Los PGE de 2018 y 2019 y el diálogo con Cataluña, prioridades de Sánchez

El secretario general del PSOE y candidato a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, ha avanzado en el Pleno del Congreso su intención de negociar los Presupuestos Generales del Estado para 2019, que deben presentarse en septiembre. Así mismo ha garantizado que mantendrá las cuentas aprobadas por el PP para 2018 y que abrirá una vía de diálogo con el Gobierno catalán.

Durante su réplica a la intervención del diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, Sánchez le ha tendido la mano “para que el mismo esfuerzo de negociación que ha tenido con el Gobierno actual pueda tenerlo también con el Grupo Socialista y con el Gobierno que eventualmente pueda alumbrar esta moción de censura para los Presupuestos de 2019”.

Asimismo, Sánchez se ha comprometido con el diputado canario a “acompasar” la convocatoria de unas nuevas elecciones a la renovación del Estatuto de Autonomía de Canarias y del Régimen Económico (REF) y Fiscal de esta comunidad.

Ambas iniciativas se encuentran tramitando en el Congreso en fase de ponencia, y en caso de disolverse las Cortes por una eventual convocatoria electoral, estas quedarían paralizadas, debiendo iniciarse de nuevo su tramitación.

Así mismo ha garantizado que mantendrá los presupuestos aprobados por el PP para 2018 y que abrirá una vía de diálogo con el Gobierno catalán, dos mensajes para conseguir el apoyo del PNV y los independentistas catalanes en su moción de censura contra Mariano Rajoy.

Con el PNV, Sánchez ha apostado por la estabilidad presupuestaria y ha dejado claro al partido de Ortuzar su “voluntad” de mantener las cuentas que pactó hace unos días con el PP. Una decisión que ha asumido -ha dicho- “desde la responsabilidad, para garantizar la gobernabilidad de todo el país”, ante un momento “extraordinariamente complejo”.

A los independentistas catalanes les ha ofrecido reiniciar el “diálogo” entre el Gobierno de España y el nuevo Govern de Cataluña, oferta que ha extendido al Gobierno de Urkullu, al que ha agradecido expresamente su esfuerzo por “encontrar y forjar soluciones” en la crisis catalana. “Me reuniré e intentaré tender puentes con la presidencia la Generalitat”, ha anunciado.

Por último, Sánchez ha señalado este jueves que un gobierno socialista que fuera “eventual” y saliera tras la aprobación de la moción de censura a Rajoy no derogaría las reforma laboral ni de las pensiones.

Durante su réplica al grupo mixto en el debate de la moción de censura, Sánchez ha señalado que “hay que ser conscientes de lo que se puede pedir o no” a un Ejecutivo que pueda surgir eventualmente tras la votación de este viernes.

El líder del PSOE ha señalado que hay temas, como la derogación de la reforma del Estatuto de los Trabajadores o de las pensiones, que “nosotros no lo vamos a poder hacer”. “No está en nuestra intención hacerlo en ese contexto”, ha dicho tras haber sido animado por la diputada de EH Bildu Marian Beitialarrangoitia a derogar dichas leyes.

Sin embargo, Sánchez ha insistido en que el PSOE no renuncia en un futuro a cambiar estas reformas para que haya un sistema de pensiones público que sea “digno”. De hecho ha asegurado que si gobierna tras unas elecciones los socialistas abrirán el debate para crear impuestos finalistas específicos encaminados a conseguir un sistema de pensiones sostenible.

“Es un debate que va a exceder a la tarea de un gobierno que pueda surgir eventualmente tras esta moción de censura. Hay que ser conscientes de lo que se puede pedir o no”, ha reiterado.