Cargos del PP apuestan por un único candidato a suceder a Rajoy para evitar guerras internas

Dirigentes del PP han apostado este miércoles por llegar al congreso extraordinario que se celebrará este mes de julio con un candidato pactado para evitar guerras internas a menos de un año de varias citas electorales (andaluzas, europeas, autonómicas y municipales).

Será el próximo lunes 11 de junio cuando se pondrá en marcha la maquinaria para ese cónclave extraordinario a través de una reunión de la Junta Directiva Nacional que pondrá fecha a ese congreso (que no será antes de mediados de julio) y aprobará la comisión organizadora del mismo.

Los Estatutos del PP señalan que los dirigentes del PP que aspiren a suceder a Mariano Rajoy en la presidencia de este partido tendrán que dar un paso al frente y presentar su precandidatura entre los siete y los quince días siguientes a que se ponga fecha al cónclave. Se trata de un proceso que prevé una elección a dos vueltas si existen más de dos aspirantes: primero votan los afiliados y después, los compromisarios en el mismo congreso.

Un presidente regional del PP pronostica que al final habrá “más de un candidato o candidata”. “Pero me gustaría que solo fuera uno”, apostilla. Es una opinión compartida por más cargos consultados por Europa Press, que ven “lógico” ir con un único candidato, de forma que sea presidente del PP el que concite más apoyos.

Públicamente también lo han reconocido varios miembros de la actual dirección del partido. Así, el coordinador General del PP, Fernando Martínez-Maillo ha dicho que sería “lo más deseable” que al congreso llegue un sólo candidato, aunque ha dicho que “si hay que votar, tampoco es un drama”.

De la misma manera, el portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Rafael Hernando, se ha mostrado a favor de una única candidatura. “Evidentemente, me gustaría llegar al congreso como siempre hemos llegado cuando las cosas la hemos hecho bien; con una candidatura única e integrados y en eso estamos”, ha reconocido desde Almería.

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez-Feijóo, parte como favorito en las quinielas de miembros del PP para suceder a Mariano Rajoy. A más distancia sitúan a la exvicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y a la exministra María Dolores de Cospedal, ambas “fuertemente vinculadas” a Rajoy, lo que les puede restar posibilidades en esta “nueva etapa”, según subrayan fuentes ‘populares’.

De hecho, hay quien ya directamente las descarta por ese motivo. “No tiene sentido que nadie de la actual dirección presente su candidatura”, apunta un veterano parlamentario del PP, que ve un “abismo” entre el respaldo que despierta Feijóo y el que puede tener Cospedal y Santamaría.

El encaje de Santamaría y Cospedal en las candidaturas autonómicas y municipales es otra de las opciones que manejan algunos dirigentes del PP, que las sitúan en la plaza de Madrid (cabeza de lista al Ayuntamiento o la Comunidad) o en la de Castilla-La Mancha.

Será la próxima semana cuando se abrirá formalmente el plazo para presentar candidaturas para el congreso extraordinario. Este miércoles tanto Cospedal como Feijóo se han remitido a ese plazo y no se han descartado para competir en la carrera sucesoria.

Feijóo no ha despejado las dudas. “Cuando tenga algo que decir, lo diré”. Por su parte la secretaria general del PP ha dicho que hoy “no es el día para hablar del tema” y ha añadido que ella hará “lo que sea mejor para mi partido”.

Eso sí, Cospedal ha admitido que es cuando “prácticamente cualquier militante del Partido Popular con solo 100 avales” puede presentarse es “muy difícil hablar de candidaturas únicas”. A su entender, “lo importante” en este proceso no es que haya “una, dos o tres candidaturas” sino que salgan “unidos y fortalecidos” porque eso “siempre ha sido un puntal” del PP.