El Real Madrid frena la euforia del ‘Granca’ y pone el 1-0 en las semifinales (88-70)

Los de Laso entraron en la serie con cinco días de descanso y los insulares 48 horas después de eliminar al Valencia

El Real Madrid comenzó por delante el ‘Playoff’ de semifinales de la Liga Endesa después de imponerse (88-70) este domingo al Herbalife Gran Canaria en el WiZink Center, estreno de la serie que se apuntó el cuadro blanco enfriando el estado de euforia con que el llegaron los de amarillo a la capital.

Los de Pablo Laso entraron con la inactividad de cinco días de descanso y los de Luis Casimiro saltaron con todo, 48 horas después de lograr el pase a ‘semis’ y un histórico billete a la Euroliga. Así lo reflejó un marcador de 4-16 en los primeros compases y una rotación continua en los blancos hasta dar con la tecla. Jaycee Carroll (16 puntos) y Walter Tavares (17 y 7 rebotes), dos ex de la isla, fueron los mejores del campeón de Europa.

No tardó en hacer sonar la música que quería su técnico un Madrid que remontó ya al descanso para irse 10 arriba (42-32). Encontrado el ritmo, el conjunto local amplió la renta para tener incluso un plácido final. Después de cargarse al Valencia, el Herbalife no aguantó con la inspiración que tendrá que recobrar de cara al segundo asalto el martes en el Palacio.

La euforia de cargarse al campeón, en su casa, en la prórroga, le duró a los de Gran Canaria para al menos desafiar de inicio a su prestigioso rival. Fischer y Radicevic aprovecharon la modorra blanca y el Herbalife dominó el rebote con diferencia. Felipe Reyes mantuvo de pie al Madrid pero Laso buscó soluciones en su amplio fondo de armario. Rudy y Llull cambiaron el panorama (12-20).

El ‘Granca’ perdió decisión y pagó caro las pérdidas en el segundo cuarto, entrando de lleno el Madrid a pesar de la mínima aportación de jugadores clave como Doncic, Campazzo o Causeur. Los de Laso cambiaron el guion de arriba abajo, se hicieron con el rebote y aplastaron la rebelión amarilla con los goteo incesante de puntos de Carroll. La diferencia para los locales creció tras el descanso.

Los de Casimiro engordaron su lista de pérdidas y terminaron siendo ellos los que echaron de menos mucha artillería. Hombres clave de la gesta en Valencia como Rabaseda, Eriksson o Pauli, cualquier ayuda es poca ante un Madrid decidido a reconquistar la liga. Pablo Aguilar maquilló la desventaja visitante pero Tavares se hizo gigante en el desenlace blanco al estreno de las semifinales.

REAL MADRID, 88 – 70 HERBALIFE GRAN CANARIA (42-32, al descanso)

REAL MADRID: Campazzo (8), Doncic (4), Taylor (4), Randolph (7) y Reyes (9) –quinteto inicial– Causeur (5), Yusta, Rudy Fernández (8), Radoncic (4), Carroll (16), Llull (6) y Tavares (17).

HERBALIFE GRAN CANARIA: Oliver (6), Radicevic (10), Rabaseda (5), Baéz (4) y Fischer (10) –quinteto inicial– Mekel (10), Aguilar (10), Eriksson (6), Balvin (4), Pasecniks (3) y Paulí (2).

PARCIALES: 14-22, 28-10, 20-17, 26-21.

ÁRBITROS: Martín Bertrán, Pérez Pizarro y Castillo. Sin eliminados.

PABELLÓN: WiZink Center, 9.710 espectadores.