Iglesias saca pecho tras la consulta del chalet: “No tengo nada de qué arrepentirme”

Pablo Iglesias e Irene Montero han dado por zanjada la crisis desatada por comprarse un chalé de más de 600.000 euros y se apoyan en la participación y el resultado de la consulta a los inscritos en Podemos para confirmar el "acierto" de sus decisiones y presentarse como ejemplo ante el resto de partidos.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha reivindicado este lunes el “notable” apoyo del 68 por ciento que le han dado las bases del partido en la consulta celebrada sobre su continuidad en el liderazgo, tras la polémica compra de su chalet, y ha negado que salga dañado por el 31 por ciento de los inscritos que han pedido su dimisión. “Creo que todo lo contrario”, ha defendido, insinuando que sale reforzado.

“No tengo nada de qué arrepentirme”, ha enfatizado Iglesias en una entrevista en Radiocable en la que ha evitado hacer autocrítica respecto a ese porcentaje de rechazo, y ha asegurado que el “dato objetivo” es que “no hay ningún dirigente político en España que tenga” el apoyo que tiene él de sus bases.

Aunque ha reconocido que le hubiera gustado obtener “un apoyo más amplio”, y ha asegurado que va a tomar “nota” de ese 31 por ciento que pide su dimisión”, Iglesias ha explicado que la lección que saca de este episodio es que en Podemos tienen que ser “más prudentes y ser conscientes de que decisiones que son legítimas pueden servir al adversario” para hacerles daño.

“He aprendido cosas en estos días, como que las reglas del juego de la política tienen una excepción que se llama Podemos. Con nosotros no se actúa igual que con el resto. Eso forma parte de las reglas de nuestro juego”, ha criticado el líder del partido morado, que puso su cargo a disposición de las bases en una consultas tras las fuertes críticas internas que existían por parte simpatizantes y sectores como los anticapitalistas, por comprarse una chalet en la sierra madrileña de más de 600.000 euros.

“El resultado nos obliga a seguir”

A este respecto, Iglesias ha señalado que las personas que decían que no tenía sentido convocar la consulta “se equivocaron” porque ha sido “la más participada” de las que ha celebrado Podemos y, además, él y su pareja y portavoz parlamentaria, Irene Montero, cuya dimisión también estaba en juego, han recibido “un porcentaje notable de apoyo” que les “obliga a seguir con toda la ilusión”.

“Creo que actuamos como nunca ha actuado otro dirigente político en nuestro país, no escondiéndonos, no atrincherándonos en nuestro cargo, sino dando la cara y poniendo las responsabilidades para las que fuimos elegidos a disposición de las bases, y creo que la respuesta de las bases ha sido contundente en dos direcciones”, ha destacado, antes de señalar, por un lado, la alta participación, y por otro, el 68 por ciento de los apoyos recibidos.

En esta línea, Iglesias ha defendido que no se arrepiente ni de esta decisión ni de haber dicho en el pasado que le gustaría seguir viviendo en Vallecas porque consideraba peligroso los políticos que se aíslan en chalés. A este respecto, el líder morado ha argumentado que en aquel entonces decía la “pura verdad”, pero que ahora su vida se ha vuelto “complicada” y no quiere que sus hijos se vean afectados por el grado de exposición pública que sufre.

Por todo ello, Iglesias cree que no sale dañado de esta consulta, en la que ha recibido menos votos que cuando revalidó la Secretaría General de Podemos en la Asamblea de Vistalegre II. “Creo que todo lo contrario. A partir de ahora, cada vez que algún dirigente político vea cuestionada su credibilidad, en la mente de todos los españoles va a estar el mecanismo revocatorio”, ha asegurado, al tiempo que ha añadido que Podemos ya logró “imponer las primarias en España” y, ahora, los mecanismos revocatorios.

Por su parte, Montero considera que Podemos ha vuelto a dar una lección al ser la primera vez que dos responsables políticos se someten a un posible “revocatorio” de sus bases, algo que considera que “marca un antes y un después en la política española”.

Los Anticapitalistas, partidarios de pasar página

Desde Anticapitalistas, este lunes el alcalde de Cádiz, José María González ‘Kichi’, que fue el primero que alzó la voz para criticar la compra del chalé de Iglesias y Montero, ha saludado los resultados de la consulta a las bases porque “al final no ha habido ningún problema de carácter orgánico”.

‘Kichi’ se ha alegrado de que la consulta no haya provocado una dimisión de Pablo Iglesias e Irene Montero “que nadie había pedido”, ha defendido que es “sano” que en Podemos existan diversas “almas” o “sensibilidades” y ha afirmado que le preocuparía que no hubiese discrepancias, como en otros partidos.

En la misma línea, el eurodiputado de Podemos Miguel Urbán, también de Anticapitalistas, ha preferido cerrar ya la página de la consulta por el chalé.

“Yo creo que con la situación de crisis social, política e institucional que estamos viviendo, con una moción de censura inminente contra un PP debilitado y carcomido por la corrupción, toca seguir, hablar de política, de lo que afecta a la vida de la gente y donde tenemos mucho más que aportar”, ha asegurado Urbán a EFE.

Con ese aprendizaje, y con sus líderes confirmados en sus puestos, Podemos afronta un nuevo ciclo político en el que la moción de censura del PSOE será el primer escalón de una etapa que puede acabar en nuevas elecciones.

La formación morada ha confirmado ya que apoyará “sin condiciones” a los socialistas con la prioridad de “desalojar” a Mariano Rajoy del Gobierno, pero va a preguntar otra vez a sus militantes, que entre el miércoles y el jueves están llamados a una consulta para decidir su voto a favor.

“¿Apoyas que Podemos vote a favor de una moción de censura para echar al PP y a M.Rajoy del Gobierno?”, es la pregunta que tendrán que contestar con un sí o un no las bases de la formación morada, según ha anunciado la Secretaría de Organización que dirige Pablo Echenique.

RELACIONADO