Iglesias impulsará una nueva moción de censura para convocar elecciones si fracasa la de Sánchez

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha anunciado este martes de que en el caso de que fracase la moción de censura del PSOE contra Mariano Rajoy, que su grupo va a apoyar, está dispuesto a impulsar otra que tenga como objetivo sacar al PP del Gobierno y "trabajar para que haya elecciones lo antes posible". A medida que se acerca el jueves, el día fijado para iniciar el debate de la moción de censura socialista, aumenta la sensación de incertidumbre sobre el resultado de la votación. Al mismo tiempo, la oposición ha entrado en una especie de subasta para ver quién recoge la antorcha con otra moción si se produce una decepción como la de hace un año.

En declaraciones a los medios de comunicación en los pasillos del Congreso, Iglesias ha señalado que la opción de prestar diputados a Ciudadanos para que sean ellos los que registren una moción de censura encaminada al adelanto electoral no tiene sentido cuando su grupo de Unidos Podemos tiene los suficientes para impulsarla. “Nosotros no necesitamos prestar diputados a nadie. Ciudadanos no puede presentar una moción. Nosotros sí. Estaríamos dispuestos a dialogar con Ciudadanos y ya veríamos cuál es el resultado”, ha asegurado el líder de Podemos. “Nos parece sensato en caso de que fracase la moción de Pedro Sánchez, que vamos a apoyar, intentar lograr que la palabra la tengan los ciudadanos”, ha subrayado.

El anuncio de Iglesias responde a la insistencia de Rivera en proponer una moción “instrumental” que persiga solo el objetivo de propiciar el adelanto electoral. La cuestión es que para presentar una moción de censura se necesita que la avale el 10% del Congreso. Como la Cámara baja tiene 350 diputados, es preciso disponer de al menos 35 y el grupo de Ciudadanos solo tiene 32.

No obstante, el líder del partido naranja no renuncia a la idea y parece que está tanteando a otras formaciones para tratar de conseguir los tres parlamentarios que le faltan. Lo reveló el lunes la representante de Coalición Canaria, Ana Oramas, cuando comentó ante los periodistas en relación a Rivera: “Me está mandando mensajitos para ver si hacemos una tercera moción de censura la semana que viene”. Oramas, que se mostró muy crítica con la decisión de Pedro Sánchez de presentar el pasado viernes su moción de censura contra Rajoy sin consultarlo con nadie, añadió: “A mí no me utiliza nadie”.

Lo que no ha detallado Iglesias es si Rivera también le ha tanteado a él, aunque parece poco probable dado el sarpullido que habitualmente le provoca al líder de Ciudadanos la sola idea de ver a los ‘podemitas’ gobernando este país o condicionando al Ejecutivo de turno. Más bien parece que el secretario general de Podemos ha cogido al vuelo la idea de presentar una moción con un candidato independiente que lanzó el lunes Rivera a Pedro Sánchez, especificando que ninguno de los dos optaría a la investidura sino que sería alguien neutral con el único encargo de convocar elecciones de inmediato.

Iglesias sí ha dejado claro que no está dispuesto a repetir ese fiasco de hace un año, cuando la moción de censura que presentó Unidos Podemos resultó derrotada al quedarse muy lejos de la mayoría absoluta -176 votos- que necesitaba para prosperar: “Habría que buscar una fórmula que garantizara que puede salir adelante. No tengo el más mínimo interés en ocupar una posición que ya ocupé. Estaríamos dispuestos a buscar salidas y nombres, pero a partir del viernes”. Lo que también ha dicho el líder de Podemos es que él sí está dispuesto a hablar con Ciudadanos.

Ciudadanos, en cambio, no aclara si apoyará o no a Podemos. Su secretario general, José Manuel Villegas, solo ha hablado de prioridades: “Nosotros vamos a seguir con lo que estamos diciendo desde hace días: primero, convencer, presionar y exigir a Mariano Rajoy que cambie de posición y convoque elecciones, y si no, hablaremos preferentemente con el PSOE. En su opinión, aún podrían darse los dos escenarios. Rajoy “se podría comprometer a convocar unas elecciones”, y también “estamos a tiempo” de que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, “se siente con nosotros y hablemos de cómo presentamos esa moción”, ha explicado.

Pablo Iglesias fuer el primer líder político que planteó la necesidad de censurar a Mariano Rajoy en el Congreso tras la publicación de la sentencia del caso Gürtel,  que considera probada la existencia de la caja B y la creación de un “sistema institucionalizado de corrupción” entre el partido y la trama corrupta dirigida por Francisco Correa, así como que el testimonio del propio Rajoy y de otros dirigentes ‘populares’ no resultó creíble. Sin embargo, una vez que Sánchez respondió a la invitación registrando la moción socialista, se ha ido mostrado cada vez más crítico. El motivo es que el secretario general del PSOE quiere que sea su partido quien forme un gobierno monocolor que devuelva al país la normalidad y la estabilidad hasta las próximas elecciones. Para Iglesias, en cambio, “nadie en su sano juicio defendería un Gobierno sostenido por solo 84 diputados”.

De todas formas, Sánchez sigue sin tener garantizados esos 176 votos que necesita. Con seguridad, solo contaría con sus 85 diputados (84 del PSOE + 1 de Nueva Canarias) sumados a los 67 de Unidos Podemos y los 4 de Compromís. Eso arroja un total de 156. Para alcanzar la mayoría absoluta tendrían que votar a favor de la moción de censura los 9 diputados de ERC, los 8 del PDeCAT y al menos 3 de los 5 que tiene el PNV.

Son estos últimos, los nacionalistas vascos, quienes tienen la clave. Es más, la impresión es que si ellos decidieran respaldar la moción les secundarían los nacionalistas catalanes ya que los diputados del PDeCAT que tienen escaños en el Congreso no pertenecen a ese ‘círculo de Berlín’ que lideran Puigdemont y Quim Torra que se ha apresurado a poner condiciones a Sánchez. De hecho, la diputada del Parlament Gemma Geis le ha pedido este martes que reconozca la existencia de “presos políticos, que deje de insultar a Torra” tachándole de supremacista y xenófobo, y que no proponga endurecer el delito de rebelión. Frente a estas exigencias, el diputado nacional Carles Campuzano puntualiza que aún no ha decidido el voto pero que tiene “claro” que hay que “echar a Mariano Rajoy del Gobierno” y que “la sentencia de Gürtel no puede dejar a nadie indiferente”.