Aznar se desmarca del PP y se ofrece para “reconstruir el centro-derecha en España”

El expresidente de Gobierno, José María Aznar, ha roto su silencio este martes tras el triunfo de la moción de censura de Pedro Sánchez el pasado viernes y la dimisión de Rajoy al frente del PP este martes. En la presentación del libro de Javier Zarzalejos, ‘No hay ala oeste en La Moncloa’, Aznar se ha ofrecido a “contribuir a la reconstrucción del centroderecha español”, pero dejando claro que lo haría desde su posición actual y no volviendo al primer plano de la política.

Aznar, que ha reaparecido en público el mismo día que Mariano Rajoy ha anunciado su marcha con la convocatoria de un congreso extraordinario para elegir a su sucesor, ha abierto su discurso expresando su “preocupación” por las “tres crisis” que atraviesa España: una crisis de secesión motivada por “un intento de golpe de Estado” en Cataluña; una crisis del sistema de partidos; y una crisis de liderazgos.

Y ha dejado claro que su compromiso es con España y con los españoles, en especial con aquellos que quieren vivir en una sociedad abierta y de progreso y defienden ideas liberales y quieren verse representados en un espacio de centro-derecha. “No tengo ningún compromiso partidario ni me considero militante de nada ni me siento representado por nadie“, ha resaltado.

En primer lugar, ha afirmado que en Cataluña siguen “sufriendo un golpe de Estado en Cataluña, una rebelión y una secesión que no ha sido desmantelada”. A su entender, “el golpe sigue” y en Cataluña “hay un Gobierno golpista y un movimiento independentista que no ha sido desarticulado”.

Aunque ha dicho que es “verdad” que ha habido una intervención para convocar elecciones autonómicas y la Justicia está actuando, ha subrayado que la restauración del orden constitucional y la normalidad institucional solo pueden venir después de “haber desarticulado plenamente el movimiento secesionista” con lo que eso significa de “apoyos mediáticos, financieros y políticos”. “Sin eso no se podrá invertir la situación y si no se hace eso, no se estará haciendo lo suficiente por que España gane a los golpistas”, ha afirmado, para añadir que un Gobierno del PSOE que cuenta con una “alianza del populismo” y el apoyo de los independentistas “agrava las inquietudes más que las reduce”.

En segundo lugar, Aznar ha afirmado que en España hay una crisis del sistema de partidos y hay que “reflexionar” para ver qué se puede hacer para superar esa situación. En este punto, ha dicho que es “indispensable y necesario” la “reconstrucción de un centro-derecha nacional que recupere sus señas de identidad, su conexión con el electorado” y que ofrezca un proyecto “sólido y de confianza para los españoles”.

Aznar –que en el último año ha realizado guiños al partido de Albert Rivera— ha defendido la necesidad de unir ese centro-derecha para poder ver con “confianza el futuro de España”. “El centro-derecha español ha sido desarticulado, lo que estaba unido hoy está dividido y además de dividido desgraciadamente parece enfrentado”, ha afirmado, para recalcar que la superación de esta situación es “absolutamente esencial”.

En este punto, se ha ofrecido para llevar a cabo esa reconstrucción. “Si se estuviera dispuesto a ello, desde mi posición actual, y no desde ninguna otra, contribuiría con mucho gusto para que los españoles puedan tener esa mayor garantía de estabilidad y de seguridad en el futuro”, ha manifestado.

De la misma manera, ha defendido la necesidad de reconstruir el centro-izquierda en España y ha dicho desconocer cuál será el proyecto de Sánchez, si es que lo tiene. “Pero si yo estuviese en su lugar y si piensan en el interés general de España, el acento lo pondría en la reconstrucción de una izquierda nacional”, ha abundado.

El presidente de FAES ha señalado que en España hay además una crisis de liderazgo que es “una de las causas de la crisis del sistema de partidos. Además, ha resaltado que cuesta entender que los que tienen “peores resultados”, en vez de asumir responsabilidades, sean “promocionados a las responsabilidades más altas de un país”, algo que ha calificado de “bastante insólito”.

Aznar ha recordado las palabras que pronunció hace tres años en un cónclave del PP asegurando que la corrupción es un “cáncer” que no se puede tolerar. Entonces, ha recordado, dijo que cada uno tiene que responder de sus actos con la ley, con todas sus garantías y todas sus exigencias. “Y yo respondo de mis actos desde el primero hasta el último”, ha enfatizado, para criticar que estos días, tras la sentencia de la Audiencia Nacional sobre el caso Gürtel, se hayan escrito “cosas muy graves intentando manchar” su “trayectoria personal y política”.

Aunque ha indicado que a defenderse de la “mentira” hay que dedicar “el tiempo justo”, Aznar ha indicado que también hay que “tomársela en serio” porque “la mentira se ha profesionalizado” y que “evitar que salga gratis”. “Quiero que esa acusaciones se conozcan y se recuerden con nombre y apellidos, que es como se me recuerda a mi, que se sepa quien las hizo”, ha apostillado. “Se pretende marcar un camino, pero mi camino me lo elijo yo y voy a seguir haciendo y diciendo lo que creo que mi país necesita de mí. Soy el que era. Suelo cultivar diversas variedades de silencio, pero nunca el silencio irresponsable. En este momento el silencio es una irresponsabilidad y -ha añadido- por lo tanto actuaré en consecuencia”.

Por su parte, la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, presente en el acto en el que intervino Aznar, ha deslizado que apuesta por el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, como sucesor de Rajoy. Preguntada por quién preferiría para sustituir a Rajoy, Aguirre ha asegurado que debe ser “aquel que elijan los militantes”, aunque ha indicado que tiene preferencia por el candidato gallego: “me gusta mucho Feijóo”.

En declaraciones a los periodistas, Aguirre ha asegurado que no le ha sorprendido la decisión de Rajoy de abandonar el liderazgo del PP y ha señalado que ha hecho lo que él creía mejor. Cuando un dirigente como Mariano Rajoy se va, ha dicho que lo que hay que hacer es agradecerle todo el trabajo que ha realizado.

Las palabras de Aznar han generado un gran malestar en un PP aún conmocionado por la marcha de Rajoy. Algún dirigentes del partido como Borja Sémper ha usado Twitter para mostrar su rechazo a la actitud de su expresidente.

Los ‘recados’ de Rajoy a Aznar

Mariano Rajoy ha lanzado este martes varios ‘recados’ a José María Aznar en su discurso ante el Comité Ejecutivo Nacional del partido. En primer lugar, ha confesado que ha asumido “errores” que no eran suyos y ha recalcado que estará a “la orden” de su sucesor.

Ante la plana mayor del PP, que esperaba expectante sus palabras desde el día que prosperó la moción de censura que le ha sacado de Moncloa, ha asegurado que ha defendido su “honorabilidad” y la del PP de la mejor manera que ha sabido ante los casos de corrupción que han afectado a la formación, como el caso Gürtel. Según ha recalcado, el Partido Popular ha “actuado” aunque eso “nunca” fue suficiente para sus adversarios políticos.

“He intentado ser justo, proteger el buen nombre del partido y su trayectoria; he asumido mis errores y también los que no eran míos; y en muchas ocasiones me he callado para no alentar con mis palabras esta campaña de descalificación de la política, camuflada tras la máscara de una supuesta regeneración hecha a base de juicios paralelos y de liquidar la presunción de inocencia de las personas”, ha indicado.

En la parte final de su discurso, Rajoy ha asegurado además que cuando deje la presidencia del PP tras al congreso extraordinario que se celebrará este verano estará “a la orden” de la persona que ocupe su puesto. “Y a la orden es a la orden. Y con la lealtad que mi conciencia y mis cuarenta años aquí me exigen”, ha proclamado Rajoy, un mensaje que fuentes del partido han interpretado que iba dirigido a José María Aznar, que en los últimos años ha dado lecciones a Rajoy sobre las reformas y pasos que debía seguir.

De hecho, ambos dirigentes se han distanciado en los últimos años. Aznar –que dejó la presidencia de honor del PP en diciembre de 2016 tras desvincular FAES del Partido Popular unos meses antes– incluso ha hecho guiños al presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, que han disgustado a numerosos miembros de la formación.