinado”.

Por eso, ha considerado que la decisión española “marca un cambio” en la dinámica actual de afrontar el problema, ante el que “hasta ahora todo el mundo se ponía de perfil” y dejaba que afrontara la carga el país que se encontrara más cerca.

Borrell ha explicado que desde España se hará “lo posible” para que los inmigrantes lleguen sanos y salvos, aunque no tiene idea de en qué fecha, según ha manifestado.

Por su parte, la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, que ha acudido también al homenaje a Marín, ha explicado que todos los ministerios que tienen alguna relación con esta decisión se están coordinando para hacer frente a la situación.

Además, ha informado de que hay diversas organizaciones y comunidades autónomas que se están ofreciendo al Gobierno para colaborar y dar salida a las personas que se encuentran en el barco.