Los Rockets vuelven a ganar y dejan a los Warriors al borde del abismo (98-94; 3-2)

Los vigentes campeones de la NBA están a punto de quedarse sin disputar las Finales por primera vez en los últimos cuatro años

Los Golden State Warriors, vigentes campeones de la NBA, están al borde de la eliminación tras sumar una nueva derrota ante Houston Rockets (98-94) que les sitúa con desventaja de 3-2 en la final de la Conferencia Oeste.

En un partido muy emocionante en el Toyonta Center, los Rockets demostraron por qué fueron el mejor equipo de la temporada regular y dieron un golpe importante a los Warriors, que están a punto de quedarse sin disputar las Finales por primera vez en los últimos cuatro años.

Los campeones pagaron caro un error absurdo en la última posesión del partido con 96-94 en el marcador. Tenían 6,7 segundos para buscar una canasta que al menos mandara el duelo a la prórroga, pero Stephen Curry y Draymond Green no se entendieron y entre ambos perdieron la bola para delirio de la afición local.

Los Rockets, que llegaron a ganar por 11 puntos en la primera parte, respiraron aliviados aunque quedaron muy pendientes de la enfermería, ya que Chris Paul sufrió un pinchazo muscular casi al final que le hace ser duda para el sexto encuentro de la serie, que se disputará en Oakland en la madrugada del sábado al domingo, aunque el jugador aseguró a la ESPN tras el partido que no se lo perderá.

El base, que anotó 18 de sus 20 puntos en la segunda parte, fue el mejor de su equipo junto con Eric Gordon (24) en un día muy desacertado de James Harden (0/11 en triples). En cuanto a los visitantes, esta vez no rentabilizaron la actividad anotadora de Kevin Durant (29), Klay Thompson (23) y Curry (22).