Batet defiende que reformar la Constitución es “urgente, viable y deseable”

La ministra de Política Territorial y Función Pública y secretaria de Impulso Federal del PSC, Meritxell Batet, ha considerado este sábado que para "superar la crisis institucional" y, en especial, la "territorial" que vive el Estado es necesaria una reforma de la Constitución "urgente, viable y deseable". Pero en una entrevista en 'El Periódico' ha ido más allá y ha comentado que "vería con buenos ojos" el acercamiento de los presos soberanistas a cárceles catalanas, aunque ha avisado de que es decisión del juez y no del Gobierno.

“Está bien que lo pidan y yo vería con buenos ojos el acercamiento a Catalunya, pero es decisión del juez”, ha señalado en la entrevista. Preguntada por si sería favorable a un indulto en caso de que fueran condenados, ha rechazado valorarlo cuando todavía no hay condena: “Cada cosa en su momento”.

Batet ha explicado que el Gobierno revisará pronto los recursos que presentó el Gobierno de Rajoy ante el Tribunal Consitucional para impugnar leyes aprobadas en el Parlament, porque “muchas afectan a leyes sociales”, como la de pobreza energética, la de igualdad efectiva y la de lucha contra el cambio climático, entre otras.

Cambiar la Constitución

Sobre la reforma de la Constitución ha señalado en su intervención en la inauguración de la jornada “Reforma constitucional, federal y con derechos” celebrada en Barcelona, en el que es su primer acto como ministra, que “es viable y estamos preparados para ella. Somos una democracia consolidada con la fortaleza suficiente para afrontar una reflexión profunda conjunta”, ha defendido Batet.

Además, ha incidido en la “necesidad de renovar el pacto territorial de España” que “está en crisis, no se le escapa a nadie y nadie lo puede negar”, y ha indicado -en alusión sobre todo a Cataluña- que “el diálogo en sí mismo se ha convertido en un objetivo político de primer orden”.

La ministra ha llamado a las distintas fuerzas políticas a aprovechar la Comisión de Reforma del Modelo Territorial del Congreso impulsada por los socialistas a finales del año pasado, y ha afirmado que la “salida” a la crisis catalana exige “confianza y lealtad entre gobiernos”.

Batet ha apuntado a que la recuperación del “diálogo leal es el primer objetivo pero también el instrumento para hacer las reformas necesarias”.

En este sentido, ha advertido de que la respuesta a las demandas del independentismo “no puede agotarse con la aplicación de la ley y la Constitución”, y que debe ir más allá y potenciar el diálogo entre el Gobierno central y la Generalitat.

“Si queremos respetar al otro y garantizar los derechos de todos, hace falta respetar la ley y la Constitución. Pero con esto no es suficiente. Hace falta escuchar las razones y propuestas de todas las fuerzas políticas”, ha apuntado.

En declaraciones a los medios después de su intervención, ha ejemplificado esta cuestión diciendo que “se puede hablar de las 45 demandas que presentó Puigdemont”, de hacer reformas legislativas para incluir algunos temas que en el Estatut fueron declarados inconstitucionales, y demandas de inversiones que cree que el Estado no ha atendido en los últimos años.

Retomar el diálogo con la Generalitat

En el discurso también ha destacado que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ya ha hablado con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y que su objetivo es “retomar el diálogo de manera sincera y leal entre todos los gobiernos autonómicos”.

Ha reivindicado que el diálogo entre las instituciones debe basarse en el reconocimiento y la protección de “las diferentes sensibilidades de todos los ciudadanos”, y ha dicho esperar que todos los gobiernos autonómicos participen en los órganos de negociación y decisión de las cuestiones autonómicas, como el Consejo de Política Fiscal y la Conferencia de Presidentes.

También ha ensalzado la actitud de diálogo y de consenso que asegura que tiene el Gobierno, y espera lo mismo por parte de los gobiernos autonómicos: “Esperamos encontrarnos que el resto de instituciones tenga la misma actitud leal, de generación de confianza y de mano extendida para que la palabra tome el protagonismo”.

Batet ha asegurado que la comisión para la reforma territorial impulsada por el PSOE en el Congreso, que ha bautizado como “la comisión para el diálogo”, es una oportunidad para abordar esta reflexión sobre el modelo territorial y la reforma de la Constitución.

Aun así, ha lamentado que muchos grupos han abandonado esta comisión y que es necesario impulsarla de nuevo, por lo que ha llamado a todas las formaciones a “participar activamente en esta comisión, es un instrumento importante y una oportunidad para recuperar la confianza y la lealtad que se ha perdido en los últimos años”.

RELACIONADO