La Liga estudia una alianza electoral con el M5S y amenaza con romper con Berlusconi

Tras el veto a Conte, Mattarella ha convocado al exfuncionario del FMI Carlo Cottarelli, algo a lo que Salvini y Di Maio se oponen

El panorama político en Italia cada vez se complica más y lo que parecían hasta hace poco dos fuerzas antagónicas como La Liga y Movimiento 5 Estrellas (M5S) cada vez están más unidas con el objetivo de defender los mismos intereses para terminar con la parálisis política en el país. El veto del jefe de Estado italiano, Sergio Mattarella, a Paolo Savona, el candidato a ministro de Economía de Giuseppe Conte, provocó que éste renunciase a formar Gobierno y fue la gota que colmó el vaso de las dos formaciones. La razón de Mattarella que no ha convencido a los partidos es que Savona va en contra de los intereses de Europa al ser un ‘euroescéptico’ declarado.

Mattarella ha convocado ahora a Carlo Cottarelli, un economista de 64 años, exdirectivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) y excomisario para la reducción del gasto público en Italia durante el Gobierno de Enrico Letta en 2013, y quien podría ser el encargado de formar un Gobierno temporal.

Mattarella sin embargo se podría encontrar con el problema de conseguir una mayoría parlamentaria que apoye este Gobierno, ya que entre la Liga y el M5S superan el 50 % de los votos en el Parlamento.

El líder de la Liga, Matteo Salvini, ya ha traslado este lunes al líder de Forza Italia, Silvio Berlusconi, que si su partido apoya un gobierno liderado por Cottarelli, la alianza que mantienen ambas formaciones se romperá, al tiempo que ha asegurado que está estudiando si se presenta en coalición si hay nuevas elecciones con el M5S.

Amenaza a Berlusconi

“Si Berlusconi vota al gobierno de Cottarelli, adiós a la alianza. El comunicado de ayer era el mismo que el de Renzi, del PD”, ha afirmado Salvini, en una entrevista concedida a Radio Capital, según informa el diario ‘La Repubblica’.

Salvini ha dicho que la salida del euro no forma parte del proyecto de la Liga y que tampoco estaba incluida en el ‘contrato’ firmado con el M5S para formar gobierno.

El líder de la Liga ha dicho que no descarta presentarse a las próximas elecciones en coalición con el M5S. “El trabajo que hemos hecho juntos se mantiene. Veremos y valoraremos los proyectos pero me gustaría saber qué hace Berlusconi. ¿Savona? No quiero usar su nombre para disparates pero habíamos encontrado una persona que si quisiera, podría estar con nosotros”, ha asegurado.

¿Quién ha dicho que queremos salir del euro?. No está entre nuestros proyectos, ni en el contrato. No estaba en la mente de Savona”, ha subrayado el líder de la Liga tras el rechazo de Mattarella al ejecutivo propuesto por el profesor Guiseppe Conte.

Salvini ha dicho que en su programa se incluía “la revisión del sistema bancario y de los impuestos” y ha lamentado el rechazo a la candidatura de Savona como ministro de Economía. “Podríamos haber puesto a cualquiera pero no habría sido aceptado si fuera del agrado de la comunidad internacional y de algunas cancillerías europeas”, ha asegurado, en referencia a la canciller alemana, Angela Merkel.

“Es algo que está fuera del mundo y fuera de la democracia”, ha recalcado Salvini, para quien Savona era un ministro que “garantizaba” que Europa “escucharía” a Italia. “Una figura distinta no habría tenido la misma capacidad de ser escuchada”, ha añadido.

Sobre la perspectiva de una nueva convocatoria de elecciones parlamentarias, Salvini ha dicho que la Liga estudiará si se alía con el M5S para presentarse como coalición. “Veremos. Lo analizaremos con los proyectos”, ha concluido.

El M5S, contra Mattarella

Por su parte, el M5S ha ido un paso más allá y ha afirmado que depositará en el Parlamento el llamado “acto de acusación”, un proceso de destitución contra Mattarella por haber impedido la formación del Gobierno al haber vetado a Savona.

El líder del M5S, Luigi Di Maio, anunció en una intervención televisiva esta decisión en base al artículo 90 de la Constitución, que prevé el “acto de acusación” al presidente de la República en casos de alta traición o atentado a la Carta Magna.

Un Di Maio furibundo aseguró que la medida es necesaria ya que en caso de elecciones y de victoria se volvería a proponer el problema con el veto del Jefe de Estado.

“Es necesario que esto llegue al Parlamento para evitar reacciones de la gente”, advirtió.