Rivera insiste en pedir a Rajoy que dimita para parar la moción y pactar las elecciones

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha dicho que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tiene aún una "última oportunidad" para dimitir y buscar una salida "pactada" con Cs a la legislatura, convocando elecciones a medio plazo. Rivera, cuya primera intervención en el debate de la moción de censura ha coincidido con una comparecencia de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal descartando la dimisión del presidente, ha reprochado a Rajoy que ni tan siquiera hoy haya sido capaz de ponerse en contacto con Ciudadanos, siendo como es su socio de investidura, en los Presupuestos y para aplicar el 155 en Cataluña.

También se ha dirigido a Pedro Sánchez para instarle al mismo acuerdo: “No le tenga miedo a las urnas, pactemos una fecha”. Y, como era previsible, ha arremetido contra todos los partidos nacionalistas y, por extensión, contra el líder socialista por contar con su apoyo para sacar adelante la moción de censura. “Esa es la diferencia entre usted y yo, que yo nunca llegaría un Gobierno junto con los que quieren liquidar España”, le ha espetado al secretario general del PSOE.

A su juicio, “pactar con los del 3% para echar a los de la Gürtel no parece una gran idea”. Se ha dirigido a los diputados de ERC para decirles que “aprovechen estos meses para violar derechos y libertades, para acosar a la gente, para vulnerar la Constitución porque de aquí a muy poco tiempo los españoles van a decir basta”. Y se ha metido con el cupo vasco: “Contar con el apoyo del PNV es incompatible con defender la igualdad de todos los españoles”. Por eso, ha reprochado a Sánchez no haber contado lo que hay detrás del pacto con los nacionalistas vascos.

Rivera ha dejado claro que aunque ve “legítimo” que Sánchez quiera ser presidente, pero le ha reprochado que no haya dado explicaciones sobre las “hipotecas” que ha adquirido con los partidos que apoyan su moción, sugiriendo que detrás de esos apoyos habrá acordado “indultos” a los políticos independentistas encarcelados. “No quiero un Gobierno zombi con la corrupción pero tampoco un Gobierno Frankenstein con los que quieren liquidar España. Quiero un Gobierno limpio”, que salga de las urnas, ha dicho. Para Rivera, las elecciones son la llave para lograr un Ejecutivo fuerte, justificando que hoy el voto de Cs en contra de la moción es “un sí a España, sí a las libertades y sí a la igualdad y al sentido de Estado”.

Crítico ha sido también con la corrupción del PP y con la actitud de Rajoy, a quien le ha pedido que dimita para buscar una salida “pactada” a la legislatura, convocando elecciones a medio plazo. Ha lamentado, además, que ni tan siquiera hoy haya sido capaz de ponerse en contacto con Ciudadanos, siendo como es su socio de investidura, en los Presupuestos y para aplicar el 155 en Cataluña.

El líder de Ciudadanos ha anunciado que hará oposición a quienes pretenden “sacar tajada de la debilidad” del Gobierno que constituiría Sánchez con los independentistas. Entre sus primera decisiones, está la de no apoyar el techo de gasto de 2019, base para la elaboración de los presupuestos del próximo año, al igual que también se lo hizo saber al PP y se ha mostrado sorprendido con que el PSOE quiera aplicar unas cuentas públicas que ha rechazado. “Le hace el boca a boca al PP. Usted ha defendido los presupuestos de Ciudadanos, los que negociamos en septiembre mientras ustedes estaban en el No es No, y ahora son ustedes los que los quieren aplicar”, le ha recriminado.

Rivera le ha recordado que fue ayer mismo cuando votaron en contra de los Presupuestos en el Congreso y votaron con Unidos Podemos para subir los impuestos. Para Rivera la intervención del líder del PSOE también ha confirmado que hay un “pacto del bipartidismo” para mantener como sea el actual régimen y el propio Sánchez acordó con Mariano Rajoy, durante su reunión en La Moncloa “alargar lo más posible la legislatura para achicar espacios y que Cs no ganara puestos en las encuestas”.