Márquez visita la ‘casa’ de Rossi en busca de agrandar su racha

El de Cervera tendrá que sobreponerse al recibimiento hostil en Mugello de los aficionados de 'Il Dottore'

El piloto español Marc Márquez (Repsol Honda) intentará mantener su dominio actual y abrir aún más la brecha con sus perseguidores en el Mundial de Motociclismo en la categoría de MotoGP en la visita al circuito de Mugello, escenario de un Gran Premio de Italia donde todo indica que no será excesivamente bien recibido.

El de Cervera ya tuvo que vivir un ambiente caldeado en su contra en el año 2016, meses después de su incidente con Valentino Rossi (Yamaha) a finales de la temporada anterior en Sepang (Malasia) y que le costó finalmente el título al ídolo de los ‘tifosi’.

Ahora, el catalán sabe que volverá a tener un recibimiento poco ‘amable’ de los aficionados de ‘Il Dottore’ por lo sucedido en abril en Termas de Río Hondo (Argentina), donde el nueve veces campeón del mundo se fue al suelo tras un toque con la Honda de su rival, posteriormente sancionado y al que el de Urbino criticó con dureza llegando a decir que le daba “miedo” correr con él en pista.

Ambos llegan animados a uno de los circuitos de más velocidad del calendario, tras sus buenas actuaciones en Le Mans (Francia), todo lo contrario que Ducati y Andrea Dovizioso, obligados a reaccionar en la prueba de casa para evitar que la distancia con el líder empiece a ser inalcanzable.

De momento, Márquez está dominando el campeonato, y salvo su precipitada carrera en Argentina, en el resto ha sacado sus galones de actual campeón. Segundo en Catar tras un gran duelo con ‘Dovi’, desde su ‘0’ en Termas de Río Hondo, el ilerdense ha encadenado tres triunfos seguidos, su mejor racha desde su comienzo demoledor en 2014.

El hexcampeón del mundo goza ya de 36 puntos, casi carrera y media, con su principal perseguidor, un Maverick Viñales (Yamaha) que viene de dos últimos Grandes Premios difíciles, y uno más sobre el francés Johann Zarco (Yamaha), que viene de firmar una caída ante sus aficionados.

Así, pase lo que pase, el piloto del Repsol Honda saldrá en cabeza del campeonato de Mugello, un circuito en el que sólo ha ganado en 2014, un año después de sufrir su peor caída en la categoría ‘reina’, a 340 km/h, pero sin graves secuelas físicas, y donde fue segundo en 2016. De todos modos, el test realizado hace unas semanas en el trazado dejaron buenas sensaciones al español.

Sus principales rivales serán las Ducatis, que visitan un circuito que se ajusta perfectamente a la ‘Desmosedici’, aunque la montura de Borgo Panigale está siendo competitiva y sólo la mala suerte le ha impedido hasta el momento mejores resultados.

Dovizioso está ya a 49 puntos del actual campeón, lastrado fundamentalmente por los ‘0’ por sendas caídas en Jerez de la Frontera y Le Mans, y necesita repetir el triunfo del año pasado para no descolgarse más de esta pelea que había comenzado del mejor modo posible en la noche de Losail.

Yamaha también espera dar un paso adelante y seguir enganchada con sus dos pilotos. Rossi espera que el calor de sus aficionados le dé un plus sobre una ‘M1’ que no termina de dar su mejor nivel, pero con la que ya ha firmado dos podios, el último en el Gran Premio de España.

Viñales, ‘pole’ y segundo en Mugello el año pasado, buscará seguir siendo el mejor de la escudería del diapasón, amenazado tanto por su compañero como por la ‘satélite’ de un Zarco que está siendo muy competitivo.

Este Gran Premio de Italia será también importante para los compañeros de Marc Márquez y Andrea Dovizioso. Dani Pedrosa, que sólo ha podido sumar 29 puntos, espera estar delante en un circuito donde no sube al podio en sus últimas cuatro visitas, mientras que Jorge Lorenzo, que sólo acumula 16, intentará brillar para acallar los rumores sobre su futuro y su continuidad en Ducati.