Los ‘barones’ del PSOE exigen a Sánchez que no pacte con los independentistas

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha tendido hoy la mano a todos los partidos que consideren inaceptable que Mariano Rajoy siga al frente del Gobierno para "construir un gran acuerdo nacional de regeneración". En su discurso ante el Comité Federal del PSOE, Sánchez ha vuelto a apelar a los 350 diputados del Congreso -"ni un más ni uno menos", ha dicho- para que "sepan que lo que está en juego es la confianza de la ciudadanía en la política". En definitiva, el líder socialista apela una vez más a la necesidad de recuperar la dignidad tras la sentencia por el caso Gürtel y la constatación de que el PP tuvo durante años una caja B. Los 'barones' le respaldan pero le piden que no pacte con los independentistas.

Sánchez ha recordado que la “nueva etapa” que propone abrir con su moción de censura contra Rajoy tiene una “hoja de ruta clara: censura, estabilidad y elecciones para que los españoles decidan”. Eso sí, sigue sin desvelar cuándo le gustaría que se celebraran esos comicios, que es justamente lo que le están reclamando desde formaciones como Ciudadanos a cambio de respaldar su moción de censura. “La pregunta que se tienen que hacer los 350 diputados es muy sencilla y simple y es, si después de la sentencia de la trama Gürtel, Mariano Rajoy puede seguir siendo presidente del Gobierno, sí o no”, ha planteado.

Ante los 260 miembros del Comité que han acudido a la reunión de hoy (el 81% de los que forman este órgano), el secretario general ha defendido la moción “constructiva, para formar un gobierno del PSOE que garantizará el orden constitucional” que planteará este jueves en el Congreso. Ha recordado además que la sentencia del caso Gürtel “es la primera de otras muchas que van a venir a lo largo de semanas y meses”, ya que la Audiencia Nacional tiene aún que “investigar, juzgar y sentenciar otras siete piezas” vinculadas a ese caso: los papeles de Bárcenas, la caja B del PP y la visita del Papa a la Comunidad Valenciana, ha enumerado. A esos ha sumado los casos “Púnica, Lezo, Brugal, discos duros de Bárcenas, etc, etc, etc” y ha hecho hincapié en que, ante esa “cascada de sentencias” que se avecina, los socialistas tienen que poner “punto y final”.

Para Sánchez, la democracia española “no se puede ver encadenada a la corrupción de un gobierno bunkerizado que se niega a reconocer la verdad, que su tiempo político acabó y que la legislatura ya nació herida, porque el gobierno ya estaba herido por la corrupción”. “A Rajoy no le gusta hacer nada, pero tras esta sentencia el no hacer nada se acabó”, ha proclamado, al tiempo que ha llamado a los suyos a “no entrar en las descalificaciones” del PP -“aunque nos duelan”- “ni contribuir a la crispación en la que pretende situar el PP la política española”.

“Pretenden que se genere ruido para que no se hable de lo importante, que es si Rajoy puede seguir siendo presidente del Gobierno de España”, ha avisado a los presentes. “Ni crispación, ni superioridad moral a la hora de presentar esta moción de censura”, ha continuado Sánchez, que ha dicho ser “consciente” de que no hay partidos corruptos, ni partidos inmunes a la corrupción. “Yo nunca diré que el PP es un partido corrupto, porque estoy convencido de que hay muchos militantes, concejales y diputados que defienden con honestidad y limpieza su forma de entender la sociedad”, ha remarcado.

Sánchez ha subrayado que sin ser un partido corrupto, es evidente que sus dirigentes y muchas de las federaciones presentes en el Comité Federal han sido “testigos” de casos de corrupción que se han extendido por ámbitos institucionales, locales, autonómicos y nacionales. Y para un sistema como el español, un partido “tan importante” como es el PP “merece pasar a la oposición, regenerarse, extirpar el mal de la corrupción y representar a ese votante”. Por ello, Sánchez ha insistido en enmarcar la moción de censura en una respuesta constitucional a una “emergencia institucional”. El líder socialista ha añadido que si hoy se está a pocos días de debatir una moción de censura es “simple y llanamente” porque Rajoy no ha asumido su responsabilidad y ha ofrecido devolver la política a su terreno habitual, a los problemas del día a día que ocupan a la gente.

Ni “concesiones ni acuerdos con los independentistas”

A su llegada al Comité Federal, la presidenta andaluza, Susana Díaz, ha considerado “inevitable” la convocatoria de elecciones ante la actual situación política aunque ha subrayado su rechazo a que el líder de su partido pueda llegar a “acuerdos” o “concesiones” con los independentistas para ganar la moción. Díaz ha vuelto a defender la decisión de Sánchez de presentarla contra un Gobierno “inhabilitado” después de la “brutal sentencia” del caso Gürtel. “El PSOE siempre ha actuado con responsabilidad con España y en estos días también. Espero y confío en que la decisión del partido va en esa línea”, ha asegurado.

Preguntada por si el PSOE está dispuesto a convocar inmediatamente elecciones en el caso de que la moción de censura salga adelante tal y como le reclama Albert Rivera, Díaz ha querido dejar claro que no le corresponde tomar esa decisión aunque ha admitido que los comicios serán en cualquier caso “inevitables”. “Lo que espero es que haya un ejercicio de responsabilidad de los partidos que respetan el orden constitucional para que España no siga en esta situación”, ha alertado la presidenta andaluza, que comparte la posición de la dirección federal del PSOE de que no puede haber “concesiones o acuerdos con los independentistas”.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha considerado que, con su iniciativa el PSOE ha abierto una opción “muy razonable”, con Podemos y Ciudadanos, de que haya un cambio político “muy pronto” en España. Y ha celebrado que el PSOE haya logrado que muchos partidos antes “cerrados en banda” estén abiertos hoy a que “se abra un escenario electoral”.

García-Page también ha puesto en valor que a la vista de las palabras de Pedro Sánchez ha quedado claro que los socialistas no cuentan con los independentistas para gobernar. “No solo no contamos con los independentistas, no podemos apostar por un Gobierno pendiente de los independentistas”, ha insistido el presidente castellanomanchego, para quien lo importante es esa posibilidad que se abre junto a Podemos y Ciudadanos de propiciar un cambio de gobierno en el país. Según ha señalado, el PSOE está “cerrado en banda” en cuanto a su posición contra los independentistas, y prueba de ello es que hace solo una semana Sánchez ratificaba sus acuerdos con Rajoy en pro del artículo 155 en Cataluña.

El líder del PSC, Miquel Iceta, ha acusado al PP de actuar con una “bajeza increíble” por atribuir a Sánchez “no sé qué manejos” con los secesionistas catalanes después de que el secretario general del PSOE “no dudara un segundo en ponerse al lado de Rajoy” para enfrentar esa crisis de Estado”. A Iceta le “indigna” la actitud del PP, porque además Sánchez es, a su juicio, “el político español que más ha demostrado su sentido de Estado” desde que renunció a su escaño en 2016 porque no compartía la posición de abstenerse para permitir su investidura, ha recordado.

Sobre las palabras del secretario general de Podemos, Pablo Iglesias -“el del chalet”, le ha llamado Iceta-, asegurando que si Sánchez pierde la moción de censura estará fuera de la política, el dirigente catalán ha aseverado que “a los que plantean todo como algo personal les acaba pasando lo que le pasa a Podemos”. A ese respecto, ha incidido en que con esta moción “no gana o pierde un partido” y en que la alternativa es “o Rajoy o Sánchez o la corrupción o la limpieza o el pasado o el futuro o el monólogo o el diálogo”.

Y el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, cree que con independencia del resultado de la moción de censura, su partido “ya ha ganado” porque no tenía otra opción que intentar sacar a Mariano Rajoy del Ejecutivo. A su juicio, el verdadero debate es saber “quien está a favor de que continúe Rajoy y quien no está a favor”. “El PSOE solo tenía un instrumento que era la moción de censura y lo ha utilizado”, ha asegurado Puig, que ha insistido en que su partido “ya ha ganado” porque ha hecho “lo que tenía que hacer” y lo “mejor para su país”.

Ha rechazado las advertencias de quienes reprochan que Pedro Sánchez pueda apoyarse en los partidos independentistas para sacar adelante su moción. “Hay muchos que están con la calculadora electoral”, ha lamentado Puig, que ha apostado por el “impulso ético” de una iniciativa que tiene como objetivo convocar elecciones en un plazo no muy largo.

En esta misma línea, el alcalde de Vigo y presidente de la Federación de Municipios y Provincias (FEMP), Abel Caballero, cree que lo “razonable” es sacar adelante una moción que “regenere” el Gobierno y convoque elecciones, no inmediatamente, pero “más pronto que tarde”.